Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Novelas y cuentos
Jaime Nisttahuz

Jaime Nisttahuz
Jaime Nisttahuz | Foto: © Manuel Vargas

Jaime Nisttahuz nació en La Paz el año1942. Poeta y narrador. Fue co-director de la revista Trasluz, publicada en los años 70. Publicó la novela, Barriomundo (1993) y varios libros de cuentos: Fábulas contra la oscuridad (1984) Cuentos desnudos, Inquilinos del insomnio (2008), y Desquiciados, maniacos, diferentes (2010). Sus libros de poesía son: Escrito en los muros (1976), El murmullo de las ropas (1980), Palabras con agujeros (1983), La humedad es una sombra y otros poemas (1992), y Recodo en el aire (2003).

¿Cuáles son las falencias y logros en la literatura boliviana?

El patetismo es una falencia que prosigue. Nos hacen falta escritores con ironía y hasta sarcasmo. Necesitamos reír de nosotros mismos. La mayoría de imbéciles no dicen acaso, “No vas a reírte de mí”…
Para no exigir que el escritor sea humorista, que por lo menos sea melodramático.  Algo más soportable que el patetismo.
Hay varios escritores clasicos cuyos libros tienen una precisión envidiable y digna de imitar como Toro Ramallo en su novela Chaco (1936). Aunque hay escritores que submetalmente creen que la escritura con humor cae en un subgénero. Obviamente es un criterio submental.

¿Cuando escribes tus cuentos, qué pretendes lograr en el lector?

Antes de escribir un cuento, es una historia que no me deja dormir. Como me ha obsesionado, tiene que obsesionar al que lo lea.
Traspasarle mis preguntas, mis dudas. Intrigarlo, mantenerlo en suspenso, como si algo fuera a pasar aunque no pase. Y despertar sus inquietudes, su inconformismo.

¿Qué cambiarias literariamente, si tuvieras el don de retroceder en el tiempo?

No haber escrito tanta poesía, como si fuera cantante y compositara, como dicen ellos.
Me hubiera gustado escribir un ensayo sobre la libertad total, para que todos la respiremos como las plantas y los animales salvajes.
 

Top