Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Teatro
Malú Pérez

Malu Pérez
Malu Pérez | Foto: Hans Boons

De Malú Pérez

Malú Pérez inició sus estudios de Artes Dramáticas, en la Escuela Nacional de Teatro, en Santa Cruz - Bolivia. En 2018 se integra a un grupo de Teatro emergente, llamado ¨Dedo De San Juan Teatro¨. Forma parte del primer proceso de creación de este grupo, con la obra ¨El Hombre Almohada¨, texto del guionista-dramaturgo Martin McDonah. En mayo 2018, es seleccionada junto con otros cuatro jóvenes de distintas partes del país, para formar parte del Proyecto Panorama Sur-Bolivia, donde le otorgan la oportunidad de escribir un texto, bajo el cuidado y con el apoyo de distintos dramaturgos como Camila Urioste, Ariel Farace, Cynthia Edhul, Eduardo Calla y Claudia Eid. En este campo de creación, escribe el texto “Amartelo Azul”, que el año 2018, fue seleccionado para una lectura dramatizada en el marco del Festival Bertolt Brecht de Cochabamba - Bolivia.



¿Cuándo comenzaste a escribir?

En general comencé a escribir a los 8 años más o menos, comencé escribiendo cuentos, por que leía muchos cuentos y me gustaban.


¿Cómo fue la escritura de Amartelo azul?

La comencé a escribir hace como dos años. Al principio se trataba de escribir escenas como ejercicio o forma de practicar la escritura, luego me fui dando cuenta de que las escenas que escribí decían algo en conjunto, no sabía muy bien qué decían, pero sentía que había algo que tenían en común. Archivé las escenas, tenía planeado trabajarlas en un futuro lejano, pero me enteré de Panorama Sur-Bolivia y decidí mandar una de las escenas que tenía escrita, me aceptaron y ahí fue cuando empecé a trabajar las escenas como un texto teatral.


¿Cómo se desarrolló esa escritura?

Camila Urioste (dramaturga) me ayudó con ciertos ejercicios para profundizar en los personajes, uno de esos ejercicios se trataba de escribir un sueño que tuvo cada personaje, da la casualidad que yo tenía escrito en un cuaderno una colección de sueños extraños que me habían contado algunos amigos y entre esos sueños busqué algunos que pudieran encajar con los personajes, funcionó bastante bien porque de alguna forma encajaban en las vivencias de los personajes. Creo que los sueños fueron fundamentales para encontrar la esencia de los personajes y funcionó tan bien que algunos de ellos terminaron quedándose en el texto.
La estructura fue algo que se dio de manera espontánea, el texto lo fue dictando por sí solo, pero se concretó con más a detalle en los talleres.
 

Top