Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Entrevista con Halim Badawi
“No pretendíamos hacer un homenaje elogioso”

Pachnoda Marginata - Escarabajo de las Flores
© Erika Torres

Con motivo del 250° aniversario del nacimiento de Alexander von Humboldt, la Fundación Foro Humboldt, en cooperación con el Goethe-Institut, organiza dos días de celebración. En el marco de estas festividades, abre sus puertas en Berlín el día 13 de septiembre la exposición intitulada La naturaleza de las cosas: Humboldt, idas y venidas, con obras de 14 artistas de la actualidad que dialogan con 14 posturas histórico-artísticas. Conversamos con el curador, Halim Badawi.

En la exposición, y con ocasión de la celebración del 250° aniversario del natalicio de Alexander von Humboldt, catorce artistas analizan la historia del científico e investigador en el arte latinoamericano. Esta exposición ya se exhibió en Bogotá en mayo, en una versión ligeramente modificada. ¿Cuál fue su repercusión?
 
Tuvo una muy buena recepción. Durante un lapso de dos meses, cuarenta mil personas visitaron la muestra. El interés de los medios también fue muy grande.

El curador Halim Badaw Foto: Annette Walter

Un precursor de nuestros movimientos ambientales

¿Cuál es la diferencia que marca su exposición con respecto a la recepción clásica de Humboldt?
 
Esta es la primera vez que se investiga el legado de Humboldt en el marco de una exposición crítica. No pretendíamos rendirle un homenaje elogioso o escribir una nueva biografía.
 
Ahora la exposición llega a Berlín. ¿De qué forma influyó la historia de Humboldt sobre el arte latinoamericano hasta los días actuales?
 
Humboldt fue una figura importante fundamentalmente en la iconografía de naciones tales como Cuba, México, Venezuela, Colombia, Ecuador y Perú. Sus diarios, que él reprodujo en libros y revistas tras regresar a Europa, contribuyeron sobremanera con la construcción de una cierta mirada hacia América Latina: es esa una visión que perdura hasta los días actuales. En el arte contemporáneo, muchos artistas, especialmente de Colombia, tenían y tienen interés en cuestionar de manera crítica el legado intelectual y visual de Humboldt. Este legado fue precursor de nuestros movimientos ambientales y nos ayudó a vernos mejor en nuestro territorio.

Un visitante frente a la instalación <i>Paso del Quindío</i>, de José Alejandro Restrepo, en Bogotá Un visitante frente a la instalación Paso del Quindío, de José Alejandro Restrepo, en Bogotá | Foto: Urniator Studio

El cocodrilo de Humboldt no es el cocodrilo de Hegel

¿Podría explicar más precisamente esa visión crítica con relación al legado de Humboldt?
 
Por un lado, las ideas que Humboldt desarrolló prepararon la entrada de la ciencia moderna y la construcción de una nueva visualidad en Latinoamérica. Por otro, ellas fueron las responsables de una invasión del continente sudamericano. Se establecieron entonces estructuras basadas en la explotación, la apropiación y la destrucción de los recursos naturales. Nuestra exposición apunta a mostrar esa duplicidad de este legado, es decir, los caminos contradictorios a través de los cuales se adquirió el conocimiento. Mostramos diversas obras del colombiano José Alejandro Restrepo, por ejemplo. Restrepo nació en 1959 y es el autor de la famosa instalación El cocodrilo de Humboldt no es el cocodrilo de Hegel, de 1993, que puede verse ahora. Es un clásico del arte contemporáneo colombiano. En esta obra, el artista echa mano de una discusión que realmente existió entre Hegel y Humboldt, con relación al tamaño de los cocodrilos del Nuevo Mundo y del Viejo Mundo. El artista José Alejandro Restrepo evoca esa discusión con una videoinstalación en la que pone de relieve cómo se engendraron distintas ficciones y relatos de la historia sudamericana.
 
También se exhiben obras de artistas europeos como el español José Luis Bongore, quien siguió los rastros de Humboldt. ¿Cuál era su intención?
 
Al igual que Humboldt, él visitó el Salto del Tequendama, cerca de Bogotá, y creó una videoinstalación monumental inspirada en ese espectáculo de la naturaleza. Bongore nos muestra la tragedia de ese lugar: el río Bogotá y el paisaje que lo rodea y la cascada se convirtieron en víctimas de la urbanización excesiva y la contaminación ambiental destructiva.
Videoinstalación de José Luis Bongore Videoinstalación de José Luis Bongore | Foto: Urniator Studio

 

 

 

Top