Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)


Carta para Ronya

Santiago de Chile, lunes 11 de junio

Querida Ronya,
 
En Santiago de Chile las tormentas son precarias, la mayoría de la gente le teme a la lluvia, los charcos son una excepción del paisaje. Mágicamente recibí tu carta un día de lluvia, la primera lluvia del año y ahora en la redacción de su respuesta replico unos versos de Jorge Teillier, poeta chileno amante de la lluvia y las laderas: “ahora te envío esta carta de lluvia / que te lleva un jinete de lluvia / por caminos acostumbrados a la lluvia”*. Es triste cuando el invierno comienza a temerle a la lluvia y cuando ésta comienza a ignorar la bondad de su acción.

Encuentro bello todo lo que describes en torno al cuadro de Pedro Lira, cuando lo vi por primera vez también sentí estar “enterada de algo, de ver aquello que no estaba destinado a mis ojos”, con los años he llegado a pensar que de eso se trata el arte: ver lo que a simple vista no puede verse, mirar lo que no se debe mirar, robarle secretos a la vida cuando ésta se distrae. También he pensado que el/la escritor/a, asimismo, el/la pintor/a y el/la fotógrafo/a son espías, recolectores/ras de imágenes reveladas por el ojo desnudo de quien recepciona tales imágenes. Pero no sólo el creador -intérprete de un Espíritu sin dueño- es un espía, sino también aquel que participa de la develación bajo el rol de lector o espectador. La imagen develada pasa a ser un secreto compartido.

Cuando mencionaste a Susan Sontag recordé la estrecha relación que ella advierte entre poesía, fotografía y pintura. Concorde a dicha relación, recordé un texto de Rocío Durán en el que comenta que en la época de Horacio la poesía era considerada un <<arte plástico>>, la mejor <<pintura>> de la naturaleza con sus colores y paisajes”*, con el tiempo esta noción comenzó a ser desplazada por el <<arte de decir>>, la palabra creyó alcanzar autonomía respecto a la imagen, creyó que todo se trataba simplemente de palabras.

Ahora vuelvo a Susan Sontag, en su libro “Sobre la fotografía” menciona que la fotografía liberó a la pintura de la representación realista, le brindó la posibilidad de la abstracción: “la fotografía usurpó [liberó] al pintor en la tarea de suministrar imágenes que transcriban la realidad con precisión”*. Pienso que de paso también se liberó a la escritura, en especial a la poesía, de la exactitud representacional aspirada en sus primeros años. Pienso, por otra parte, que la relación entre fotografía y poesía es muy estrecha, ambas son poemas, ambas son fotografías, ambas están inmanentemente atravesadas por la nostalgia, el amor y la muerte.

A mi recuerdo viene Barthes diciendo: la fotografía es una microexperiencia de la muerte, dado que pretende inmortalizar el instante, ese afán de perpetuar el <<aquí>> hace que la foto también sea, bajo mi perspectiva, una microexperiencia del a-mor, tal vez desde una noción bastante equívoca del amor.

Llevo un tiempo obsesionada con la relación poesía-fotografía, es por ello que aprovecho de enviarte a través de esta carta de lluvia una fotografía de mi madre intervenida por la transcripción del fragmento de un poema que escribí hace algunos años (también adjunto el poema completo). Mi madre es peluquera y en la foto aparece (en el centro) junto a algunas de sus clientas para uno de los aniversarios de su doméstico negocio. Leyendo tu carta me detuve en tus comentarios sobre la intimidad de la letra, tal detención me ha hecho considerar la idea de transcribir el fragmento de forma manual.

La Peolosperanza © María Paz Valdebenito Sin dudas, la intimidad de la letra es un puente de profundo encuentro con el otro. El reemplazo de la cámara análoga por la cámara digital fue tan rotundo como el reemplazo de la letra manuscrita por la letra digital. La letra digitalizada es una imagen desinteriorizada, un rastro despojado de la mano que lo crea.

La dactilografía es la fotografía de las imágenes interiores que pretenden ser expresadas mediante las palabras. Sontang decía que “suele considerarse a la fotografía un instrumento para conocer las cosas”*, yo me pregunto, ¿puede la caligrafía considerarse un instrumento para conocer a una persona?

La tecla tiene un tiempo distinto al tiempo del lápiz y el papel, lamentablemente la hegemonía de la tecla ha disminuido el interés por la caligrafía. La letra es la exterioridad del alma, formas del alma reflejadas mediante los quiebres, alturas, inclinaciones (entre otras características) de la letra, ésta refleja el temperamento individual, es siempre cambiante, está siempre guiada por un ánimo momentáneo, es develatoria. La letra siempre nos delata.

¡Construyamos el herbario, qué alegría! Entremos a un bosque donde finjamos conocer todos los árboles, todas las flores. Pintemos un cuadro a distancia cuyo secreto sea develado a través de una carta escrita con una caligrafía tan antigua como las piedras.

Agradezco tu poema, agradezco tus fotografías, agradezco tu carta.

Recibe un estrecho abrazo de lluvia

que te lleva un jinete de lluvia por caminos acostumbrados a la lluvia.
 
María Paz Valdebenito.

---

Fotopoema "La Pelosperanza" © Foto original: José Mañodes / Intervención: María Paz Valdebenito G.
LA FAMILIA DE LA PELUQUERA (Invierno del 2009)
 
Recuerdo aquellas tardes
en las que solía llegar desde el colegio a casa
y encontraba a mi madre
arreglando el cabello
de todas las mujeres del barrio.
 
Mi padre frente al televisor,
a la espera de que el reloj marcara
la hora exacta en la que se comienza a preparar el té
para luego unirse
a ese encuentro familiar que justifica
haberse dispuesto una vida entera
al ejercicio amargo del plusvalor ajeno.
 
Recuerdo las calles que con mis hermanos
atravesamos tantas veces
para ir a comprar el pan;
las miradas de vecinas
ganándonos las marraquetas frescas
y la alegría de correr
por las veredas del tiempo,
junto a nuestro perro Maxi,
quien solía mordernos los dedos por debajo de la mesa
al intentar robarnos restos de pan con mantequilla
mientras nuestra madre
calculaba la suma total
de las ganancias obtenidas al término de su labor.



*) Las citas son de:

  • Teillier, Jorge: Carta de lluvia,
    https://www.poemas-del-alma.com/jorge-teillier-carta-de-lluvia.htm.
  • Durán-Barba, Rocío: Poesía, ante los abismos del mundo  -Poesía y Política-, París, Allpamanda, 2015, pág. 15.
  • Sontag, Susan: “Sobre la fotografía”, traducido por Carlos Gardini, Buenos Aires, Debolsillo, 2016, pág. 97.
  • Sontag, Susan: “Sobre la fotografía”, traducido por Carlos Gardini, Buenos Aires, Debolsillo, 2016, pág. 97.

Top