Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Salvador
Tiago Sant’Ana, Artista

De Tiago Sant’Ana

Tiago Sant’Ana © Tiago Sant’Ana

¿Qué imagen podría simbolizar para usted su situación actual o la de su país?

En este momento la situación en Brasil es complicada. En primer lugar, hay una divergencia entre las políticas del gobierno brasileño y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud. Para evitar daños en la economía nacional, la línea oficial del presidente es contraria al distanciamiento social. En este escenario, la situación es crítica para aquellos que viven en las favelas, donde la recomendación de lavarse las manos no puede cumplirse porque en muchos lugares la gente no tiene agua corriente en sus casas.


Por razones históricas, Brasil es un país extremadamente desigual y esto tiene sus consecuencias en el modo en que el corona virus afecta a la población. Hoy estaba mirando en la tele imágenes de excavadoras cavando nuevas tumbas en el cementerio de São Paulo y creo que la situación es mucho peor de lo que informan las fuentes oficiales.

¿Cómo cree que la pandemia transformará el mundo? ¿Qué consecuencias ve usted en el largo plazo?

Es difícil predecir las consecuencias del coronavirus porque la situación no tiene precedentes en los últimos cien años. Pero hay algo que es casi seguro: la desigualdad crecerá. Las medidas que se toman para proteger a la gente pobre son limitadas. Las campañas para fomentar las donaciones y las acciones filantrópicas no resultarán suficientes porque necesitamos políticas sociales efectivas, de mayor alcance. En Brasil tenemos un gobierno de extrema derecha, de modo que no creo que en el corto plazo haya inversiones en el sector social. Se dará prioridad a los grandes grupos económicos del sector privado.

¿Qué le da esperanzas?

Después de más de treinta días de cuarentena en casa, la esperanza es algo en lo que pienso cotidianamente. Pero al mismo tiempo es difícil tenerla ahora. Porque para mucha gente es imposible imaginar un futuro cuando están preocupados por si tendrán comida el día siguiente. De todos modos, como soy uno de los que ha sobrevivido a años de genocidio y violencia, creo que, otra vez, superaremos esto por medio de nuestras luchas cotidianas, el sentido de comunidad que nos une, y una fuerte voluntad de vivir.
 

Top