Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

18 de septiembre 2019
Carta para Jordan

 ¡Hola Jordan!
 
Un gusto escribirte nuevamente. Claro que debemos tratarnos de tú a tú. Como dices, pertenecemos a la misma generación. Mencionaste las costumbres chilenas en el libro de Graham y justo hoy te escribo en un día especial, en el que aquí se celebra el día de la “patria", en medio de una semana de fiesta y conmemoración. En realidad, es el día que recuerda la primera junta de Gobierno, cuando recién comenzaba a gestarse la independencia de Chile. Aunque no siento especial afecto por esta fecha, sí disfruto mucho reunirme con familia y amigos.
 
Tuve que googlear lo que significa Fraktur y efectivamente es una tipografía que ubicaba y que me transportó a una serie de textos antiguos. Es muy interesante lo que dices sobre la invisibilización de la letra propia a través de nuestro intercambio digital. Mi letra es en general pequeña y redonda, y un tanto enredada. En mi próximo correo podría enviarte un texto escrito a mano, con la intención de conocernos en ese sentido. Claro que yo cuando escribo poemas o cuentos siempre es en el computador, y solo tomo apuntes en cuadernos. ¿Qué es más cómodo para ti? ¿Sueles escribir en computador o en papel?
 
Me gusta lo que mencionas de los años 50 en China, porque a pesar de no saber nada de chino entiendo que su manera de escribir es mucho más gráfica y tiene presente la representación de objetos y naturaleza. Concuerdo también en que la traducción puede tener una mirada política, porque posibilita múltiples lecturas. Justo comencé un libro llamado “Vivir entre lenguas” de la argentina Silvia Molloy, donde explica su relación con tres lenguas que maneja desde la niñez. Me habría encantado tener una segunda lengua o una tercera, como es tu caso. Recién en los últimos años he podido acercarme un poco al inglés. Este año me atreví a leer poesía en inglés y comenzar algunas tímidas traducciones. Tienes razón en que pareciera imposible escaparse de ese idioma, esa “lengua de internet” nos ha marcado como generación. ¿Cómo es para ti conocer varias lenguas? ¿Se te confunden a veces esos dos o tres idiomas al pensar?
 
Por otra parte, gracias por la lectura de mi poema y por enviarme uno tuyo también. Me gusta que tu texto inicie con la alusión a la lengua materna y cómo me transporta a la infancia en las primeras líneas. Tiene imágenes muy precisas y evocadoras. Ahora que vuelvo a leer tu poema me pregunto cómo sonará en alemán. Siento curiosidad por la dimensión musical que no puedo oír ni imaginar. Este problema de la traducción (u oportunidad, pensando en que el poema tiene otra música en otra lengua) me recuerda un proyecto que estoy trabajando y que me gustaría compartir contigo. 
 
Se trata de la visualización de poemas por medio de un software de visualización de información de Google Docs, creado por un chileno llamado Ignacio Pérez. La idea es que la visualización de la traducción muestre los borrones, las dudas y decisiones del traductor. Algo así como pasar a formas orgánicas (flores, árboles) el proceso de traducción. Te adjunto más abajo un poema mío llamado “magnolios” que fue traducido por Simón López y pasado a su vez por el software de visualización (quizá pueda ayudar a Veronika la traducción en inglés de este poema).

Puedes conocer los detalles del proyecto aquí: 

http://treesoftranslation.baltazarperez.com/

Estoy muy contenta de participar porque me genera muchos cuestionamientos sobre la traducción y sobre lo que es realmente un poema. Me encanta pensar en las posibilidad de mezclar disciplinas y hacer proyectos más intermediales. Además, el poema que te envío es para mí un poema político, lo que nos remite nuevamente a nuestro tema principal.
 
Por último, es interesante lo que mencionas de la educación de los 90 en EEUU. En Chile el núcleo familiar era y es importante, probablemente por la tradición católica heredada de los españoles, pero también por el conservadurismo. Confío que cada vez se cuestionan más esos paradigmas. En New Hampshire estuve solo un mes, y no tenía idea de su eslogan ¡me parece muy entretenido! Efectivamente, vi a un EEUU más blanco que en Nueva York. Los paisajes son preciosos, y en eso me recordó al sur de Chile y Argentina, a su belleza patagónica. 
 
¡Un abrazo y seguimos en contacto! 
 
 
PD: Me hizo gracia el lema de Baja Sajonia ¡tremenda publicidad! Aquí no es común tener lemas por región. Sería bueno inaugurarlo como idea.
 

Top