Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

6 de noviembre 2019
carta 4.0

Querida Victoria!
 
Con gran ansiedad hemos aguardado tu última carta. Si bien lo has insinuado, nuestro foco sobre la escritura política ha sido alcanzado por los concretos y agudos acontecimientos políticos de Chile. Aquí en Alemania hemos visto algo desconcertados lo que pasaba, mientras tú y millones de otras personas allí lo v i v í a n, y aún lo siguen viviendo.
 
Surgen preguntas urgentes: ¿qué puede escribirse para ayudar, como modo de apoyo? ¿Puede lograrse esto, en realidad, recurriendo a las palabras o acaso deben ocurrir los hechos (talk is cheap)? Pues con esta última carta quizás podría recapitularse y analizarse nuestro intercambio, quizás incluso resumirse, aunque tal vez el momento de embalar esmeradamente nuestra correspondencia con una cinta no sea el indicado. Por medio de este aporte quisiera dejar absolutamente en claro que ustedes no están solos. En este mismo momento están ocurriendo “disturbios” similares en Haití, Hong Kong, el Líbano, Irak e Indonesia. Que exista la necesidad de poner todo en la misma olla seguramente sea discutible pero conmueve ver que hay personas que todavía luchan en sus países contra la corrupción y las permanentes malas condiciones de vida, producto de la impronta colonial.
 
Me parece importante que hayas enviado collages en lugar de poemas. Quizás al principio los sucesos no podían comprenderse a través de las palabras, incluso siendo tú escritora. En realidad, desconozco en qué medida podríamos alinear algo desde aquí para acompañarte a ti y a todos ustedes. Johanna redactó en español un poema robusto y valiente como forma de hacer su aporte. Una aproximación, una voz solidaria. Yo me mantego, como tú, algo más impresionista, pero quisiera compartir contigo algunos momentos de esperanza:
 
Escena (ver ilustración)
 
♫ In the grey mesh shorts of my alma mater ♫ Ronda de diálogo de solidaridad con Chile frente al comedor universitario. Sillas estatales y bancos en un círculo. Un micrófono, gente ruidosa. Junto a ella soportes que recomiendan periódicos, artículos de escritorio, las máquinas para cargar la tarjeta del comedor.
 
 
Escena:
 
El escenario internacional de la Frankfurter Buchmesse, 6 centímetros de altura, 6 metros de ancho, 2 metros de profundo. Alfombra industrial gris. 5 personas subidas, y una muy ausente.
 

Escena:
 
Una amiga argentina me manda un video impresionante de Camila Moreno declamando unas realidades fuertes frente a una muchedumbre. Tiene una nena en los brazos. (¿Será su hija?) La nena tiene una remera rosada y el pelo rizado. Me preguntaba si vos fuiste ahí, Victoria, formando una pequeña parte de esa multitud.
 

Escena:
 
En Argentina: Macri pierde de forma notoria su reelección.
Scene:
 
In a Mexican restaurant in Berlin with rudimentary quadratic representations of Aztec gods stencilled on the walls, the arab-speaking staff slings us beers, and a Brazilian poet tells me that he was recently in Chile, where They don’t say „barrio“. They say „rrioba“
 

Scene:
 
Mariano Blatt reading in a cinema in Berlin. The crowd can be summed up in two words: diaspora achieved.  
 
Escena:
 
Una mujer serbia canta “Y arriba quemando el sol” de Violeta Parra en el Tempelhofer Feld. A lxs chilenxs que están ahí les gusta mucho. Su voz es muy parecida a la de Parra.  ♫ Y abajo la noche oscura oro salitre y carbón ♫ Huele a carbón de parilla y lluvia inminente. Los fardos de paja permanecen quietos, todavía, como espantapájaros.
 
 
Un abrazo muy fuerte, gracias por compartir esta experiencia conmigo,
 
Ich verbleibe
 
Schnee

Karte 4.0
 

Top