Exhibida en la Cineteca Nacional: Florian Gallenberger cerró el círculo con su película “Colonia”

El martes 12 de julio es un día que recordaremos por mucho tiempo. Fue un día agitado, que culminó con un evento inolvidable en la Cineteca Nacional. Una instancia para revisar lo que sabemos de Colonia Dignidad, dar voz al dolor que ha surgido desde allí, para devolver la dignidad a todas las víctimas de todo tipo de abusos.
 

COLONIA DIGNIDAD von Florian Gallenberger in der Cineteca Nacional © Goethe-Institut Chile

No es muy común que podamos hacer estrenos con directores en Chile. Y menos que se trate de una película sobre Chile. El Presidente de Alemania, Joachim Gauck, traía a un invitado especial a su visita oficial a nuestro país: Florian Gallenberger, el director de la película Colonia. Ya a fines de abril la película motivó que la cancillería alemana decidiera adelantar la apertura de los archivos secretos sobre Colonia Dignidad. Ahora el filme sería exhibido en Chile en forma oficial, con la presencia del director y de víctimas del enclave. El evento debía ser organizado por el Goethe-Institut en Chile, y contaría con la presencia de la Primera Dama alemana, Frau Schadt, y del Ministro de Cultura, Ernesto Ottone.

Aprovecho este espacio para agradecer sinceramente a las muchas instituciones y personas que nos ayudaron a hacer este evento posible: el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, la Asociación Colonia Dignidad, el Consejo de la Cultura y las Artes, la Fundación Heinrich Böll y la Cineteca Nacional de Chile.

Además de la proyección hubo una mesa redonda para comentar la película y aportar información adicional. En ella participaron Florian Gallenberger, Luis Peebles (médico psiquiatra y ex prisionero político retenido en la Colonia), Jörg Schnellenkamp (ex colono que participó en el rodaje de la película), Magdalena Garcés (abogada de Derechos Humanos y querellante en el caso Colonia Dignidad), y contó con la moderación de Hans Stange (periodista y crítico de cine, co-autor del libro de 2006 “Los amigos del Dr Schäfer”).

El desafío era armar una mesa donde pudieran expresarse tanto las víctimas chilenas y alemanas del enclave, y también poder contar con datos concretos sobre el caso judicial gracias a la abogada. Como Goethe-Institut nos parece importante poder generar un espacio de diálogo sobre un tema tan profundo y tan complejo como lo es Colonia Dignidad. Los abusos son de tantos y tan variados tipos que, como decía Gallenberger en una entrevista, “el tema es un universo”. Eso también se vio durante la discusión, a la que aportaron los panelistas, pero también y muy especialmente el público presente. Quienes tomaron la voz alegando –con justicia- no ser representados en la mesa, son los familiares de detenidos desaparecidos de Parral, pero a los que agradecí especialmente que tuvieran la valentía de levantarse y dar su testimonio, incluso al borde de las lágrimas. Fue un momento realmente conmovedor y dejó claramente establecido cuánto falta para llegar a la verdad, y sobre todo a la justicia, a darle su debido lugar en dignidad a las víctimas chilenas. Esto fue reforzado por Luis Peebles, quien representó en la mesa a las víctimas chilenas, y manifestó su vivo deseo de que Colonia Dignidad se convierta en un memorial, un lugar de recuerdo, pero también en una escuela que aporte en conocimiento de los derechos humanos, sobre todo en las nuevas generaciones.

Otro momento especial fue la intervención de Jörg Schnellenkamp para hablar del dolor de las víctimas alemanas del enclave, tanto por trabajo esclavo como por abusos sexuales, y de la enorme tarea que implica sobreponerse a ello para rehacer la propia vida. Tal vez el espacio de la mesa no fue suficiente para dar a entender todo lo que implica, pero agradezco a Jörg haber compartido con Florian Gallenberger (y también conmigo) parte de su vida. Hace mucho tiempo que ya no vive ahí y por eso se agradece su mirada ya más lejana para abordar un capítulo doloroso de la historia reciente, aun no resuelta.

Magdalena Garcés aportó una vertiginosa revisión del estado de las cosas del caso Colonia Dignidad en la justicia chilena. Actualmente ella es querellante en la causa de la Colonia como asociación ilícita, y su intervención demostró qué poco se ha logrado para dar castigo a los culpables de delitos de lesa humanidad dentro del enclave. Es una enorme tarea pendiente, dificultada por las diferencias entre los sistemas jurídicos de Chile y Alemania.

También fue muy relevante el aporte del abogado Hernán Fernández, responsable de que Paul Schäfer efectivamente llegara a la cárcel por numerosos casos de pedofilia. Su intervención fue muy importante para ir completando el cuadro de un conflicto muy complejo, y que excede por mucho los abusos de Schäfer contra niños. Winfried Hempel, uno de los niños “salvados” por Fernández, es hoy abogado y representa los intereses de los colonos, muchos de los cuales viven en situación precaria y esperan una reparación del estado chileno, como él anunció esta semana.

Colonia Dignidad tiene tantas aristas que es un tema para analizarlo por mucho tiempo, y demanda que nos hagamos muchas preguntas, ninguna de las cuales es fácil de responder. La película de Florian Gallenberger, si bien no pretende demostrar todos estos nudos, al menos busca abrir la curiosidad de un público joven, que sabe leer los códigos del cine de Hollywood, y por esa vía abrirle toda la oscuridad que reside en estos hechos ocurridos en la Colonia para que no queden en impunidad ni olvido. Es lo que afirmó Gallenberger en las diez entrevistas de prensa chilena que dio durante su breve estadía. El hilo conductor de su discurso fue el deseo que las nuevas generaciones, que no conocieron la dictadura, tengan una puerta de entrada para entender esa época, pero tambien que entiendan la importancia de no seguir a cualquier líder sin cuestionarlo, y el valor de asumir la responsabilidad de las propias acciones.

Gallenberger tampoco se guardó nada cuando comentó los motivos por los que la película no se haya estrenado comercialmente en Chile. Dijo que las grandes cadenas de cine en Chile se negaron a proyectarla, por motivos políticos. Tras lo cual, Universal decidió no traerla al país, pero Gallenberger protestó. Ahora la película Colonia tiene distribuidor local, Gitano Films, y parte el 4 de agosto en el Cine Arte Alameda, Hoyts La Reina, Sala Radicales y Cine Normandie, más otras salas independientes en regiones. Colonia es un caso curioso: durante el vacío de información sobre un distribuidor local, muchas personas se arrogaron el derecho de poder exhibirla en forma ilegal, pero para contribuir a poner el tema en el tapete. Con todo, es posible que permanezca el interés por ver esta película en cines y así colocar el tema sobre la mesa. Es loable que exista una cadena alternativa de distribución, pero no deja de ser curioso que aflore este tipo de censura a más de 40 años del golpe de estado en Chile.

La función del martes 12 de julio en la Cineteca Nacional fue importante para Florian Gallenberger, porque –como dijo a la TV germana- le permitió cerrar el círculo. Como me comentó el cineasta Cristóbal León (realizador de La Casa Lobo sobre Colonia Dignidad), “el evento fue impactante. Fue impresionante escuchar a Jörg, a Peebles, a los familiares de las víctimas y a todos en general. Como cineasta, y fue algo que hablamos extensamente con Niles (Atallah) al salir, me remeció palpar el poder político del cine”. Esperamos que Colonia remezca las conciencias en Chile y Alemania para que verdaderamente haya un “nunca más”, y sobre todo para que se llegue a verdad, justicia y dignidad para las víctimas.
 
  • COLONIA DIGNIDAD von Florian Gallenberger in der Cineteca Nacional © Goethe-Institut Chile
  • COLONIA DIGNIDAD von Florian Gallenberger in der Cineteca Nacional © Goethe-Institut Chile
  • COLONIA DIGNIDAD von Florian Gallenberger in der Cineteca Nacional © Goethe-Institut Chile
  • COLONIA DIGNIDAD von Florian Gallenberger in der Cineteca Nacional © Goethe-Institut Chile
  • COLONIA DIGNIDAD von Florian Gallenberger in der Cineteca Nacional © Goethe-Institut Chile
  • COLONIA DIGNIDAD von Florian Gallenberger in der Cineteca Nacional © Goethe-Institut Chile
  • COLONIA DIGNIDAD von Florian Gallenberger in der Cineteca Nacional © Goethe-Institut Chile
  • COLONIA DIGNIDAD von Florian Gallenberger in der Cineteca Nacional © Goethe-Institut Chile
  • COLONIA DIGNIDAD von Florian Gallenberger in der Cineteca Nacional © Goethe-Institut Chile
  • COLONIA DIGNIDAD von Florian Gallenberger in der Cineteca Nacional © Goethe-Institut Chile
  • COLONIA DIGNIDAD von Florian Gallenberger in der Cineteca Nacional © Goethe-Institut Chile
  • COLONIA DIGNIDAD von Florian Gallenberger in der Cineteca Nacional © Goethe-Institut Chile
  • COLONIA DIGNIDAD von Florian Gallenberger in der Cineteca Nacional © Goethe-Institut Chile
  • COLONIA DIGNIDAD von Florian Gallenberger in der Cineteca Nacional © Goethe-Institut Chile
  • COLONIA DIGNIDAD von Florian Gallenberger in der Cineteca Nacional © Goethe-Institut Chile
  • COLONIA DIGNIDAD von Florian Gallenberger in der Cineteca Nacional © Goethe-Institut Chile