Acceso rápido:

Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Procesos de división

Idioma alemán
Subtítulos inglés
Género documental
País Alemania
Año 1987
Dirección Bertram Verhaag, Claus Striegel
Producción Pro-ject Filmproduktion im Filmverlag der Autoren GmbH & Co. Produktions KG (München)
Duración 91 minutos
Clasificación 12+

______________________________

Las numerosas protestas contra los planes de construir centrales nucleares fueron sintomáticas de los años 70 y existen muchos documentales al respecto. Entre los primeros estuvo en 1976 Mejor estar activo hoy que radioactivo mañana, que Nina Gladitz filmó sobre las protestas en Wyhl. El recién fundado Taller de Medios de Friburgo registró la cronología de estas protestas en s' Weschpenäscht (1982), la designación en el dialecto local para decir “Es un nido de avispas”. La resistencia en la localidad alemana del norte de Brokdorf fue documentada por Heinz Harmsdorf, Manfred Bannenberg y Bernd Westphal en En el norte hay una hermosa tierra (1977). Michael Herl, Uwe Heitkamp y Helge Cramer realizaron WAAhnsinn – der Wackersdorf-Film/Locura – la película de Wackersdorf (1986), acerca de la planta de reprocesamiento (WAA).

El equipo de DENKmal Film de Múnich, Bertram Verhaag y Claus Strigel filmaron la trilogía Procesos de división (1987), Riesgo residual o la arrogancia del poder (1989) y El octavo mandamiento (1992), acerca de las estrategias de la industria nuclear para engañar y defraudar. Procesos de división comienza con un video de seguridad de la policía como prueba contra los militantes que se manifiestan. Ante el escenario de la catástrofe nuclear de Chernobyl en 1986, que también contaminó a Alemania con su radioactividad, los cineastas muestran las protestas contra la planta de reprocesamiento de Wackersdorf en el Alto Palatinado. Muchos de los manifestantes expresan su gran solidaridad y apoyo, así como su desarrollo para convertirse en ciudadanos valientes y animosos. Habían perdido la fe en la política, cuando el parlamento regional y la justicia local fueron neutralizados por el gobierno bávaro, a fin de imponer su voluntad. Finalmente, las protestas fueron exitosas y la WAA no entró en operaciones.
En la película, el canciller federal Helmut Kohl advierte que apagar las centrales nucleares llevaría a una masiva cesantía y a un empobrecimiento de la población. Después del accidente nuclear en Fukushima, el Gobierno federal decidió, a fines de 2011, bajo la canciller Angela Merkel, abordar un abandono gradual de la energía atómica en Alemania hasta 2022.



Ver película ahora
Top