Sobre el proyecto

En el marco del proyecto "El siglo de las mujeres" de los Institutos Goethe de América del Sur, actores, expertos y artistas se encontrarán a partir del 1 de marzo de 2021 en el espacio virtual para intensificar el intercambio de acciones en la lucha contra esta espiral de violencia. 

Las cifras son aterradoras y alarmantes a su vez: tristemente América del Sur se está haciendo famosa debido a las estadísticas que muestran que en ningún otro continente hay tantas niñas y mujeres golpeadas, violadas y asesinadas. A pesar de las leyes progresistas, esta tendencia continúa e incluso se agrava en todos los países de la región, porque las leyes no se respetan lo suficiente y los procesos legales incluso se pierden porque se invierten las acusaciones. Las víctimas se convierten en perpetradores, y la violencia masculina es tolerada socialmente. La resistencia de la sociedad civil femenina se ha ido formando desde hace ya mucho tiempo, en todos los países de la región.  

La promoción de la sociedad civil es un importante foco del Instituto Goethe en todo el mundo. La violencia contra las mujeres y las niñas es, por lo tanto, un tema central para los Institutos Goethe de América del Sur.  

Para ello, los Institutos Goethe de América del Sur se basan en su diversa experiencia en la creación de redes entre actores y artistas.  

Tres temas serán de especial atención: 

1) Con el fin de sensibilizar a las generaciones más jóvenes, se desarrollarán nuevos modelos de roles con los que se identificarán los jóvenes: estos nuevos roles, tanto para hombres como para mujeres, son antihegemónicos, están comprometidos con el principio de igualdad y distribuyen las tareas por igual entre los sexos. 

2) Los méritos de la mujer en la política, la sociedad y la cultura son numerosos, pero permanecen ignorados. Estos méritos deben hacerse visibles, en todos los países de la región. 

3) La cobertura e información sobre el aumento de la violencia contra las niñas y las mujeres se limita a estigmatizar a las víctimas, no refleja las relaciones causales y, por lo tanto, no contribuye de manera constructiva alguna a un cambio en la formación de la opinión. Las mujeres periodistas de la región han creado sus propias redes, que pueden beneficiarse de una red mayor solo con conectar las redes existentes dentro y fuera de la región.