Acceso rápido:

Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Sueños del futuro
“Mientras sigamos soñando, todavía podemos luchar”

© Anna Azevedo
© Anna Azevedo

¿Qué desean los jóvenes latinoamericanos respecto a su futuro? Estudiantes de varios países sudamericanos hablan sobre sus sueños e ideas para el futuro económico, político y social del continente.

De Ana Luisa González

María Paula Gutiérrez Hurtado, Colombia, 22 años, estudiante de la Universidad de los Andes

María Paula Gutiérrez Hurtado, Kolumbien, studiert an der Universidad de los Andes © María Paula Gutiérrez Hurtado Sueño con un continente donde se reconozca a las instituciones descentralizadas que se han construido a partir de liderazgos que nacieron en cada territorio y que han encontrado formas de gobernabilidad ante el abandono estatal. De estos grupos han surgido alternativas para conservar el medio ambiente que los rodea. Tanto así que han aprendido a sentirse parte de un ecosistema y a cuidarlo para poder depender de él. Si lo que anhelamos es el desarrollo como región, debemos incluir estas perspectivas en el debate público y estatal, para así definir dónde está la eficiencia social. Solo a través de decisiones democráticas y participativas podremos alcanzar el bienestar ambiental y social.

Facundo López, Argentina, 21 años, estudiante de la Universidad Torcuato Di Tella

Facundo López, Argentinien, studiert an der Universidad Torcuato Di Tella © Facundo López La economía política latinoamericana debe dar un salto hacia una estructura que incentive la innovación tecnológica. La crisis del COVID-19 está abriendo una oportunidad para romper con viejas trayectorias, y la industria 4.0 ofrecerá distintas ventajas para ser más competitivos. Sería ideal que los países se especialicen en servicios intensivos en conocimiento, manufacturas de media tecnología o sectores high-tech. Esta es una decisión que dependerá de los legados políticos pasados y de las coaliciones capaces de sostener las instituciones políticoeconómicas que faciliten el desarrollo de cada sector. Mi sueño es que las naciones latinoamericanas, al compás de sus luchas políticas, puedan fortalecerse logrando consensos, para que la innovación institucional sea la punta de lanza de la innovación empresarial futura.

Gonzalo Zeballos Gallardo, Bolivia, 21 años, estudiante de la Universidad Privada de Santa Cruz de la Sierra

Gonzalo Zeballos Gallardo, Bolivien, studiert an der Universidad Privada de Santa Cruz de la Sierra © Gonzalo Zeballos Gallardo Entre las nuevas tecnologías, las tecnologías de información (software), han sido el principal motor e impulsor de la transformación digital de nuestro sistema económico. Latinoamérica presenta un gran desafío: apostar por la continuidad de este proceso. Para encontrar la solución, es necesaria la coordinación de todos los actores involucrados en el desarrollo de la economía latinoamericana: Estado, empresas y consumidores, apostando por la aplicación de las nuevas tecnologías en sus actividades cotidianas. Sueño con una Latinoamérica que busque la transformación digital, sueño con una Latinoamérica con plena soberanía tecnológica, pero sobre todo sueño que ésta esté al alcance de todos.

Alana Alves Rodrigues, Brasil, 28 años, Universidade Federal de Viçosa

Alana Alves Rodrigues, Brasilien, Universidade Federal de Viçosa © Alana Alves Rodrigues Adélia Prado, poetisa brasileña, dice que “los sueños no mueren”. Quizás tenga razón, porque incluso a pesar de tantos desafíos seguimos soñando. Podría hacer una lista de deseos aquí: después de todo espero que en un futuro muy cercano estemos libres de la pandemia y que al final de este período podamos mirar con más respeto a la naturaleza y a la gente; espero que podamos experimentar una mayor equidad social y de género; sueño con que tengamos acceso a una educación de calidad; quiero que se valore más el trabajo de los científicos. Pero lo que más deseo para Latinoamérica es que podamos seguir soñando, porque mientras sigamos creyendo, todavía podemos luchar.

Sebastián Pino, Chile, 24 años, estudiante de la Universidad de Chile

Sebastián Pino, Chile, studiert an der Universidad de Chile © Sebastián Pino Mi sueño es que Latinoamérica avance hacia ser una región que tenga como principio esencial el fortalecimiento como bloque y el interés por constituirse como un agente de cambio que camine hacia un verdadero desarrollo sustentable y una estabilidad política, donde primen los procesos democráticos y la garantía de los derechos sociales fundamentales. La crisis sanitaria a causa del coronavirus muestra qué es lo imperativo: construir pactos de integración que privilegien el aparato público y la coordinación entre Estados. Es por eso que Latinoamérica debe reconsiderar su forma de interacción, buscando una unidad para hacer frente a los desafíos del futuro.

Kevin Steven Mojica Muñoz, Colombia, 23 años, estudiante de la Universidad de los Andes

Kevin Steven Mojica Muñoz, Kolumbien, studiert an der Universidad de los Andes © Kevin Steven Mojica Muñoz Sueño con una Latinoamérica que posea una administración pública meritocrática y especializada. Los retos sociales que enfrenta la región solo se pueden solucionar con intervenciones públicas que se construyan desde el conocimiento profundo de los problemas y las metodologías técnicas. Esto solo se puede lograr garantizando que los puestos públicos relevantes en la toma de decisiones se asignen de acuerdo con criterios meritocráticos y a personas con perfiles altamente especializados. Atrás debe quedar la época en que los cargos se asignaban por amiguismos, conveniencia política o favores. Esto no solo es ilegal en algunos casos, sino que determina la calidad en la decisión pública. Necesitamos más Estado, pero un buen Estado.

Sebastian Steve Portocarrero, Perú, 19 años, estudiante de la Universidad del Pacífico

Sebastian Steve Portocarrero, Peru, studiert an der Universidad del Pacífico © Sebastian Steve Portocarrero Como futuro economista, sueño con países latinoamericanos que gocen de economías sostenibles y que, a su vez, aseguren un reparto meritocrático, pero equitativo, de la riqueza. Además, sueño con instituciones que construyan un background social sólido, de manera que las políticas públicas puedan cumplir con los objetivos propuestos y se logre escapar de la trampa de los ingresos medios y la convergencia condicional. Siguiendo este camino, mi mayor sueño podrá visibilizarse con más claridad: un futuro en el que cada persona perteneciente a los diversos países de la región no tenga la necesidad de abandonar su nación en búsqueda de mejores alternativas para su crecimiento social y personal.

María Rosa Hernández, Venezuela, 21 años, estudiante de la Universidad Católica Andrés Bello

María Rosa Hernández, Venezuela, studiert an der Universidad Católica Andrés Bello © María Rosa Hernández Los países de Latinoamérica se vieron afectados profundamente por la pandemia del coronavirus porque cuentan con menos infraestructura, recursos fiscales y acceso a financiamiento. No obstante, se originó una ventana de oportunidad en la cual los modelos digitales se han alzado como los principales protagonistas, dejando entrever que es imperativo concentrar esfuerzos en fortalecer el ecosistema digital. Lo ideal para el futuro de la región es contar con una infraestructura tecnológica eficiente que reduzca la brecha entre quienes pueden acceder a internet y quienes no. Esto al mismo tiempo contribuye al desarrollo de nuevas ideas para interactuar con las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones.

Top