Schnelleinstieg:
Direkt zum Inhalt springen (Alt 1)Direkt zur Sekundärnavigation springen (Alt 3)Direkt zur Hauptnavigation springen (Alt 2)

¡Imagina Europa!
Die erneuerbaren Energien in Spanien

Energías renovables
Energías renovables | Imagen: Diggltda | CC BY-SA 4.0

Una visión actual de la energía renovable en España y una reflexión sobre el futuro tanto para las administraciones públicas, el sector privado como para la ciudadanía.

Von Andrés Sánchez Galera

Considerando las energías solar, eólica y geotérmica, en España se alcanzó el ratio del 22,5 por ciento en 2019, si consideramos en este grupo la energía hidráulica hemos de añadir un 9,5 por ciento adicional, es decir un 32 por ciento, de acuerdo a los últimos informes del INE.

Sin embargo, el consumo de estas energías fue del 17,3 por ciento, una diferencia de más de 5 puntos con respecto a la producción.
Las energías renovables en España Las energías renovables en España | © INE El consumo de energía procedente de renovables en España se sitúa en un 0,3 por ciento por encima de la media europea (17,0 por ciento) según datos de Eurostat para el año 2016. En Europa el consumo es muy dispar y varía entre un 5,5 por ciento en Luxemburgo hasta un 53,8 por ciento en Suecia.

Datos relevantes:
 

  • En los países del sur de Europa es dónde las energías renovables contribuyen menos al consumo energético del país, especialmente en España, Italia y Grecia. Solo Portugal se encuentra con un 28,5 por ciento entre los países con un porcentaje más elevado.
  • El país donde más renovables se consumen es Suecia seguida por el resto de países escandinavos, los bálticos y Austria.
  • Esto contrasta con las posibilidades de generación fotovoltaica y térmica de los países del sur como ilustra el mapa a continuación.

Mapa de radiación solar Mapa de radiación solar | © INE y Eurostat

Situación regulatoria en España

No ha habido una legislación estable a lo largo de los años con los diferentes cambios de color de los gobiernos, lo que ha impedido una apuesta tecnológica a largo plazo. El pasado 5 de abril de 2019 el consejo de ministros español aprobó un decreto ley que regula el autoconsumo y la interconexión con las redes de operadores ya establecidos. Es muy precipitado predecir qué impacto tendrá en la producción y el consumo, sobre todo teniendo en cuenta el resultado incierto de las próximas elecciones generales del 28 de abril de 2019.

Papel de la Unión Europa

Los datos actuales muestran una situación diferente en cada país integrante y es fruto de las regulaciones propias de cada país. Seguimos teniendo políticas contrapuestas según el país, unos con apuestas fuertes por la energía nuclear, caso de Francia, otros en el polo opuesto, pero con dependencia muy grande todavía de los combustibles fósiles, como Alemania.

De la misma forma que se está creando una conciencia global sobre el uso del vehículo privado tradicional, diésel o gasolina, a favor de otras fórmulas como car-sharing, vehículos eléctricos o híbridos, la Unión Europea debe centrar esfuerzos en armonizar legislaciones locales y apostar definitivamente por las energías limpias. Debe promover políticas de convergencia y animar a los países miembros a interconectar sus redes de transporte de energía.

Por otra parte, el futuro del vehículo no será muy largo si no se logra una generación eléctrica 100 por cien verde. La apuesta por las energías verdes tiene además un doble impacto positivo:
 
  • Compromiso Ambiental: reducir o minimizar las emisiones de gases, tanto de CO2 como NOx, con todo lo ya conocido del cambio climático.
  • Económico y social: Repercute directamente en la generación de empleo, tanto cualificado por los desarrollos tecnológicos que van asociados, como no tan cualificado, ya que las instalaciones necesitan un mantenimiento durante toda la vida útil de las instalaciones.
Esto debe llevar a entender que el comportamiento ecológico no supone un retroceso tecnológico ni incrementos en costes de producción de bienes y servicios. Una energía limpia bien gestionada puede y debe ser más rentable en términos económicos que la energía generada por combustibles fósiles.
 

Otros Aspectos

Concienciación ciudadana

Aunque dispongamos de una normativa a favor de las energías limpias y alcancemos cuotas de uso muy altas, tenemos que fomentar el consumo responsable. No es más verde quien más energía limpia consume sino quien menos energía consume. De nada sirve equipar nuestro hogar con lámparas LED si nunca apagamos la luz o nos equipamos con más puntos de iluminación de los necesarios. El mercado nos inunda con productos domésticos inalámbricos, que necesitan baterías, cuando estos podrían ser alimentar perfectamente con el cable tradicional, lo que les haría más baratos no solo a nivel económico sino también ecológico. Las baterías son un elemento más de fallo de los equipos electrónicos cuando no el principal.

Necesidad de nuevos avances tecnológicos

Las actuales energías renovables minimizan el impacto de los gases de efecto invernadero, reducen la huella de carbono, etc., pero siguen presentando problemas que hemos de resolver para minimizar aún más el impacto ambiental.

Problemas de almacenamiento: Dado que se basan fundamentalmente en el viento y el sol, no siempre los picos de generación coinciden con los de consumo. Las posibilidades de almacenamiento masivo no son viables en estos momentos. Las soluciones pasan, entre otras, por la compartición y una red de trasporte global compartida.

Con respecto al automóvil eléctrico, los avances son importantes pero su hándicap es la batería. Una producción masiva de vehículos eléctricos ya está disparando la extracción masiva de sodio y litio en algunos lugares como los salares andinos. Puede repetirse la historia del coltán, si no está ocurriendo ya.

Es necesario que desde la industria y desde las instituciones se siga apostando por la investigación, el desarrollo y la implantación de otras soluciones y con expectativas aún más limpias como el motor de hidrógeno.

Fuente: INE 

Top