Cine en internet El negocio de las películas online en Alemania

Video-on-Demand
Video-on-Demand | Foto (Ausschnitt): © lassedesignen - Fotolia.com

El negocio de las películas en internet ha ido ganando terreno en Alemania. Sin embargo, mientras las ventas en general suben, no todos los realizadores cinematográficos se benefician del nuevo modelo de negocio. Los más favorecidos con esta creciente tendencia son los creadores independientes.

Los cinéfilos alemanes miran cada vez más películas en internet. Las descargas previo pago y los servicios de streaming han ido reemplazando de manera creciente los préstamos de las videotecas. Si bien el video online existe ya desde hace tiempo, últimamente ha logrado transformarse en un factor económico relevante. Las “videotecas online”, dice Michael Schidlack de la Asociación Nacional de Empresas de la Información, las Telecomunicaciones y los Nuevos Medios (Bitkom) “ya llegaron a los hogares alemanes”. Según un estudio de la Asociación Alemana de Medios Audiovisuales, en 2012 alrededor de cuatro millones de alemanes alquilaron o compraron películas para verlas a través de internet. Ya en 2013, un tercio de las ventas en el área del alquiler de películas correspondía al así llamado Video-On-Demand (VOD), es decir, que lo que se arrienda no es el video en sí, sino el derecho a descargar la película desde una plataforma de internet. Para el 2014, Bitkom espera que este negocio aumente en un veinte por ciento sus ventas, llegando a los ciento treinta y cuatro millones de euros.

La oferta crece

Online-Videotheken wie Maxdome bieten die Möglichkeit zum kostenpflichtigen Abruf. Online-Videotheken wie Maxdome bieten die Möglichkeit zum kostenpflichtigen Abruf. | © Maxdome (Screenshot) El aumento de las películas online se explica, por una parte, gracias al crecimiento de las redes de banda ancha –sobre todo en ciudades grandes–, que permite descargar películas más rápido y con óptima calidad. Igualmente, se observa un continuo aumento de los televisores inteligentes o Smart-TVs, con los que es posible conectarse a internet.

Pero, por otra parte, también ha aumentado el número de proveedores. Junto a iTunes-Store de Apple o el portal Prime Instant Video administrado por Amazon, existen también otras videotecas online, como Maxdome, que ofrecen la posibilidad de realizar descargas previo pago de películas, ya sea de manera individual o a través de la contratación de un plan. La oferta de estas plataformas, que hasta hace pocos años se concentraba en películas comerciales y éxitos de taquilla, se ha ido extendiendo cada vez más a otro tipo de cine. A pesar de esto, los títulos más antiguos siguen escaseando, debido a cuestiones de derechos, que conciernen no solo a las películas mismas, sino también, por ejemplo, a la música. Es el caso de producciones anteriores a la modalidad Video On Demand, en las que por lo mismo no se previeron regulaciones de derechos para su exhibición por esta vía. También la limitación territorial de los derechos de autor es un problema mayor, puesto que en el mundo virtual resulta difícil asegurar que esas limitaciones efectivamente se cumplan.

La videoteca alemana en la red

Desde 2013, los amantes del cine alemán cuentan con un portal especializado en películas de esta procedencia. Alleskino se llama la plataforma creada por los productores de cine y televisión Hans W. Geißendörfer y Joachim von Vietinghoff, que se ha propuesto el ambicioso objetivo de reunir en su catálogo virtual todas las películas documentales y de ficción producidas en Alemania para cine. Esto incluye las obras de la preguerra, que en su gran mayoría están en manos de la Fundación Friedrich-Wilhelm-Murnau, así como las producciones de la fundación DEFA en la RDA. El catálogo pretende contar con aproximadamente doce mil títulos, desde Nosferatu hasta Fack ju Göhte. Actualmente, Alleskino dispone de seiscientas películas que pueden ser descargadas previo pago, pero la oferta aumenta constantemente: “Cada semana estamos agregando entre cinco a diez títulos a la lista”, señala Vietinghoff.

Comercialización en todos los canales

Es poco probable que en un plazo previsible las pantallas del computador reemplacen a las del cine como espacio de estrenos cinematográficos. “En mi opinión, la exhibición online sigue siendo una especie de segunda vida de las películas”, dice Jens Steinbrenner, vocero de la Unión de Productores Alemanes de Cine y Televisión. Sin embargo, hay algunos casos de películas que han sido catapultadas al éxito a través de su exhibición en internet. Por ejemplo, la producción francesa Home de Luc Besson y Yann Arthus-Bertrand, que tras alcanzar diez millones de visitas en YouTube, se transformó en un éxito comercial en televisión y en DVD. En términos generales, YouTube constituye una plataforma importante para productores de películas con contenidos poco convencionales.

El éxito de las plataformas de cine independientes

Die unabhängige Berliner Initiative Realyz.tv vertreibt die Werke unabhängiger Filmemacher. Die unabhängige Berliner Initiative Realyz.tv vertreibt die Werke unabhängiger Filmemacher. | © Realyz.tv (Screenshot) Junto a los proveedores grandes, existe en Alemania una serie de plataformas privadas que distribuyen el trabajo de realizadores independientes. Una de ellas es Realeyz.tv creada en Berlín en 2009, cuyo catálogo tiene actualmente cerca de 2300 películas de cine de autor, vanguardia y festivales, muchas de las cuales son estrenos online. Otra iniciativa interesante es la plataforma Onlinefilm.org, creada en 2007. Se trata de una sociedad anónima integrada por ciento veinte realizadores cinematográficos, a cuyo portal los socios pueden subir sus trabajos y fijar su precio. La plataforma que está conectada con otros países europeos, como Grecia, Irlanda o Letonia, comenzó con treinta películas y hoy tiene alrededor de tres mil. Las ganancias se comparten, pero el autor se queda al menos con el 51%. El documental Die Mondverschwörung (La conspiración de la luna) de Thomas Frickel, facturó, por ejemplo, 25.000 euros, señala C. Cay Wesnigk, fundador de Onlinefilm. Una suma importante, sin embargo, agrega que: “La expectativa de que se desarrolle un mercado que refinancie el producto todavía no se ha cumplido”. Para ello, la piratería en internet, afirma, es demasiado grande.

¿Quién gana en la red?

Un tema central que todavía no han logrado dilucidar las organizaciones de productores y directores alemanes de cine y televisión, es cómo pueden beneficiarse económicamente los realizadores de la distribución online. En Alemania, la norma es que los productores les cedan los derechos de uso a los canales de televisión que han actuado como co-productores. En EEUU, por el contrario, los derechos los comercializan por lo general directamente los productores. Cuando en 2011 se publicó el “Libro verde sobre la distribución en línea de obras audiovisuales en la Unión Europea”, la agrupación de directores cuestionó que el documento comunitario no contemplara el pago de derechos a directores y guionistas por la exhibición de películas a través de la red.

Actualmente, donde existen redes de banda ancha, la demanda crece de manera exponencial. Según la Federación Internacional de Video, en 2012, el VOD en Polonia aumentó en más de un 40% y en Noruega, en más de un 70%. Pareciera ser que el futuro del cine en casa definitivamente está en internet.