Inmigración Europa migra – y se transforma

Inmigración
Inmigración | © cevahir87 – Fotolia.com

Desde la crisis de 2009 miles de españoles, griegos e italianos abandonaron sus respectivos países. Muchos prueban su suerte en Alemania. ¿Cómo se acercan las personas y los representantes políticos a estos inmigrantes? Cuatro declaraciones.

La mayoría de inmigrantes en Alemania proviene de Europa y con ello hace realidad la idea del espacio económico común en la Unión Europea. Desde que la crisis financiera y de la deuda golpeó profundamente el sur de Europa en 2009, cada vez más jóvenes abandonan su país en busca de trabajo. Al llegar a Alemania, por un lado se encuentran con iniciativas que reclutan a personas en formación y trabajadores especializados en España y otros países golpeados por la crisis. Por el otro lado se ven abocados a orientarse en un entorno extraño, a aprender una nueva lengua y a trabajar en muchos casos en ocupaciones por debajo de sus cualificaciones. ¿Cómo han llegado? ¿Cómo valoran los investigadores de los procesos migratorios, la política, las asociaciones y las empresas los movimientos migratorios actuales? Y: ¿ante qué desafíos se encuentran posiblemente los países de origen? A estas preguntas responden Ludger Pries, del Consejo de expertos de fundaciones alemanas para la integración y la inmigración, Cristina Faraco Blanco, de la asociación La Red en Berlín, el jefe del distrito de Baviera Franz Löffler y el empresario Michael Kunz.

“Berlín tiene la dinámica migratoria propia de Nueva York” – Ludger Pries, presidente interino del consejo de expertos de fundaciones alemanas para la integración y la inmigración (SVR)

Ludger Pries Ludger Pries | Photo (detail): © SVR-Wolfgang-Borrs Señor Pries, con la crisis financiera de 2009 aumentó considerablemente la inmigración de personas de Europa del sur, esto es de España, Italia y Grecia, y actualmente ésta se ha estabilizado. ¿Estos inmigrantes se han integrado ya en la sociedad alemana?

A menudo se entiende la migración como entrada en un país o salida de un país puntual, pero actualmente se dan más bien movimientos pendulares o, lo que es especialmente común en el caso de los europeos del sur, el plan consiste en trabajar solo por unos pocos años en Alemania hasta que la situación en el país natal mejore. Esto ya se puede observar actualmente: tan pronto como la coyuntura en España, por ejemplo, es atractiva, algunas personas optan por volver. “Integrarse” es por ello algo relativo y se debe poner en relación al plan que los ha llevado originalmente a Alemania. Estos inmigrantes participan en la vida cultural y social en Alemania y sobre todo, como es de esperar, en la vida económica y laboral. La mayoría de ellos, sin embargo, no se han orientado en exclusiva a Alemania en lo social y cultural. Pero esto es a la luz de sus planes comprensible. A la vez, Alemania debería hacer mucho más para que estas personas quieran permanecer en el país para siempre.

¿Por qué es este punto importante?

Alemania necesita a medio plazo, esto es hasta el año 2050, anualmente una inmigración neta de como mínimo 200.000 a 300.000 personas en edad de trabajar. Al igual que otros institutos económicos y de asesoramiento, el SVR ha presentado los correspondientes cálculos demográficos. Incluso en estas condiciones, el potencial de personas en edad de trabajar se encogería en muchos millones mientras que al mismo tiempo continuaría creciendo la parte de personas mayores que ya no se encuentran en edad de trabajar. Sin una inmigración substancial y continua, el sistema social y económico se vería amenazado en sus funciones básicas.

Los números muestran que por ejemplo Berlín es muy atractivo para inmigrantes españoles. ¿Qué sucede con la ciudad? ¿Es ya comparable con el llamado crisol de Nueva York?

Para la cuenca del Ruhr calculé hace tiempo que, en el cambio del siglo XIX al XX, la inmigración y también la composición de la población según países de origen eran tan variadas y aumentaron tan rápidamente como la de Nueva York hace cien años. Y también en el caso de Berlín las pruebas indican que la variedad de los países de origen y la dinámica migratoria no le va a la zaga a Nueva York.

¿Cómo es el trasfondo laboral de las personas que han venido desde Europa del sur a Alemania?

Por el momento no se pueden sacar muchas conclusiones de los movimientos específicos desde el Sur de Europa con los datos disponibles sobre la inmigración dentro de la misma UE. Pero hasta donde podemos ver, desde los países del Mediterráneo han llegado profesionales cualificados, esto es académicos y en menor medida jóvenes a los que se eligió para realizar una formación. Como vienen a Alemania en busca de trabajo, partimos de la base que por lo general estas personas pueden en un primer momento vivir de sus ahorros y luego del dinero que ganen aquí. Naturalmente, estas personas tardan unos meses en aprender la lengua, adquirir contactos y encontrar un trabajo acorde a su cualificación. Las redes sociales y de contactos juegan en esto un papel esencial.

¿Dónde se encuentran para usted los grandes desafíos?

A corto plazo, el gran desafío para los recién llegados es seguramente aprender bien la lengua, la cultura, los requisitos laborales y en general el mercado laboral, de manera que puedan integrarse tan globalmente como sea posible en la vida de aquí. A medio plazo tenemos que pensar, tanto para Alemania como para toda la UE, cómo podemos conciliar justicia e inmigración. En los últimos años, por ejemplo, han salido de Bulgaria anualmente unos 600 médicos. Bulgaria, como país pobre, forma sin embargo cada año solo 600 médicos. Una emigración de personal sanitario tan significativa conlleva grandes problemas en dicho país. No siempre podemos hablar de las ventajas que la inmigración conlleva para el mercado laboral alemán, sino que también debemos pensar cómo los países de origen se pueden seguir desarrollando de manera sostenida a pesar de ello. Sería fatal que la mayoría de los académicos jóvenes formados vinieran a Alemania y con ello se redujeran las posibilidades del propio país de desarrollarse. Tenemos que pensar en una migración circular, esto es, que en determinadas circunstancias los inmigrantes retornen a su país para levantar allí algo nuevo para el futuro.

“Trabajamos casi como psicólogos” - Cristina Faraco Blanco, licenciada en ciencias políticas, jefe de proyecto y fundadora de la asociación La red de Berlín

Cristina Faraco Blanco Cristina Faraco Blanco | Photo (detail): © La-Red e.V. “La Red es español y en alemán se traduce como ‘Netzwerk’. Fundé la asociación en 2013. Desde la crisis financiera de 2009 cada vez mas jóvenes españoles abandonaron su país, y muchos buscaron mejor suerte en Berlín. Analicé este movimiento migratorio al detalle en un estudio científico en 2013: ¿por qué vienen aquí? ¿Qué perspectivas tienen y con qué problemas se topan? Rápidamente se hizo patente que aquí falta una red para esta comunidad. Bien es cierto que existe por ejemplo un grupo de Facebook considerable llamado Españoles en Berlín (en alemán: ‘Spanier in Berlin’), pero las informaciones proporcionadas allí no son suficientes y a veces incluso son erróneas. Ahora nosotros queremos ser exactamente esta red.

Así, el estudio mostró por ejemplo que son ante todos los españoles altamente cualificados los que vienen a Berlín, pero que a la vez estos no conocen la situación del mercado laboral alemán. Además, muchos tienen la esperanza de encontrar un trabajo mediante sus conocimientos de inglés. Esto es sin embargo difícil en los trabajos para personal altamente cualificado. Creo que la lengua es uno de los mayores obstáculos. Por esto nosotros ofrecemos cursos de alemán, así como seminarios sobre los temas búsqueda de trabajo, seguro médico o derecho laboral. Muy importantes son nuestros asesores para inmigrantes, que también vienen de España. Básicamente trabajan como psicólogos ya que, tras una primera fase de euforia de aproximadamente tres meses, muchos inmigrantes caen mentalmente en un agujero del que no todos salen por sí solos. En este caso es muy importante que se puedan comunicar en la propia lengua con alguien. Los asesores han pasado ellos mismos por la misma situación, así que pueden dar coraje y mostrar un camino para seguir adelante.

Por lo general, las personas de Berlin son bastante abiertas hacia los españoles, y Berlín mismo también se aprovecha de esta diversidad creciente. Solo en algunas instituciones todavía existe un déficit de competencias interculturales. Cada vez se escuchan más historias de ‘jobcenters’ o centros de bolsas de trabajo donde se les dice a los que buscan trabajo que ‘vuelvan a su país’, o se les propone trabajar en un ‘call center’, aunque la persona en cuestión tenga dos títulos académicos.

Yo misma vine hace ya catorce años desde Madrid a Berlín y mis tres hijos nacieron aquí. Yo soy una absoluta defensora de la movilidad. Todas las experiencias que uno puede adquirir de otro país son buenas. Perderíamos el pensamiento europeo si pensásemos que la migración es una experiencia excepcional.”

“La integración funciona a través de las asociaciones” – Franz Löffler, jefe de distrito del distrito de Cham, en Baviera

El jefe de distrito Franz Löffler (izquierda) y personas en formación El jefe de distrito Franz Löffler (izquierda) y personas en formación | Photo © Landratsamt Cham Señor Löffler, aparte de inglés y checo, usted se dirige a los visitantes de la página web del distrito de Cham también en español. ¿Cómo se dio esto?

El distrito de Cham es una región económicamente prospera en el corazón de Europa. Junto a la frontera con la Republica Checa, durante mucho tiempo nos encontrábamos al borde de Europa Occidental. Actualmente, sin embargo, esta frontera tiene una cara completamente nueva, y ahora nos encontramos en el mismo centro de la UE. Este cambio de situación y la fuerza económica de nuestras empresas nos ha dado impulso y con ello ha aumentado también la necesidad de mano de obra. En nuestro distrito se acuerdan cada año alrededor de 1100 nuevas formaciones en empresas, de las que por cuarto año consecutivo entre 200 y 300 han quedado vacantes. Por ello he pensado en cómo podemos llenar este agujero. Entonces he dirigido la mirada hacia las regiones de Europa del Sur, donde sabemos que el paro juvenil en algunas partes supera el 50%.
La meva experiència a Baviera amb MobiPro | © Goethe-Institut Barcelona via Youtube.com

¿En su distrito existen personas que temen el que en algún momento futuro puedan faltar plazas de formación para la juventud autóctona?

Seguro que al principio ha habido alguien que ha dicho: ‘Bueno, si vas a buscar personas en formación a España y el extranjero, para los nuestros no será nada fácil competir con ellos.’ Pero podríamos probar que realmente tenemos una necesidad extrema de personas en formación y personal cualificado. Al fin y al cabo no se trata de ver a los profesionales extranjeros y autóctonos como competidores, sino que más bien se trata de que podamos asegurar la situación futura de todo nuestro distrito de Cham. Si no conseguimos solventar este déficit de personal cualificado, las empresas tendrán que buscar otro lugar para su sede, y entonces los autóctonos tampoco tendrían más trabajo. Las personas de nuestra comunidad comprendieron perfectamente este argumento. Nosotros, sin embargo, tratamos de colocar primero a nuestra propia gente y posteriormente atraer a personal extranjero como refuerzo.

¿Qué cualificaciones y aptitudes traen consigo las personas en formación de Europa del sur con las que podrían contribuir al distrito dirigido por usted?

Ellos traen por supuesto la predisposición de formarse, dedicarse al trabajo e incorporarse al mercado laboral. Con ello completan perfectamente el potencial de nuestro personal en formación y profesional cualificado. Además, en el distrito de Cham existen muchas empresas activas a nivel global que también tienen una delegación por ejemplo en España o en países de habla hispana. Una persona que se haya formado con nosotros y que posea magníficos conocimientos del español y el alemán les va naturalmente de perlas a estas empresas.

¿Para usted qué es importante para una buena integración de los inmigrantes?

Para nosotros es importante no ver a las personas que vienen aquí solamente como personal cualificado o en formación, sino también precisamente como personas. Nos esforzamos en integrar a los inmigrantes en las familias, las asociaciones, en el deporte o en la música. Es evidente que hemos alcanzado este objetivo, pues la cuota de deserciones es en nuestro caso muy reducida. Alrededor del 80% de los estudiantes que empezaron una formación con nosotros en 2013, siguen aquí al inicio del tercer curso. En total, en los dos últimos años alrededor de 40 españoles han empezado una formación con nosotros.

“Quería darles una oportunidad a los chicos” – Michael Kunz, empresario en la localidad bávara de Cham

Michael Kunz (derecha) y el estudiante en formación Oriol Motsec Fuego Photo © Elektro Kunz “Actualmente tenemos en nuestra empresa familiar a dos personas de España en formación: Oriol, de Barcelona, tiene 23 años y se encuentra al final de su segundo año de formación. Samuel, de cerca de Sevilla, tiene 35 años y está con nosotros desde hace un año. Ambos llevan a cabo una formación para técnico en electrónica para instalaciones y sistemas electrónicos en edificios. Yo llevo nuestro negocio junto con 13 trabajadores y represento la tercera generación, En principio tenía la idea de contratar a ambos españoles. Nuestra empresa participa en el proyecto career (BY) formado por las asociaciones de empresas de metal y electrónica de Baviera (bayme vbm), la Unión Económica de Baviera (vbw) y el distrito de Cham. Estas instituciones nos apoyan a nosotros y a las personas en formación en toda la organización. En nuestro negocio no tenemos realmente problemas por falta de profesionales, pero el desafío me pareció muy interesante. Además, quería dar a los chavales una oportunidad aquí, porque ahora mismo no tienen ninguna perspectiva real en España.

Oriol llegó a nosotros después de realizar unas prácticas con otra empresa, dominaba un poco de alemán y aprendió muy rápidamente. Para Samuel esto le está resultando un poco más difícil, pero estoy seguro de que lo conseguirá. También en lo personal ambos partían de situaciones muy distintas. Mientras que la novia española de Oriol ya vivía en Alemania, Samuel tuvo que dejar a su mujer y su bebé recién nacido en España. Pero ahora ha alquilado una pequeña vivienda y mujer e hijo se han mudado allí. Creo que a Oriol le ha ayudado mucho ser tan activo. A veces va con los compañeros a tomar una cerveza después del trabajo y siempre se apunta cuando los chicos juegan al futbol los domingos. Cuando dijo que quería practicar escalada, le pusimos en contacto con el club escalador local, y en otra ocasión le dejamos el coche para ir a esquiar. Precisamente son las asociaciones las que pueden contribuir enormemente a la integración en una localidad como Cham, de 16000 habitantes.

Al principio, los compañeros en la empresa tenían sus reservas, especialmente por la lengua. En un primer momento se hacen preguntas como: ¿Entiende de veras todo lo que le digo? ¿Tendré que explicárselo todo tres veces perdiendo con ello un tiempo precioso? Podía pasar alguna vez que un montador no quisiera llevar a los españoles en formación a una reunión con un cliente. Pero yo miro dónde están los puntos fuertes de los chicos y los asigno a los proyectos adecuados. Esto refuerza la seguridad y la confianza sobre uno mismo y muestra a los demás que tienen que trabajar todos juntos y que pueden hacerlo. Somos una empresa pequeña, y por ello se puede hablar sobre estos temas, cosa que hacemos sin reparos.

En los chicos veo claramente la ventaja de que ya son mayores. En el trabajo piensan de manera muy diferente a una persona de 16 o 17 años en formación. Al mismo tiempo, para mi tiene la ventaja práctica de que pueden trabajar más horas, porque para ellos ya no cuenta la protección de menores. Para 2015, acogeré a un estudiante en formación alemán, para variar un poco, pero en cualquier caso volvería a dar una oportunidad a un colega que viniera de España.”