El documental de Gereon Wetzel “Casas para todos” La crisis en casa

Gereon Wetzel no sólo es cineasta, sino también arqueólogo y buen conocedor de España. El tema y las hechuras de su película “Casas para todos” son prueba de ello. 

El plan de Gereon Wetzel no era hacer películas documentales. En realidad, se había matriculado en la Escuela Superior de Cine y Televisión (HFF) de Munich para llegar a ser periodista de televisión. Arqueólogo de carrera, su intención era presentar mejor su especialidad en la televisión. “Pero en la HFF he visto películas que me han fascinado de manera muy distinta”. Se trataba sobre todo de documentales estadounidenses de los años 60 y 70, que cuentan historias sin comentarios en off. “Me han conducido por el camino del cine documental creativo de autor”. 

Casas para todos es ya el tercer documental que Wetzel rueda en España. En 2006 estrenó Castells, que trata de las torres humanas populares en Cataluña, y en 2011 su éxito internacional El Bulli – Cooking in Progress, sobre el cocinero experimental Ferran Adrià y su restaurante.

Las consecuencias de la crisis inmobiliaria

Casas para todos muestra las absurdas excrecencias de la crisis inmobiliaria en España, sin pretender explicar el mundo con un comentario en off. La película es un collage documental: imágenes de localidades abandonadas, urbanizaciones de veraneo a medio terminar y ‘ocupas’ de casas por haber perdido su vivienda – acompañadas de testimonios sonoros de personajes públicos españoles. Así, el constructor Francisco Hernando, alias “El Pocero”, en 2008 todavía aseguraba: “En tres meses termino yo con el paro en mi país. ¿Cómo? Declarando todo el suelo urbanizable – ¡mañana mismo!” 

Y en 2011, Isidre Fainé, presidente de la Caixa, aún prometía: “Hay cosas que hoy cuestan cien y mañana sólo cincuenta – pero tu casa siempre tendrá un valor”. Sobre todo la presentación que realiza Wetzel de 26 familias sin techo, que han encontrado refugio en un edificio de nueva construcción en Sevilla, hace que estas afirmaciones suenen a burla y escarnio. 

Este documental desenmascara falsas promesas y deja al espectador libertad para descubrir por sí mismo las causas originarias de la crisis. Las consecuencias de la supuesta generosidad se vuelven claras y patentes: las calles abandonadas de la zona de nueva urbanización ahora sólo sirven de pista de prácticas para conductores de autobús – allí aprenden la conducción económica. Un pastor deja a sus animales pacer en una zona que la naturaleza ya ha recuperado para sí.

El método arqueológico

Gereon Wetzel compara las hechuras de este documental con el ‘survey’, una metodología propia de la arqueología. En ella, el investigador avanza por un campo de labor y recoge lo que encuentra en la superficie. “Así se entrena la mirada para los despropósitos del paisaje”, opina Wetzel. No es casualidad que haya elegido este método. Antes de que Wetzel empezara a rodar documentales, había estudiado Arqueología. Después se trasladó a España con su esposa catalana. Ahora la familia ha regresado a Munich, pero sigue estrechamente ligada a España. 

En otoño de 2013 se emitirá Casas para todos en la cadena de televisión alemana 3sat, también entonces saldrá a la venta el DVD en DocCollection. Gereon Wetzel es a la vez director, cámara, montador y diseñador gráfico de Casas para todos. No es una situación ideal para este cineasta, sino más bien una cuestión de necesidad económica. Así, al menos ha podido terminar la película tras más de un año de trabajo.

El diálogo con los espectadores

Durante el estreno de la película en el festival de documentales “Nonfictionale” en Bad Aibling, Baviera, Gereon Wetzel buscó el diálogo con los espectadores. El público era una mezcla de lugareños curiosos, foráneos interesados por la cultura y gente del cine. Algunos espectadores no dudaron en dar buenos consejos al cineasta. “En la película falta presentar el hecho de que muchos constructores han ganado mucho dinero con la crisis”, reclamaba una espectadora. Pero Wetzel insiste en su método ‘survey’. “¿Por qué falta? Precisamente lo que no pretende esta película es dar una imagen exhaustiva, que ilumine cada rincón de este problema”, subrayó. “La intención no es reflejar el punto de vista de las víctimas ni de los responsables.” 

Un espectador elogió la película por su impresionante presentación del despilfarro de recursos humanos. Otro describió “Casas para todos” como “una buena clave para interpretar nuestro sueño de la prosperidad permanente.” Un joven cineasta criticó el documental, para él no habían quedado suficientemente claros algunos nexos. Pero Gereon Wetzel siguió sereno. “Naturalmente que hay gente con conceptos y puntos de vista muy distintos, ahí no hay nada que hacer. Pero ésta tampoco es una película para sentirse bien, por su radicalidad más bien demanda algo más del espectador.