“Generación crisis” en España y Alemania “Para contarlo, hay que vivirlo”

Screenagers
Screenagers | Photo: Dieter Bongartz

El proyecto documental “Screenagers” le da voz a la “Generación crisis” y desvela la realidad oculta de la vida de muchas personas en la Europa de hoy.

“¡Vamos, somos esta generación, la generación crisis... pero nuestra vida sigue!” asevera Marina, estudiante de Ciencias de la Educación y una de los 13 jóvenes que participaron en este proyecto documental de intercambio entre Alemania y España. “Hemos buscado historias concretas de personas, de cómo siguen para adelante en medio de esta crisis, y así cada uno propuso un proyecto diferente...” Tanto en Alemania como en España los postulantes, de entre 16 y 20 años, hicieron diversas propuestas que luego fueron elaboradas en los talleres que tuvieron lugar en Barcelona y en la ciudad alemana de Bergisch-Gladbach.

La idea era que estos proyectos nos brindaran información desde la perspectiva de la “Generación crisis” y acerca de posibles estrategias de supervivencia. Los resultados obtenidos reflejan la relevancia que este problema tiene para los jóvenes de ambos países. En Alemania se eligieron temas como el grupo de hip hopper “One Love Crew”, que a través de su voz expresa al mundo lo que preocupa a los jóvenes, la escena subcultural de la plaza Ebertplatz de Colonia y los “Youtubers”, un grupo de ingeniosos jóvenes que descubrieron una fuente de ingresos alternativa filmando videos para youtube. Los españoles, por su lado, reaccionaron con propuestas como la lucha por cambios a nivel político, tales como las “protestas del 15M”, o las actividades del “Banc del Temps” de Sant Celoni y los dramáticos acontecimientos que tuvieron lugar durante los desahucios.

Alemania: la sorpresa

Con el fin de elaborar los proyectos presentados, se organizó tanto en Barcelona como en Bergisch-Gladbach un taller de tres días de duración dedicado a la escritura y al trabajo de investigación. En julio de 2013 llegó el gran momento: el viaje a Alemania. Vivir en familias alemanas, conocerse, trabajar y discutir juntos, y vivir nuevas experiencias. Las acaloradas conversaciones de los españoles, el silencio en el metro de Colonia, las grandes diferencias de precios del helado en un país y el otro, los “Heinzelmännchen” y la Catedral de Colonia. Los invitados españoles hacen comparaciones y toman conciencia de muchas cosas, como las diferencias en cuanto al nivel educativo, al manejo del dinero, y muchas cosas más. Es una manera de “descubrirse a sí mismo” en el espejo del otro. Es, sobre todo, un intenso trabajo en equipo, en el cual los invitados deben adentrarse y abordar las temáticas presentadas por sus compañeros del nuevo país para, de esta forma, trabajar de manera conjunta en la producción de un documental.

Europa: la crisis

Mientras que en la comunicación del día a día suele hablarse de la crisis europea en cifras y números, los proyectos cinematográficos sacan a la luz casos concretos, de individuos concretos, a los cuales muchas veces sólo tienen acceso los jóvenes. La idea surgió a partir de “Screenagers”, de la directora de cine Vera Schöpfer y el director y guionista Dieter Bongartz, proyecto que ya había tenido éxito en Grecia e Israel. “Es que hay un agujero en el cubo de Europa (como dice la canción) y por tal razón resurgen los viejos nacionalismos y prejuicios...” comenta Bongartz. “A través de este proyecto queríamos lograr algo concreto. Apostamos por el trabajo conjunto entre grupos heterogéneos que, de esta forma, tienen la posibilidad de demostrar aquello de lo que son capaces”. Esta iniciativa fue posible gracias a Sigrid Brenner del Krea-Jugendclub de Bergisch-Gladbach y el Goethe Institut Barcelona quienes, con la ayuda del Ministerio de Familia, Niños, Jóvenes, Cultura y Deporte del estado federado de Nordrhein-Westfalen, dieron la bienvenida al proyecto.

Apenas una vez llegados a Alemania: ¡manos a la obra!, tanto para los anfitriones como para los invitados españoles. Después de un curso intensivo sobre las reglas de trabajo, los equipos comienzan a hacer, armados de cámara y trípode, las primeras pruebas de rodaje. Rápidamente aprenden a capturar escenas y a resistirse a la tentación de zoom. Los resultados se discuten por la noche en el Krea-Jugendclub. Los temas son el sonido, la cámara y el montaje, así como el trabajo de contenido documental.

Barcelona: ahora a España

Más allá del ingenuo descubrimiento de diferencias culturales, los jóvenes cineastas descubren por sí mismos cómo subir la voz y de esa manera mostrar y documentar lo que los moviliza. Con ayuda de la cámara pueden mostrarle a Europa y al mundo lo que la crisis está haciendo con ellos y con la gente de su entorno más cercano. La dura realidad española sorprende e impresiona a los jóvenes alemanes. Mientras que en Alemania la mayor preocupación de los jóvenes es decidir qué es lo que van a estudiar o adónde saldrán por la noche, aquí ven en los desahucios los verdaderos efectos que la crisis financiera tiene sobre la población. Consternación es lo que sienten los jóvenes alemanes, también a causa de la evidente falta de responsabilidad de los políticos españoles. “Creo que han sentido lo mismo que nosotros y se han preocupado...”, expresa Marina.

Aprender a reinventarse

El conocimiento sobre sus propios países es de gran ayuda a la hora de trabajar en cada proyecto en particular y, a lo largo de un proceso de experiencias comunes, surge una película documental que no sólo habla de Europa y de la crisis, sino que representa el primer paso hacia su superación. De esta manera logra crear una Europa desde la propia experiencia y con una mirada sobre sus vecinos despojada de prejuicios.”Para contarlo, hay que vivirlo”. “¿Cómo puede ser que los alemanes no supieran cómo vivimos aquí?, se preguntan Marina y su amiga española Sara. Tan sólo la posibilidad de comunicarse, de ser comprendido, alivia ese sentimiento de impotencia y abre nuevos caminos. “Si se puede concienciar, ya has hecho un gran trabajo”, confirma Sara, y “¡Las cosas cambian si uno quiere!.. uno se tiene que reinventar.”

El día 24 de enero pudimos ver el resultado de este gran intercambio en la FilmoTeca de Catalunya, la cual también a colaborado en la realización de este proyecto.

Casas sin gente, gente sin casas (20 min.)
Ebertplatz (17 min.)
Banc del temps (18 min.)
One Love Crew (18 min.)
Con abuelo en mente (17 min.)