Nuevas formas de interacción “Llevar lo analógico al mundo digital”

¿Cómo se pueden investigar y proporcionar medios digitales en las bibliotecas? Una charla con Harald Reiterer de la Universidad de Konstanz.
 

Señor Reiterer, ¿de qué nuevos desarrollos para la distribución de contenidos digitales se ocupan sus proyectos de investigación?

Nos encontramos en una fase de transición, en la que nos movemos más intensamente de lo analógico al mundo digital. Tanto en las bibliotecas públicas como en las científicas surge la pregunta de cómo proporcionar los medios digitales con la calidad a la que los usuarios están acostumbrados. Y, ¿cómo se pueden hacer accesibles los libros electrónicos? En el marco del proyecto Blended Library, llevado a cabo entre 2011 y el 2014, se llevó a cabo una amplia encuesta; más de la mitad de los participantes indicó que no quieren dejar de curiosear títulos en las estanterías. Como resultado de nuestra investigación se formó por ejemplo un Blended Bookshelf. Este muestra cómo se pueden combinar las cualidades de una estantería analógica con las posibilidades del mundo digital. Así, los medios digitales se vuelven accesibles de una manera visual y táctil, como hasta ahora sólo era posible en las librerías físicas. Este Blended Bookshelf ya ha sido desarrollado también comercialmente.

El mundo abarca más de lo que ofrece el OPAC

Su proyecto piloto “Quellentaucher” (Buzo de Fuentes, n. del t.) une la investigación digital con los títulos analógicos. ¿Cómo es su utilización?
 
Quellentaucher: Expedition | © HCI Konstanz via Youtube.com

Según nuestra encuesta, la búsqueda online y de páginas web es más popular que el catálogo en línea. Por esto se tienen que desarrollar nuevos conceptos de visualización que contribuyan a la democratización de la accesibilidad. En mi opinión, muchos OPACs (Sistemas de Catálogos en Línea, Online Public Access Catalog, n. del t.) de las bibliotecas son más bien intimidantes. Se trata de hacer aprovechable el tesoro de datos que descansa en estos OPACs. El Quellentaucher ofrece al respecto dos formas de acceso innovadoras en las bibliotecas públicas: a la primera la hemos llamado Expedition. Facilita una oferta integradora a través de una gran pantalla táctil. Integrador significa que se utilizan tanto fuentes analógicas como diferentes fuentes digitales, no únicamente el catálogo en línea y el OPAC. El mundo abarca más de lo que ofrece el OPAC: nuestra cotidianidad digital incluye Wikipedia, Twitter, Facebook, reseñas y noticias actuales. Estas informaciones pueden ser enriquecidas en la estantería electrónica con los títulos locales de la biblioteca.

Prof. Dr. Harald Reiterer Prof. Dr. Harald Reiterer | © Harald Reiterer
A la segunda forma de acceso la hemos llamado Tiefenrausch. Esta ofrece al usuario la posibilidad de presentarle al OPAC consultas complejas de manera lúdica. Para ello utilizamos bloques físicos que se pueden usar como filtros para definir la búsqueda, introduciendo términos en una mesa táctil. Adicionalmente se pueden formular de esta manera consultas complejas implícitamente, es decir de forma sencilla y sin ayuda de un bibliotecario o bibliotecaria, por ejemplo con operadores lógicos de adición (“y”) o de alternativa (“o”). Los resultados de las consultas se presentan en una gran pantalla táctil colocada en una pared.

Otro proyecto piloto es la Blended Library- ¿A quiénes está dirigida esta oferta de búsqueda?

La Blended Library se dirige principalmente a un público científico y en una biblioteca científica, es decir para ensayos académicos, artículos y tesis. Intentamos apoyar el proceso desde la investigación, pasando por la extracción de citas, hasta la presentación. En principio hemos recreado el flujo de trabajo de la investigación científica. Con el integrativ workplace hemos realizado un concepto con el que se pueden colocar libros en una mesa interactiva y luego sacar contenidos de dicho libro y escribirlos sobre la mesa con un lápiz digital. De esta manera se puede traer el mundo analógico directamente al mundo digital.

Concretamente, ¿cómo puede usarse?
 
Blended Library | © HCI Konstanz via Youtube.com

Por ejemplo, se puede crear un mapa mental y desarrollar una estructura para el ensayo universitario. También se pueden elaborar trabajos colectivos con sistemas de búsqueda colaborativos. Cuatro personas pueden investigar al mismo tiempo: los términos de búsqueda o los temas se reparten, y cada uno busca en su especialidad. La combinación entre mesa interactiva y tableta electrónica es importante para esto: la tableta sirve más para la investigación individual, la mesa es más adecuada para la colaboración. Los resultados individuales de la tableta se presentan sobre la mesa y los demás pueden verlos. Los resultados se graban y de esa manera se pueden modificar y editar después. En esto, un bibliotecario puede apoyar por ejemplo en el desarrollo de estrategias útiles de investigación. La idea es ofrecerles a las bibliotecas una infraestructura que no se encuentra en los ordenadores de sobremesa o portátiles habituales, a través de mesas interactivas como esta, de tabletas electrónicas y programas informáticos. Esto proporciona a la biblioteca una propiedad completamente nueva: el trabajo científico se apoya de una forma que hasta ahora era imposible de conseguir con ordenadores corrientes.

Después de un libro, viene otro

¿También se tienen en cuenta accesos participativos?

En el marco de un trabajo académico de los estudios de Ciencias de la Informática e Información en la Universidad de Konstanz, se desarrolló la maquina automatizada de recomendación bibox. Se puso a prueba en el contexto del proyecto Quellentaucher en la Biblioteca de Colonia, instalándola al lado de las máquinas de devolución de libros. Así, antes de devolver un libro, se puede colocar en el bibox y hacer una crítica de este. Se puede hacer una valoración de una a cinco estrellas, responder preguntas acerca de la evaluación personal del título y escribir un comentario libre. Como agradecimiento por la reseña, se  recomiendan dos, cuatro o seis libros, que guardan semejanzas temáticas con el que se acaba de devolver: “Después de un libro, viene otro”. Incluso por un comentario corto se reciben dos sugerencias como gratificación. El Quellentaucher y la máquina de recomendaciones son medidas con las que se puede “experimentar” actualmente en las bibliotecas públicas. La idea detrás de esto se basa en ofrecer nuevos métodos de acceso integradores, incorporar otros medios, como por ejemplo noticias del día, pero también incluir recomendaciones de los lectores- siguiendo el modelo de la biblioteca participativa.

¿Cómo se perfilan sus proyectos piloto en el futuro?

La Universidad en Konstanz inauguró una nueva biblioteca en otoño de 2015 con nuevos muebles, nuevos montajes, nuevas salas, con el Hybrid Bookshelf – versión comercial del Blended Bookshelf, como forma alternativa para buscar y curiosear-, así como con un laboratorio de medios para usuarios de la biblioteca y docentes. En él se pueden desarrollar nuevas estrategias de accesibilidad para enlazar el mundo digital con el analógico. Estamos intentando marcar el camino para otras bibliotecas. El Quellentaucher por ejemplo se pondrá a prueba en breve en la Biblioteca de Colonia.

Harald Reiterer es profesor de Interacción entre personas y medios informáticos en la especialidad de Informática y Ciencias de la Información en la Universidad de Konstanz desde 1997. Entre el 2011 y el 2014 dirigió el proyecto Blended Library. Ha sido además director entre 2013 y 2015 del proyecto de investigación Quellentaucher, en cooperación con el Ministerio de Cultura de Renania del Norte/Westfalia. Este se ha iniciado en la Biblioteca de Colonia como biblioteca piloto.