El mito de emigrar ¿Necesidad o virtud?

Estación Cuidad Universitaria en Madrid
Estación Cuidad Universitaria en Madrid | © Jonas Freist-Held

Cerca de la mitad de la juventud española está sin trabajo. Muchos de ellos buscan en el extranjero un futuro mejor, aunque no siempre se cumplen sus expectativas. ¿Qué será de esta generación que posee más movilidad y conocimiento de idiomas que ninguna otra antes? Buscamos las pistas del caso.
 

Con cerca de 92.000 estudiantes, la Universidad Complutense de Madrid es la mayor de España y la segunda mayor de Europa. Allí se han formado numerosas personalidades de renombre, tales como Javier Solana, antiguo Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, o Javier Pradera, cofundador de El País, el mayor diario de España.


En sus más de 500 años de historia, la institución ha vivido mejores tiempos en cuanto a las perspectivas de sus estudiantes. Lograr una título universitario significa en este momento el paso directo a la vida profesional solo para muy pocos licenciados. Para muchos de ellos, la licenciatura es el comienzo de un largo y errático camino en busca de su futuro tras la etapa universitaria.
 
Con un 48,8 por ciento, a finales de 2015 España tiene el índice de paro juvenil más elevado de Europa, superando a la misma Grecia (48,3 por ciento). Pese a que la situación económica se ha aliviado algo durante los últimos dos años, el mercado laboral sigue presentando dificultades para los jóvenes. Entre ellos esta Álvaro.

Universidad Complutense Madrid La Universidad Complutense de Madrid es la mayor universidad española. Vista de la Facultad de Medicina.| © Jonas Freist-Held

El extranjero atrae a muchos

El próximo año, Álvaro terminará su doble licenciatura en periodismo y comunicación audiovisual. “Qué vendrá después, es algo que aún no sé”, refiere. Álvaro estudió un año en la Kingston University de Londres y otro en la University of California de Berkeley (EE. UU.). Normalmente, este historial implicaría resplandecientes condiciones para encontrar trabajo. “No creo que en España vaya a haber para mí demasiadas posibilidades, por más que yo desearía quedarme aquí si pudiese”, afirma.
Marchar al extranjero es una opción que se plantean muchos jóvenes en España. Según un estudio del Instituto de Vodafone de Estudios Sociales y sobre la Comunicación, seis de cada diez de ellos consideran seriamente la decisión de buscarse un futuro profesional en el extranjero. Así le sucede a David: tras sus estudios de Derecho, marchó en 2014 a Berlín, donde ahora trabaja en una empresa de comercio electrónico. “En cambio –refiere–, tengo muchos amigos que se quedaron en España y aún siguen buscando trabajo”. Una amiga suya, prosigue, trabaja de abogada a jornada completa ganando 500 euros mensuales. Otra, licenciada en psicología, trabaja en un quiosco colocando estanterías.

La desgraciada situación económica, que no remite, ha hecho que los últimos años no haya dejado de aumentar el número de españolas y españoles que emigran. En 2009, habiendo empezado ya la crisis, vivían en otros países 1,4 millones de españoles. En tan solo cinco años, la cifra en 2013 estaba ya en 1,9 millones. La parte del león la forman los 1,2 millones de emigrantes españoles en Latinoamérica. Pero también hay muchos otros que esperan un futuro mejor en los países europeos vecinos, en particular en cuatro de ellos: Francia, Alemania, Suiza y Gran Bretaña. Desde que empezó la crisis, entre los emigrantes se cuenta cada vez más gente joven.

Jóvenes españolas y españoles en otros países de la UE Fuente: PERE, 2013

El alemán como lengua extranjera, una opción cada vez más popular

La tendencia se deja ver también en el Goethe-Institut de Madrid. Hasta 2010, la entidad registraba al año 4.500 participantes en cursos en los centros de Madrid, San Sebastián y Granada (excluida Barcelona). Pero de repente la cifra se disparó. En 2011 se inscribieron para hacer cursos de alemán 6.600 personas, que en 2012 llegaron a 7.400. “No dejábamos de dar clase en todo el día”, comenta Petra Köppel-Meyer, Directora Adjunta del Goethe-Institut de Madrid, que explica asimismo que la evolución ha sido similar en otros centros de enseñanza del alemán en España.
 
“Pero –subraya– tampoco todas las personas que quieren aprender alemán tienen el objetivo de irse a Alemania”. Para muchas de ellas, aprender un idioma extranjero es una cualificación complementaria importante a la hora de encontrar trabajo en el mercado laboral español. “Y aquí el alemán en particular es una lengua que ha recuperado mucho terreno.” Pues hasta la fecha, explica, el francés había sido siempre el idioma extranjero más importante, pero ahora el alemán está por lo menos en el mismo rango.
 
En conjunto, los idiomas extranjeros están ganando importancia en el país. “Antes, los españoles pensaban que les bastaba con el español al ser una lengua hablada en todo el mundo”. Pero sin lugar a dudas, concluye Köppel-Meyer, se ha producido un cambio de paradigma al respecto.

Periodo de exámenes en el Goethe-Institut de Madrid. Periodo de exámenes en el Goethe-Institut de Madrid. | © Jonas Freist-Held

Volver a España con desilusión

A partir de 2013 comenzaron a retroceder las matriculaciones en cursos. El fenómeno obedece a diferentes razones. En los medios de comunicación españoles se habla mucho de que se está aliviando la situación económica en España. La gente, con ello, concibe nuevas esperanzas. El hecho es que España registra ahora crecimiento económico por segundo año consecutivo. La Comisión Europea pronostica que en 2015 va a duplicarse el crecimiento del año anterior: de 1,4 a 2,8 por ciento. De este modo, España se situaría entre los primeros cinco puestos europeos. Para la situación social de las personas, sin embargo, tales datos no significan absolutamente nada, según refiere Michael Ehrke, que dirige la Fundación Friedrich Ebert en Madrid: “Son estadísticas”.
 
En cuanto a ocupación laboral, la situación también se va aliviando, aunque ciertamente con mucha lentitud: en comparación con el año pasado, se prevé que el paro baje durante este año del 24,5 al 22,4 por ciento. Aunque con ello España seguiría teniendo después de Grecia el paro más elevado de Europa.
 
Otra razón está en la desilusión con la que muchos jóvenes regresan de sus estancias en el extranjero. Según refiere Johannes von Stritzky, que trabaja desde 2014 en el Goethe-Institut, muchos jóvenes no tienen en cuenta lo que es adaptarse a otro país. “Durante un cierto periodo de tiempo se dio una mistificación de lo que es Alemania, y en particular Berlín”, afirma. Mucha gente, prosigue, está regresando ahora con cierta frustración. No todos, en efecto, tienen tanta suerte y perseverancia como Carlos o Silvia. También en Berlín el mercado laboral es un campo muy disputado. Y las regiones rurales, como pueden ser Sajonia o Baden-Württemberg, que demandan mucho personal técnico, no son para muchos españoles la primera elección. “El mito de Alemania se va desinflando poco a poco.”
Emigración de España a Alemania Fuente: Oficina Federal de Estadística alemana, 2015

Es una experiencia que han vivido también muchos de los amigos de Guillermo, que tuvo la suerte de encontrar trabajo en Madrid en una academia de idiomas. “Hay gente con formación en ingeniería que de repente se ven en Alemania trabajando de camareros.” Lo cual, explica Guillermo, no cumple las expectativas con que emigraron muchas personas. Igualmente, David cuenta también de amigos que se han vuelto a España desengañados.
 
“Estas malas experiencias circulan de boca en boca”, explica Köppel-Meyer, que añade que por ese motivo muchos tienen miedo a dar el paso de emigrar. Pero en último término, afirma, tienen también mucho peso las razones económicas. La lenta mejoría no se ha dejado notar en la situación económica de numerosas familias. Un curso de idiomas en el Goethe-Institut cuesta de 400 a 480 euros por semestre. Como en el semestre 2012/2013, Köppel-Meyer, se incrementó también considerablemente la matriculación en las universidades españolas, hacer un curso de idiomas resulta, simplemente, demasiado caro para muchas personas.

El objetivo, un mercado laboral europeo

A fin de ofrecer perspectivas a los sudeuropeos, la UE promueve desde 2013 el programa MobiPro-EU. Puesta en marcha por el Ministerio Federal alemán de Trabajo y Asuntos Sociales, la iniciativa pretende contrarrestar la falta de personal especializado que sufre el mercado laboral alemán. El proyecto ofrece a muchos parados jóvenes del sur de Europa la opción de incorporarse al mercado laboral alemán, procurándoles formación profesional completamente subvencionada y el aprendizaje del idioma en Alemania. Según Köppel-Meyer, el programa goza de gran popularidad en España: el Goethe-Institut acoge al año a unos 400 candidatos que realizan allí cursos con intención de prepararse para su periodo en Alemania.
 
Otra medida con la que la Comisión Europea fomenta también la movilidad profesional en Europa es el portal EURES. En toda Europa hay en estos momentos unos tres millones de puestos de trabajo vacantes. La movilidad entre los estados, sin embargo, se cifró en 2014 en nada más que un 0,3 por ciento. Tan solo el tres por ciento de los ciudadanos de la UE vive en la actualidad en algún otro estado de la UE. Pero, afirma Köppel-Meyer, la cosa se está moviendo: “La crisis ha obligado a muchas personas a moverse.”
 
La emigración laboral en Europa muestra un intenso cambio respecto a las décadas de 1960 y 1970. Muchos inmigrantes españoles por motivo de trabajo que marcharon entonces al extranjero se quedaron allí y allí llevaron después a sus familias. Hoy, la movilidad suele ser de carácter temporal. “La actual generación joven no ve ningún disparate en, digamos, trasladarse de Sevilla a Friburgo para unos cuantos años”, afirma Köppel-Meyer, según la cual las experiencias vividas y, en particular, la comunicación personal con otros europeos aproximan más entre sí a las personas de la UE. En este sentido, el ideal sería un mercado laboral europeo en el que la movilidad se convirtiera en norma: “Ese es el fin para el que tenemos que trabajar.”
 
segunda publicación
original en: sagwas.net