Diez palabras del español Imprescindibles para el idioma alemán

“Studentisches Stammbuchblatt Würzburg” del 18 de julio de 1815, gráfico de la acuarela
Una reunión de estudiantes alemanes en un bar no es lo mismo que una sobremesa española pero se aproxima al concepto | © Derechos caducados, Public Domain, Wikimedia Commons

Tal vez el alemán debería incorporar a su vocabulario un puñado de palabras de la lengua de Cervantes. He aquí una humilde propuesta.
 

El alemán es un idioma mecano. Utilizando distintas palabras y raíces, el hablante puede formar palabras tan precisas e improbables como Waldeinsamkeit: “Ese sentimiento de soledad que te embarga cuando paseas por el bosque”. ¿Quién no ha sentido alguna vez un poco de Waldeinsamkeit, verdad?
No obstante, con toda su panoplia de términos insólitos que el español ya quisiera para sí, los alemanes deberían incorporar a su vocabulario un puñado de palabras de la lengua de Cervantes. He aquí una humilde propuesta en forma de decálogo:

El idioma alemán necesita enriquecer su léxico

MARUJA
 
¿Cómo se diría en alemán?
 
“Eine Frau, die sich ganz ausschließlich ihren häuslichen Aufgaben widmet”.
 
Literalmente (más o menos):
 
“Una mujer que se dedica exclusivamente a las tareas de casa”.
 
¿Por qué es necesaria?
 
Por más que la entrañable maruja sea un personaje típico español, los hogares de todo el mundo no podrían funcionar sin esa mamma abnegada y laboriosa, refugio de penas y sostén de la unidad familiar. Puede que la maruja teutona no haga croquetas pero se camela un chucrut de chupa pan y moja.
 
OJIPLÁTICO
 
¿Cómo se diría en alemán?
 
“Augen, vor Staunen so groß wie Teller”.
 
Literalmente (más o menos):
 
Ojos grandes como platos debido al asombro.
 
¿Por qué es necesaria?
 
Porque vivimos tiempos de asombro y estupefacción, y todo el mundo -no sólo los españoles- deberían poder ponerse ojipláticos ante las cosas raras que vemos cada día.

Maruja, chapuza, recochineo y otras palabras que el alemán necesita urgentemente

RECOCHINEO
 
¿Cómo se diría en alemán?
 
“Sich lustig machen über eine Aktion, ein Ereignis, das als solches bereist ziemlich unangenehm ist”.
 
Literalmente (más o menos):
 
“Burlarse de un acontecimiento que ya es de por sí desdichado”.
 
¿Por qué es necesaria?
 
Recochineo es una de esas palabras por las que vale la pena hablar español. Significa literalmente “dos veces cerdo” (¿?) aunque su significado real es burlarse o mofarse de alguien. Dado que los alemanes son tan aficionados como los españoles a engullir cochinos (y algo menos a reírse del prójimo) consideramos que recochineo es un must para el diccionario alemán.
 
BOTELLÓN
 
¿Cómo se diría en alemán?
 
“Eine Ansammlung meist junger Leute, die auf öffentlichen Plätzen zusammen Alkohol trinken und Spaß haben”.
 
Literalmente (más o menos):
 
“Aglomeración de personas que beben y se divierten en lugares públicos”.
 
¿Por qué es necesaria?
 
Puede que la palabra botellón (consumo multitudinario de bebidas espirituosas en la calle) no sea imprescindible en Afganistán, pero sí ha de serlo en Alemania, donde la afición a beber -y cantar en la vía pública- está casi tan arraigada como en España. ¿O acaso el Oktoberfest no es un enorme botellón (o más bien “jarrón”)?
 
AGUJETAS (kleine Nadeln)
 
¿Cómo se diría en alemán?
 
“Muskelkater.”
 
Literalmente (más o menos):
 
“Resaca de músculos”.
 
¿Por qué es necesaria?
 
Las agujetas son al deporte lo que la resaca es a la borrachera: el recordatorio necesario de que nada sale gratis en esta vida. Agujetas no sólo define a la perfección la sensación del músculo extenuado sino que su propia sonoridad remite a ese leve dolor.
 
DESVELADO
 
¿Cómo se diría en alemán?
 
“Unfähig zu schlafen, weil du von jemandem oder etwas wach gehalten wirst”.
 
Literalmente (más o menos):
 
Incapaz de dormir porque alguien o algo te mantiene despierto.
 
¿Por qué es necesaria?
 
Si el hispanohablante está despierto cuando debería estar durmiendo, dice que está desvelado, una preciosa palabra que transforma el sueño en un velo que nos impide ver la realidad con nitidez. Otro bello término emparentado es el estado de duermevela, ese mágico territorio entre el sueño y la vigilia.
 
FRIOLERO
 
¿Cómo se diría en alemán?
 
“Jemand der sehr empfindlich auf Kälte reagiert”.
 
Literalmente (más o menos):
 
“Alguien que reacciona excesivamente al frío”.
 
¿Por qué creemos que es necesaria?
 
Otra maravillosa aportación del castellano al léxico universal (más o menos): el friolero tiene el termostato averiado y sale con una bufandita en pleno mes de julio. Dicho lo cual, el friolero alemán tiene coartada, mientras su homólogo español suele ser un flojo. O de Teruel, que en ese caso...

¿Cómo se dice “sobremesa” en alemán? Una pista: no se dice

SOBREMESA
 
¿Cómo se diría en alemán?
 
“Gemütliches Gespräch am Tisch nach dem Essen”.
 
Literalmente (más o menos):
 
Echar la tarde charlando después de comer.
 
¿Por es necesaria?
 
No sólo creemos que la palabra es necesaria para el alemán sino, sobre todo, la costumbre propiamente dicha. De la dieta mediterránea se suelen destacar las legumbres o el aceite de oliva, pero el hábito esencial es la sobremesa, que para muchos españoles y latinos es tan importante como la comida.
 
CHAPUZA
 
¿Cómo se diría en alemán?
 
“Nicht professionell, schlampig ausgeführte Arbeit.”
 
Literalmente (más o menos):
 
Un trabajo hecho poco profesionalmente.
 
¿Por qué es necesaria?
 
Aunque el alemán tiene algunas palabras que remiten al significado de chapuza (Pfusch, Schlamperei o Stümperei) ninguno llega a aprehender la admiración mal disimulada que suscita una chapuza como Dios manda.
 
ESTAR DE MALA LECHE
 
¿Cómo se diría en alemán?
 
“In schlechter Stimmung sein, eine Art Lebensekel empfinden”.
 
Literalmente (más o menos):
 
Estar de mal humor, andar cabreado por la vida.
 
¿Por qué creemos que es necesaria?
 
El paradigma del español cabreado es Alfredo Landa, protagonista, entre otras de la inolvidable Vente a Alemania, Pepe. El español cuando se cabrea se le pone mala leche, es decir, se le agría el carácter, se le enerva el talante y se le amargan los humores del cuerpo. Por eso y por mucho más, los alemanes también deberían schlecht drauf sein.
 
 
¡Por favor, escribidnos qué palabras españolas consideráis que faltan en alemán!