Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Kit de supervivencia universitaria
“Mi jornada es bastante caótica”

Dogukan
Dogukan | Fotografía (fragmento): Unsplash © Hitoshi Suzuki / Svetlana Kerestely

Dogucan, 21 años de edad, estudia su tercer semestre de Electrotecnología en la Universidad Técnica de Múnich. Dentro de nuestro “Kit de supervivencia universitaria”, nos revela qué haría de otra manera si volviese a empezar sus estudios.

¿Cuál es el lugar común más extendido sobre tu carrera, y qué hay de verdad en ello?

Al empezar la carrera, tuvimos que hacer un examen, cuya misión es comprobar nuestra aptitud como estudiantes: se llama Examen de Fundamentos y Orientación (siglas en alemán: GOP). Según los estudiantes de otras facultades, es un examen imposible de aprobar. Y, realmente, es muy duro. En un semestre aprendí más que en el resto de mi vida.
 
¿Cómo es tu jornada normal?

No soy una persona bien organizada; mi jornada es bastante caótica. A veces estoy levantado antes de las nueve de la mañana, a veces duermo hasta después del mediodía. No voy a la universidad todos los días: no tenemos obligación de asistencia. La materia que me he perdido la suelo recuperar en casa o estudiando en la biblioteca. Esto también tiene desventajas: no conozco en persona a todos mis profesores.
 
¿De qué habrías podido prescindir?
 
Vivo en una residencia privada en Garching. Allí tengo una habitación para mí con baño y una pequeña cocina. En la misma planta tenemos además una cocina común. Estamos muy cómodos allí: todo es nuevo y está limpio. Pero el alquiler es muy caro. Pensándolo ahora, creo que también me adaptaría a vivir en condiciones más modestas en una residencia pública.
 
¿Cuál es el día en la universidad que nunca olvidarás?
 
En la primerísima semana me sorprendió la “fiesta de bienvenida”. En Turquía, de donde vengo, sería imposible imaginarme una velada así, para que profesores y estudiantes se puedan conocer en un ambiente informal.

En Turquía, de donde vengo, sería imposible imaginarme una velada así

Lo normal en Turquía es que haya más distancia entre personas mayores y jóvenes, y entre personas con distinto estatus social.
 
Si pudieras empezar otra vez a estudiar la carrera: ¿qué harías de otro modo?

Intentaría estudiar más sistemáticamente. Si fuera capaz de organizarme mejor, me habría ahorrado el gasto de muchas neuronas y también de tiempo, además de que habría conseguido mejores calificaciones. Este semestre me puse a estudiar demasiado tarde, y por eso no he tenido tiempo suficiente para trabajar bien todos los temas.
 
¿Qué te ha desesperado repetidamente?

En un principio quise estudiar física o matemáticas, porque me gusta muchísimo la teoría. Me divierte entender de dónde se deduce esta fórmula o aquella otra. La electrotecnología está mucho más orientada a la práctica, por lo que la materia teórica la estudiamos con menos detenimiento. Cuando vi que en nuestros libros de texto hay teoremas sin demostrar, me sentí muy decepcionado. Ahora lo acepto tal como es.
 
¿Cuál fue tu salvación más frecuente?
 
Las denominadas “Fachschaften” –organizaciones de estudiantes autogestionadas– venden exámenes finales de años anteriores. Eso me ha sido muy útil. Además, los tutores ofrecen mucha ayuda. Son estudiantes de semestres más avanzados que repasan con nosotros la materia. Lo hacen como un trabajo extra y ganan así algo de dinero.
 
¿Qué has llegado a comer el último día del mes, cuándo llegaba el momento de hacer economías?

Si estoy muy concentrado en algo, se me olvida comer. Pero economías no he tenido que hacer, por suerte: mis padres me hacen todos los meses una transferencia para mis gastos, así que puedo financiarme los estudios y la vida.
 
¿Qué pregunta vuelven siempre a hacerte en las vacaciones con la familia?
 
La pregunta más frecuente es: “¿Qué tal avanzan los estudios?” Casi siempre respondo: “No avanzan nada”. Pero tampoco es para tanto, solo es una exageración para divertirme.
 
En los ratos en que no estás en la universidad, ¿dónde se te puede encontrar?
 
Lo que prefiero es estar en casa. Es mi carácter; no me gusta salir.
 
¿Cuál ha sido el precio más alto que has pagado por una calificación buena?
 
En épocas de exámenes duermo muy poco. Pero tengo que tener cuidado: si estoy demasiado cansado, cometo errores por falta de concentración.
 
La universidad significa también: aprender para la vida. ¿Qué te llevas de tu especialidad que te acompañará en tu camino?

Me gustan las matemáticas y la física. Estudiando esta carrera me he dado cuenta de que eso sería lo más acertado para mí. Me gustaría hacer mi máster en alguna de esas dos disciplinas.  
 

“Kit de supervivencia universitaria”

¿Qué universidades en Alemania están bien para estudiar? ¿Cómo se puede llevar una buena vida siendo estudiante? Y ¿cómo sobrevivir a la primera fiesta de organizaciones estudiantiles y a las preguntas en las vacaciones con la familia?

Estudiantes de distintas ramas nos cuentan sus experiencias en universidades alemanas, su día a día... y cosas que a veces les sumen en la desesperación. 

Top