Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Kit de sobrevivencia para la universidad
“Estudio y tengo dos hijos, soy un caso especial”

Kit de sobrevivencia para la universidad Jule
Foto (fragmento): Unsplash © Hitoshi Suzuki / Particular

Jule, 28 años, estudia la maestría en filosofía práctica en economía y medio ambiente en la Universidad  Christian Albrecht, en Kiel. En nuestro “Kit de sobrevivencia para la universidad” nos cuenta cómo es estudiar y criar a dos hijas al mismo tiempo.

Cuál es el cliché más grande sobre tus estudios, y qué es verdad:

Se suele decir que filósofos y filósofas viven en su torre de marfil. Eso a veces resulta atinado, sobre todo en la filosofía teórica. Sin embargo, mis estudios se dedican explícitamente a la filosofía práctica. Analizamos temas muy concretos, por ejemplo, la justicia climática.
 
¿Cuál es tu rutina diaria?
 
Durante el semestre, me levanto temprano y llevo a mi hija con la nana, antes de ir a la universidad. Ahí asisto a las clases y me preparo en la biblioteca para los seminarios. En la tarde, recojo a mi hija. No es sino hasta que se duerme, en la noche, que a veces puedo leer algo más.
 
Durante las vacaciones del semestre, toda la familia se levanta al mismo tiempo. Entretanto tuvimos otra hija. A la mayor la llevamos al kínder, y aprovechamos el tiempo cuando la más pequeña está dormida para poder trabajar.
Lo mismo en las noches, cuando las dos niñas ya están en la cama. Por el momento, estoy trabajando en mi tesis de maestría. Una vez por semana tengo que asistir presencialmente a mi trabajo como asistente académica, y entonces resuelvo lo que tenga que hacer en la oficina.

¿Qué preferirías no hacer?
 
Estudio y tengo dos hijas, soy un caso especial. Eso al principio me ponía muy nerviosa. ¿Podré con todo? ¿Cómo van a reaccionar quienes estudian conmigo y mis profesores y profesoras?

Eso al principio me ponía muy nerviosa. ¿Podré con todo?

Además, la materia era nueva para mí. Hoy, lo vería todo de forma más relajada.
 
¿Qué día en la universidad no olvidarás nunca?
 
Cuando empecé a estudiar, sentía un gran respeto por las y los estudiantes que asistían a las y los profesores antes de los seminarios, a quienes les hablaban de tú. Después, llegó el día en el que ayudé a mi profesor como asistente académica a instalar el proyector frente a un aula universitaria llena. Se sintió perfectamente natural. Sólo al salir me di cuenta de que, de repente, era yo una de aquellas personas que tanto me habían impresionado antes.
 
Si pudieras volver a empezar a estudiar, ¿qué harías diferente?
 
Me aproximaría a las cosas con más seguridad en mí misma, confiaría más en mis capacidades. ¡Y leería más literatura secundaria!

¿Qué te llevaba frecuentemente a la desesperación?
 
Cuento siempre con un tiempo limitado, y tengo que hacer muchos malabares. Eso ocasiona que las interrupciones en mi flujo de trabajo sean muy frecuentes. Al principio, por ejemplo, tenía que regresar a la casa para amamantar a mi hija, o para recogerla de donde la nana. Estas cosas son prioritarias y no pueden esperar.
 
¿Cuál solía ser tu salvación?
 
El papá de mis hijas, quien siempre me respaldó en las fases críticas y me apoyó en todo lo que se podía. Y, por supuesto, mis hijas, quienes siempre me ponen en claro que nada es realmente grave mientras que ellas estén bien.
 
¿Qué comiste el último día del mes, cuándo tuviste que ahorrar?
 
Siempre hemos ahorrado. Vivimos de manera muy consciente y tratamos de ahorrar recursos y, por ejemplo, de comprar todo de segunda mano. Al ser una familia pequeña, no necesitamos mucho y tenemos costos relativamente bajos. También tenemos mucha suerte con nuestro departamento. Es barato y, de todos modos, muy confortable.
 
¿Qué pregunta te hacen siempre en las fiestas familiares?

“¿Cuándo vas a terminar por fin?”
 
Cuando no estás en la universidad, ¿dónde se te puede encontrar?
 
Casi siempre, en casa. Siempre hay mucho que hacer, sea recoger juguetes, remendar agujeros en los pantalones o reparar bicicletas. Pero también salgo mucho con mis hijas a excursiones y a visitar amigos.
 
¿Cuál fue el precio más alto por una buena calificación?

Claramente, el gran nerviosismo en las presentaciones de los seminarios. Y eso, a pesar de que en realidad me gusta mucho hacerlo.

La universidad también significa aprendizaje para la vida. ¿Qué te han dado tus estudios para seguir adelante?

Plantear la respuesta correcta a veces es mucho más importante que encontrar las respuestas correctas.
 

“Kit de sobrevivencia para la universidad”

¿Dónde se puede estudiar bien en Alemania? ¿Cómo se puede vivir bien como estudiante? ¿Y cómo se sobrevive a la primera fiesta de la junta de estudiantes y a las preguntas en las fiestas familiares?

Estudiantes de diferentes materias nos cuentan acerca de sus experiencias en las universidades alemanas, de su cotidianidad y de lo que, a veces, les lleva a la desesperación.

Top