Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Cambio climático
¿Compensar la emisión de CO2 y adiós problema?

Reforestar para compensar los viajes de avión: ¿qué provecho se saca a los proyectos de compensación de CO2?
Reforestar para compensar los viajes de avión: ¿qué provecho se saca a los proyectos de compensación de CO2? | Foto (detalle): © Adobe

Las propuestas de compensación de CO2 aseguran subsanar las emisiones ocasionadas por cada uno de nosotros –por ejemplo, al viajar en avión– cada vez que apoyan de forma retributiva un proyecto climático. ¿Será cierto o se trata de una manera de tranquilizar nuestra mala conciencia?

De Johannes Zeller

Quizá gracias a los jóvenes estudiantes que se suman todos los viernes a la huelga que abandera el lema Fridays for Future, hoy en día casi todo el mundo se plantea qué podría hacer a nivel personal en contra del cambio climático. Las protestas medioambientales no solo exhortan a los gobiernos para que actúen, cuando se trata de proteger el clima, esa cuestión es de todos y de cada individuo. Nuestra forma de vida actual –viajar en avión se ha puesto de moda, por ejemplo– no es más que una carga para el medio ambiente. Qué hacer entonces, ¿renunciar a ellos por completo?

Algunas empresas ofrecen una alternativa, la compensación de CO2, una especie de indemnización para gente responsable que quiere subirse a un avión sin mala conciencia. Se basa en un principio sencillo: se calcula la emisión causada por el viaje aéreo y se destina una suma correspondiente a proyectos climáticos que fomenten la reducción de CO2. Con dichas donaciones luego se plantan árboles o se construyen parques eólicos, por ejemplo. Por así decirlo, la idea que prima es la reparación del daño ambiental ocasionado.

Compensación del CO2 por los viajes

Según las sumas anuales, el proveedor más grande de compensación de CO2 en Alemania es la organización no gubernamental (ONG) atmosfair. Tanto los particulares como las empresas pueden calcular en su página web cuánto CO2 emitirá durante su futuro vuelo o crucero y donar un importe equivalente. Por ejemplo, según atmosfair, como un viaje en avión de Berlín a Nueva York produce más de 1,2 toneladas de CO2 por cada pasajero de clase económica, propone una compensación económica de 30 euros. El cálculo se realiza en su página web, donde también se elige el proyecto ecológico que se quiera financiar.

Así fue como en 2017, entre otros proyectos,  casi seis millones de euros fueron destinados a crear centrales hidráulicas de Honduras, hornos eficientes en la India o plantas potabilizadoras en Egipto.

Según los datos de atmosfair, actualmente en Alemania se compensa menos de un uno por ciento de todos los viajes en avión. Pero como la compensación de CO2 está de moda y cada vez son más empresas que se hacen cargo del problema, la compensación de viajes según atmosfair ha ascendido un cincuenta por ciento de 2017 a 2018. Los demás proveedores también informan de la  creciente demanda.

  • <b>Un árbol un regalo</b><br>En la página web de Primaklima, los usuarios pueden calcular el daño de su huella ecológica y subsanarla, donando una suma recomendada a proyectos de protección del medio ambiente. Además, Primaklima ofrece la posibilidad de regalar árboles a otras personas, de forma que, por cinco euros, puede plantarse un nuevo árbol en Sajonia y, por tres euros, en Nicaragua. La persona obsequiada recibe un certificado del lugar y el número de árboles que crecen en su nombre y transforman el CO2 en oxígeno. Foto: Screenshot primaklima.org
    Un árbol un regalo
    En la página web de Primaklima, los usuarios pueden calcular el daño de su huella ecológica y subsanarla, donando una suma recomendada a proyectos de protección del medio ambiente. Además, Primaklima ofrece la posibilidad de regalar árboles a otras personas, de forma que, por cinco euros, puede plantarse un nuevo árbol en Sajonia y, por tres euros, en Nicaragua. La persona obsequiada recibe un certificado del lugar y el número de árboles que crecen en su nombre y transforman el CO2 en oxígeno.
  • <b>El motor de búsqueda que planta árboles</b><br>Ecosia es un motor de búsqueda que encuentra CO2 positivo. La empresa, originaria de Berlín, destina las ganancias publicitarias y de los programas de afiliados para plantar árboles. Según sus datos, por cada cuarenta y cinco solicitudes de búsqueda se planta un nuevo árbol como promedio. Gracias a esto, desde 2009 se han plantado casi sesenta millones de árboles, reforestando principalmente América Central y del Sur, África, y el sudeste asiático. Ecosia trabaja junto al buscador Bing. Foto: Screenshot ecosia.org
    El motor de búsqueda que planta árboles
    Ecosia es un motor de búsqueda que encuentra CO2 positivo. La empresa, originaria de Berlín, destina las ganancias publicitarias y de los programas de afiliados para plantar árboles. Según sus datos, por cada cuarenta y cinco solicitudes de búsqueda se planta un nuevo árbol como promedio. Gracias a esto, desde 2009 se han plantado casi sesenta millones de árboles, reforestando principalmente América Central y del Sur, África, y el sudeste asiático. Ecosia trabaja junto al buscador Bing.
  • <b>Volar con la conciencia limpia</b><br>El objetivo de la ONG atmosfair consiste en compensar el daño ecológico que ocasionan los viajes. Tanto particulares como empresas pueden calcular en su página web la emisión de CO2 causada por su viaje y subsanarla, donando una suma recomendada a proyectos de protección medioambiental. Según la empresa, en 2017, mediante este sistema, se destinaron a la protección medioambiental unos 7 millones de euros. Foto: Screenshot atmosfair.de
    Volar con la conciencia limpia
    El objetivo de la ONG atmosfair consiste en compensar el daño ecológico que ocasionan los viajes. Tanto particulares como empresas pueden calcular en su página web la emisión de CO2 causada por su viaje y subsanarla, donando una suma recomendada a proyectos de protección medioambiental. Según la empresa, en 2017, mediante este sistema, se destinaron a la protección medioambiental unos 7 millones de euros.
  • <b>Compensación de CO2 también en el tráfico vial</b><br>Por supuesto, no sólo los aviones dañan el medioambiente, también los otros medios de transporte. Por eso, la empresa emergente ReGreen de Viena ofrece una compensación de CO2 a los conductores de automóviles y motos. En su página web se puede calcular la emisión correspondiente según el tipo de vehículo y los kilómetros anuales recorridos. Un coche de gasolina económico, que recorre anualmente diez mil kilómetros, produce, según Re Green, una emisión de 1,95 toneladas de CO2. Un motor diesel potente, 3,10 toneladas. La empresa asegura haber compensado hasta el momento más de dieciocho millones de kilómetros recorridos. Foto: Screenshot regreen.at
    Compensación de CO2 también en el tráfico vial
    Por supuesto, no sólo los aviones dañan el medioambiente, también los otros medios de transporte. Por eso, la empresa emergente ReGreen de Viena ofrece una compensación de CO2 a los conductores de automóviles y motos. En su página web se puede calcular la emisión correspondiente según el tipo de vehículo y los kilómetros anuales recorridos. Un coche de gasolina económico, que recorre anualmente diez mil kilómetros, produce, según Re Green, una emisión de 1,95 toneladas de CO2. Un motor diesel potente, 3,10 toneladas. La empresa asegura haber compensado hasta el momento más de dieciocho millones de kilómetros recorridos.
  • <b>¿Conoce el rastro de su huella ecológica?</b><br>Con el contador de CO2 desarrollado por la Oficina Federal del Medio Ambiente y la iniciativa KlimaAktiv, cualquiera puede calcular su balance personal de emisión de CO₂. Sobre la base de los resultados obtenidos, se esboza un escenario simulado de CO₂. En el cálculo también se tienen en cuenta los buenos propósitos para el futuro, por ejemplo, bajar un grado la temperatura de la calefacción. Al final, el contador muestra los efectos del plano climático personal para los próximos treinta años. De este modo puede saberse cuánto se aparta la manera de vida personal del objetivo ambiental que se propuso Alemania, reducir en un 95% los gases de efecto invernadero hasta el año 2050. Foto: Screenshot uba.CO2-rechner.de
    ¿Conoce el rastro de su huella ecológica?
    Con el contador de CO2 desarrollado por la Oficina Federal del Medio Ambiente y la iniciativa KlimaAktiv, cualquiera puede calcular su balance personal de emisión de CO2. Sobre la base de los resultados obtenidos, se esboza un escenario simulado de CO2. En el cálculo también se tienen en cuenta los buenos propósitos para el futuro, por ejemplo, bajar un grado la temperatura de la calefacción. Al final, el contador muestra los efectos del plano climático personal para los próximos treinta años. De este modo puede saberse cuánto se aparta la manera de vida personal del objetivo ambiental que se propuso Alemania, reducir en un 95% los gases de efecto invernadero hasta el año 2050.
  • <b>La compensación de CO2, una misión cristiana</b><br>Klima-Kollekte es el fondo de compensación de CO2 de las iglesias cristianas. Desde 2012 ofrece a empresas y particulares la posibilidad de compensar las emisiones de las que sean responsables, haciendo donativos a proyectos de protección ambiental en países en desarrollo. En los cinco años que han pasado desde su fundación, ya se han compensado 56.750 toneladas de CO2. Se trata de una propuesta abierta también a personas que no pertenecen a ninguna iglesia cristiana. Foto: Screenshot klima-kollekte.de
    La compensación de CO2, una misión cristiana
    Klima-Kollekte es el fondo de compensación de CO2 de las iglesias cristianas. Desde 2012 ofrece a empresas y particulares la posibilidad de compensar las emisiones de las que sean responsables, haciendo donativos a proyectos de protección ambiental en países en desarrollo. En los cinco años que han pasado desde su fundación, ya se han compensado 56.750 toneladas de CO2. Se trata de una propuesta abierta también a personas que no pertenecen a ninguna iglesia cristiana.

Reforestación a cambio de búsquedas en la web

También en el campo digital –específicamente, la búsqueda en Internet– se encuentran proveedores de compensación de CO2. Pues no sólo los dispositivos electrónicos como los teléfonos inteligentes, netbooks y tablets consumen energía de forma que dañan el clima, sino también los servidores, las redes y los routers que los respaldan. Con su proyecto CO2GLE, la artista Joana Moll visibiliza desde 2015 la emisión de CO2 de las búsquedas de Google. Según sus cálculos, por cada formulario de búsqueda se liberan en la atmósfera aproximadamente diez gramos de CO2.

La empresa Ecosia de Berlín ha desarrollado un buscador con aspiraciones ecológicas. Las ganancias se se invierten en plantar árboles allí donde los creadores consideran que se necesitan con mayor urgencia, es decir, sobre todo en las zonas ecuatoriales, el hogar de las selvas tropicales. En seis años se han plantado casi sesenta millones de árboles. Según datos de la empresa, aproximadamente cada cuarenta y cinco búsquedas se añade un nuevo árbol.

Por supuesto, un árbol recién plantado no absorbe de inmediato grandes cantidades de CO2, pero la cantidad aumenta a medida que crece. A lo largo de ochenta años, un árbol absorbe unos 12, 5 kilos de CO2, según  Daniel Klein del Wald-Zentrum de la Universidad de Münster. En cualquier caso, según los cálculos de Joana Moll, cuarenta y cinco búsquedas generan menos de medio kilo de CO2, lo que convierte a Ecosia en un proyecto no solo neutralizador de CO2, sino que además resulta positivo.

La compensación crea consciencia

Con una participación en el mercado inferior al 1 por ciento (según el Neue Züricher Zeitung se trata de un 0,22 por ciento), Ecosia aún está lejos de reemplazar a Google como líder. La compensación de CO2 de los vuelos tampoco es un fenómeno masivo. La postura crítica afirma que mejor sería que la humanidad se enfocara en reducir sus emisiones de CO2 en lugar de compensarlas.

Y en esto también están de acuerdo quien ofrece una compensación de CO2: “Compensar es la tercera opción, después de eliminar y reducir”, asevera el director de atmosfair, Dietrich Brockhagen, a la Deutsche Welle. En cualquier caso, los proyectos de compensación y reforestación aumentan la  conciencia de nuestra huella ecológica, y los efectos concretos de la compensación de CO2 no son nada desdeñables. Si el número de personas que hace búsquedas en Ecosia fuera igual al de quienes utilizan Google, esos nuevos árboles podrían absorber el quince por ciento de los gases del efecto invernadero que causa el hombre; según los calculos de dicha empresa, claro.

Top