Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Kit de sobrevivencia para la formación profesional
“Cuando vives una cosa así, cambia por completo tu modo de pensar.”

Kit de sobrevivencia para la formación profesional Dunja
Dunja, 24 años, cursa una formación para ser educadora en el estado federado de Sarre. | Foto (fragmento): Unsplash © Hitoshi Suzuki / Privat

Dunja, 24 años, después de haber hecho un Año Social Voluntario, cursa una formación para ser educadora en el estado federado de Sarre. En nuestro “Kit de sobrevivencia para la formación profesional”, nos cuenta cómo se convirtió en la persona de referencia para familias de refugiados.

¿Cuál es el cliché más grande sobre tu formación profesional, y qué es verdad?:
 
Cuando cuento que trabajo como educadora, muchos piensan: “ajá, manualidades”. Por desgracia esta profesión no es muy valorada en la sociedad de hoy, a pesar de que implica tanta responsabilidad. Claro que a veces sí hace uno manualidades con los niños, pero eso es una mínima parte de lo que un educador o educadora hace.
 
¿Cuál es tu rutina diaria?
 
O voy al trabajo –hasta las 18 horas– o a la escuela de formación profesional. En la primera etapa de mi formación tengo que ir durante un año completo a la escuela y después hacer una práctica de ocho semanas, que es lo que estoy haciendo ahora. Como tengo un hermano de 6 años, paso gran parte de mi tiempo libre con él.
 
¿Qué consideras indispensable para tu formación profesional?
 
El trabajo con la gente. Mi padre dirige una compañía de automóviles y hace mucho tiempo que ayudo en la oficina. Así me di cuenta muy pronto de que prefiero trabajar con gente que estar todo el día sentada en una oficina.
 
¿Qué día en tu trabajo no olvidarás nunca?
 
Antes de esta formación profesional, hice un Año Social Voluntario en una guardería, en la que a partir de 2016 asesoraba a un grupo de refugiados. Ahí viví muchos momentos inolvidables y muy emocionales. Como yo era la única que hablaba árabe en la guardería, era la única persona de referencia para muchas personas que solicitaban asilo. Me tocó presenciar una serie de deportaciones. Y fue sobre todo en esas situaciones que las personas recurrían a mí. Cuando vives una cosa así, cambia por completo tu modo de pensar. Aprendes a valorar más muchas cosa y te da mucho gusto cuando puedes ayudar.

Aprendes a valorar más muchas cosa y te da mucho gusto cuando puedes ayudar.

Si pudieras volver a empezar a estudiar, ¿qué harías diferente?
 
Nada.
 
¿Cuáles son los mayores desafíos?
 
Como el trabajo conlleva una fuerte carga emocional, me cuesta no llorar frente a los niños y sus padres.
 
¿Qué haces para cuidarte?
 
Me gusta hacer deporte para bajar el estrés, o comprar en línea.
 
Cuando no estás en la universidad, ¿dónde se te puede encontrar?
 
Me gusta visitar a amigos, o ir al gimnasio.
 
¿Qué te ha dado tu formación profesional para seguir adelante?
 
La formación me ha enseñado hasta ahora que cada persona es especial a su manera. Además, que siempre hay que ayudar cuando se necesita. Todos nos encontramos alguna vez en ese punto, y no debería ser importante de dónde viene uno o qué religión profesa.
 

Kit de sobrevivencia para la formación profesional

¿Qué profesiones se pueden estudiar cursando una formación profesional en Alemania? ¿Cómo se puede vivir bien mientras se cursa una formación profesional? ¿Y cómo encontrar un balance entre la vida y la profesión?

Aprendices de diferentes profesiones nos cuentan acerca de sus experiencias en las empresas e instituciones alemanas, de su cotidianidad y de lo que, a veces, les lleva a la desesperación.  

Top