Acceso rápido:

Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Los podcasts
Con toda acritud

A diferencia de la mayoría de formatos mediáticos, los podcasts son un mundo muy diverso.
A diferencia de la mayoría de formatos mediáticos, los podcasts son un mundo muy diverso. | Foto (detalle): © picture alliance/Zoonar/Lev Dolgachov

Que Alemania es un país abigarrado y diverso es un hecho que no se refleja plenamente en sus grandes medios de comunicación. Otra cosa ocurre en el ámbito de los podcasts, donde se oye a minorías manifestándose sobre sus motivaciones.
 

De Stefan Fischer

La sociedad alemana es más diversa que nunca antes en su historia. Pero, aunque en el país vivan personas con perfiles étnicos y culturales de lo más diferente, a las minorías les está costando conseguir expresarse en los medios de comunicación. Hay redacciones de prensa, radio y televisión que conservan una composición notablemente menos diversa que la de la sociedad. La situación mejora sensiblemente en el caso de los podcasts. En este campo encontramos ya toda una serie de emisiones muy populares, hechas por personas que tienen historial migratorio o pueden encuadrarse en alguna minoría por otras razones. Muchas de ellas tratan en sus podcasts el tema de la diversidad.

Temas de entrevista sacados del bombo

Oliver Polak ist nicht nur Podcastler, sondern auch Autor und Comedian. Oliver Polak ist nicht nur Podcastler, sondern auch Autor und Comedian. | Foto (Detail): © picture alliance/SvenSimon/Elmar Kremser Con singular elegancia consigue hacerlo Oliver Polak en su podcast Besser als Krieg (“Mejor que la guerra”), que realiza para la radiodifusión pública de Berlín-Brandeburgo. Polak es hijo de un judío que sobrevivió a la deportación al gueto de Riga y al campo de concentración de Burggraben (Danzig). En cada episodio trae a dos invitados no pertenecientes a la mayoría social, y habla con ellos sobre cuatro temas distintos, determinados previamente para la ocasión por sorteo: a veces conversan sobre humor, a veces sobre racismo, a veces sobre el país de origen... Como puede apreciarse, no se trata exclusivamente de temas que afecten ante todo a minorías –tales como la discriminación, la identidad o la igualdad de oportunidades–, sino de asuntos importantes para todo el mundo. Besser als Krieg abre así una perspectiva diversa a cuestiones no necesariamente relacionadas con la diversidad.

Las primerísimas invitadas de Besser als Krieg fueron Anna Dushime y Alice Hasters. Ambas realizan podcasts propios en los que debaten sobre sucesos de actualidad desde su respectivo punto de vista. Anna Dushime, afroalemana, colabora con Yelda Türkmen y Ari Christmann en Hart unfair, donde suelen criticar el racismo y el sexismo de la sociedad alemana. El nombre del podcast recuerda el de un popular programa de entrevistas de la televisión alemana. En una entrevista con el Tageszeitung (taz), Dushime aclaraba que el podcast no significa ninguna crítica directa al formato televisivo Hart aber fair (“Duro, pero limpio”). Según explicaba, lo que el trío pretende es adoptar una perspectiva contraria a la de los programas televisivos, en los que siempre tienen la palabra las mismas personas de raza blanca. El nombre Hart unfair (“Duro, pero sucio”) hacía referencia, por una parte, a las críticas insultantes que reciben regularmente las tres mujeres. Por otra parte, tampoco ellas mismas se arredran a la hora de atacar con acritud a quienes se manifiestan en contra de la integración y de la diversidad.

Por su parte, Alice Hasters produce desde 2016 el podcast Feuer und Brot (“Fuego y pan”) junto con la locutora Maximiliane Häcke. Hasters, periodista, publicó en 2020 el superventas Lo que las personas blancas no quieren oír sobre racismo aunque deberían saberlo. En el podcast, ambas mujeres conversan sobre temas socialmente relevantes y aspectos de la cultura pop y, también, personales. Pero incluso cuando hablan solo de diversión o de cuestiones privadas suelen estar ahí presentes el feminismo, el problema de la apropiación cultural, las masculinidades tóxicas o la identidad afroalemana de Hasters. Alice Hasters (links) produziert gemeinsam mit Maximiliane Häcke (rechts) seit 2006 den Podcast „Feuer und Brot“, in dem auch immer wieder ihre afrodeutsche Identität thematisiert wird. Alice Hasters (links) produziert gemeinsam mit Maximiliane Häcke (rechts) seit 2006 den Podcast „Feuer und Brot“, in dem auch immer wieder ihre afrodeutsche Identität thematisiert wird. | Foto (Detail): © picture alliance/Geisler-Fotopress/Jens Krick und © picture alliance/BREUEL-BILD

Las cuestiones sobre diversidad afectan a todo el mundo

El podcast de entrevistas Kompressor pone de manifiesto que en los debates sobre el racismo, el sexismo y la falta de igualdad de derechos y pluralidad no solo intervienen las personas inmediatamente afectadas por dichos problemas. Kompressor sale al aire en la emisora de radio pública Deutschlandfunk Kultur, y tanto las personas que lo presentan como sus interlocutores suelen pertenecer a la mayoría social. Sin embargo, las entrevistas, que duran de seis a diez minutos, tratan con frecuencia cuestiones culturales que incluyen también asuntos relacionados con la diversidad: racismo en libros infantiles, canciones pop políticas o quién tiene o no autorización para traducir los textos de una poetisa negra.

Un formato singular es el elegido por la escritora y periodista Sibel Schick, que se las arregla prescindiendo por completo de invitados y de diálogos: los episodios de su podcast Scharf mit alles (“Con acritud para todo”) son monólogos que pueden durar hasta 20 minutos. Y, aun así, esta locutora nacida en Turquía y residente en Alemania desde 2009 se ha ganado el favor del público. Scharf mit alles suele tratar la violencia y cuestiones de género: Schick examina, por ejemplo, si la crisis del coronavirus se deja sentir de manera distinta en varones y en mujeres, o cómo en algunos debates se convierte a las víctimas en autores del delito, y también viceversa.

Todos los podcasts mencionados cuestionan puntos de vista arraigados aún con firmeza en la mayoría social. Sus autoras y autores quieren cambiar la forma de pensar, y el primer paso en su tarea es poner nombre a los problemas y hablar sobre ellos. Con toda acritud, si así es como tiene que ser.

Top