Acceso rápido:

Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Residencia de Traducción
Trabajando mano a mano para encontrar la mejor palabra

Juan Gómez Bárcena y Matthias Strobel en entrevista
Juan Gómez Bárcena y Matthias Strobel en entrevista | © Prodigioso Volcán

El apartamento, de techos altísimos, está decorado con un estilo muy alemán. Es sobrio, funcional, de diseño contemporáneo, pero muy acogedor. Durante tres semanas Juan Gómez Bárcena y Matthias Strobel se han dado cita allí para trabajar codo con codo sentados en dos grandes butacas negras.

Ellos han sido los primeros en disfrutar de la Residencia de Traducción Camino a Fráncfort organizada por el Instituto Goethe en su sede de Madrid junto con Acción Cultural Española (AC/E).

– “¿Qué querías transmitir cuando escribiste ‘alimaña’? ¿En qué animal estabas pensando? Te lo pregunto porque en alemán no existe esa palabra y tengo que elegir por cuál la sustituyo” –pregunta Strobel.

– “Cuando utilicé ‘alimaña’ lo hice pensando en su uso más abstracto” –responde Gómez Barcena. “Me imaginaba más esa criatura perniciosa que fundamentalmente vive en el bosque y que produce algún tipo de daño. Un daño que no te va matar, pero que sí te puede desgastar o herir, y que podría transmitir la imagen de una persona despreciable.”

– “Pues tendremos que elegir a otro animal que represente todo eso: ¿lobo? ¿Comadreja?”

– “Creo que lobo mejor, pero todavía no lo tengo claro.”

Este es solo uno de los múltiples retos a los que el autor de la novela Ni si quiera los muertos (Sexto Piso, 2020) y su traductor al alemán han tenido que enfrentarse durante estos días. Ambos se sienten privilegiados. Es la primera ocasión en su vida profesional en la que han podido trabajar en persona junto a la otra parte en el proceso de traducción de una obra, a pesar de que los dos tienen una dilatada experiencia.

Juan Gómez Bárcena (Santander, 1984) publicó en 2014 El cielo de Lima (Salto de Página), novela con la que obtuvo el Premio Ojo Crítico de Narrativa y el Premio Ciudad de Alcalá de Narrativa, que fue traducida al inglés, francés, italiano, alemán, portugués, holandés y griego. Matthias Strobel, nacido 1967, trabaja desde hace más de dos décadas como traductor literario del español y del inglés al alemán. En su currículum figuran obras de Alfredo Bryce Echenique, José María Arguedas, Dolores Redondo o Guillermo Arriaga, y premios como el Europeo de Traducción Literaria de Offenburg, y fue finalista del Premio Internacional de Literatura por la traducción de Alberto Barrera Tyszka.

El objetivo de esta residencia es ofrecer un espacio y un ambiente propicios para fortalecer la comunicación entre autor y traductor, lo que redundará en la calidad de la versión en alemán. Los dos están convencidos de ello y además creen que les ha aportado mucho de forma individual. Gómez Bárcena reconoce que estos días de trabajo conjunto, más que hacerle repensar el texto, que ya está publicado, le han hecho repensar su manera de escribir. “Soy muy reflexivo en el proceso de escritura, pero hablar con un traductor me ha ofrecido una dimensión ligeramente diferente a la que tengo como escritor y en la que a menudo no piensas. Por ejemplo, el uso de las expresiones hechas que ya han perdido la conexión con su origen”. Por su parte, Strobel agradece la posibilidad de poder compartir y debatir en persona con el autor: “Así puedo contextualizar la imagen que Juan quiere transmitir. Eso lo hace todo más interesante, porque me permite percibir mejor los elementos estéticos del español y traducirlos utilizando los puntos fuertes del alemán, que no son los mismos. Como traductor siento una gran responsabilidad sobre el trabajo creativo de los autores”.

Gómez Bárcena no habla alemán, por eso, como él dice “esto es un acto de fe”. Ha puesto en manos de Strobel uno de sus bienes más preciados, su obra literaria. Pero no se siente inseguro: “Sé que el proceso de traducción tiene que ser particularmente creativo y ser capaz de liberarse de ciertas constricciones del texto original –dice el autor–. Yo lo comparo, aunque sé que no es lo mismo, con el hecho de que alguien haga una versión cinematográfica de una novela. Las mejores no son las más fieles al texto”. “Cierto –interviene Strobel– hay que tener cierto grado de libertad, pero respetando siempre la voluntad del autor. Por ejemplo, si es muy rítmico en su escritura, eso no lo puedes perder”.

Están cómodos trabajando juntos, pero la residencia toca a su fin y no han podido terminar el trabajo. Ni siquiera los muertos son 408 páginas de traducción. Strobel, disciplinado, tiene un ritmo establecido: “Unas cien páginas al mes. Es el trabajo que tengo que hacer porque si no, no podría vivir de esto -dice mientras ríe-. Aunque ha habido ocasiones en las que he tardado un día entero en traducir una página, y entonces me pagaban a 20 euros por folio. Echa la cuenta”. Tiene que regresar a Berlín, la ciudad donde vive. A partir de ahora Juan y Matthias mantendrán el contacto vía mail o videoconferencia, pero las bases ya están establecidas. Han de trabajar duro para llegar a tiempo. Gómez Bárcena presentará en el mes de octubre, en la Feria de Fráncfort, su novela. Todavía no tiene el título en alemán, pero seguro que llegan a un acuerdo. El apartamento queda libre a la espera de unos nuevos residentes.

Acción Cultural Española y el Instituto Goethe Madrid participan conjuntamente en este programa de fomento de la traducción con motivo de la presencia de España como Invitado de Honor en la Feria del Libro de Fráncfort 2022. Para los meses de abril, mayo y junio, están previstas otras tres residencias dirigidas a tres escritores/as españoles/as y los traductores/as al alemán de, al menos, una de sus obras en proceso de publicación por una editorial alemana. La residencia conjunta tendrá lugar de nuevo en Madrid, en la sede del Instituto Goethe, con una duración mínima de una semana y máximo de tres para cada uno de ellos. La selección de los participantes españoles se realiza a través de un proceso de convocatoria pública. El plazo para enviar solicitudes termina el 30 de enero.

Este artículo se publicó por primera vez en SpainFrankfurt2022.

Top