Berlinale-Blogger 2017 Bello y diferente

Pieles de Eduardo Casanova
Filmstill © Eduardo Casanova | „Pieles“

¿Qué es la belleza? Quizá, una cara quemada. O un ano en la boca. El director Eduardo Casanova intenta responder a esta cuestión milenaria con una bofetada al espectador en su ópera prima “Pieles”, que arrancó sonoros aplausos en su presentación en la Berlinale.

El joven cineasta madrileño recrea en su primer largometraje un universo en el que desmonta los patrones estéticos actuales, retrata a personajes auténticos y a la vez lanza una fuerte crítica a lo convencional. Así, Casanova nos enseña que la deformidad también es bella, pero solo si es auténtica. La clave está, dice, en ser fiel a lo que está en interior.
 
En la historia se cruzan las historias de una mujer con el ano en la cara (y una boca en el ano), una chica sin ojos, un hombre con la cara desfigurada, una persona obesa, una mujer con acondroplasia y un joven que se automutila porque no reconoce sus piernas como suyas. Todos ellos viven su día a día al margen de una sociedad que les da la espalda y que sólo les concede un estrecho espacio para existir entre la sordidez y el menosprecio.
 
Pero hartos de rehuir su realidad, los protagonistas plantan cara al cruel destino despojados al fin de sus complejos y creando historias llenas de ternura y sensibilidad. De amor y de superación. Casanova recrea así un filme que podría parecer frívolo -sobre todo por la predominancia de los colores rosa y lila y el descaro de algunos personajes- pero que hunde sus raíces en un oscuro charco moral en el que el espectador común no tarda en ver reflejadas sus propias contradicciones.
 
Pieles es una película sobre gente diferente para gente que le cuesta ver lo diferente”, dijo Casanova en la presentación del filme. El cineasta de 25 años comenzó como actor a los 12 interpretando a Fidel en la popular serie de televisión española Aída. Desde muy pequeño soñó con dirigir en el cine, y con Pieles vio su deseo hecho realidad, siempre de la mano de su productor y padrino Álex de la Iglesia, que también presenta película en esta Berlinale.

Pieles es la única cinta española que se ha hecho un hueco en la sección Panorama, la segunda en importancia de la Berlinale, y está nominada a mejor ópera prima y a los Teddy, galardones que distinguen el cine de contenido gay.