Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Berlinale-Blogger 2020
Imágenes oscuras, historias sombrías

“Berlin Alexanderplatz”, “Undine” (Ondina) y “Schwesterlein” (Hermanita) – tres de las películas que compiten por el Oso de Oro se desarrollan en Berlín. Tratan sobre crimen, amor y muerte.

De Philipp Bühler

¿Por qué no como película inaugural? Las expectativas sobre la película Berlin Alexanderplatz, de Burhan Qurbani son enormes, claro; pero quizá el nuevo director del festival, Carlo Chatrian, quiso atenuar un poco el patriotismo local al no exhibir en primer lugar esta película.

En tres de las películas que compiten por el Oso de Oro, Berlín desempeña un papel protagónico, aunque la que se espera con mayor expectación es la nueva adaptación de la novela de Alfred Döblin, publicada en 1929. Qurbani, director de Wir sind jung, wir sind stark (Somos jóvenes, somos fuertes, 2015), transporta la historia al presente. Francis se llama el descendiente del protagonista de la novela, Franz Biberkopf. Ahora es un joven refugiado africano que, tras haber salvado la vida por los pelos en altamar, se jura convertirse en una persona buena. No obstante, en Berlín se precipita en un torbellino de crimen e infamia. Es de suponer que las cosas tampoco esta vez saldrán bien. A la legendaria serie televisiva de Rainer Werner Fassbinder se le reprochó en 1980 que era demasiado oscura, que algunas imágenes apenas se reconocían. Las primeras impresiones de la nueva película prometen una experiencia similar.

amor maldito bajo el agua

Películas más bien “sombrías” con una mirada nueva sobre la “relación del presente con el pasado” son, según Chatrian, la principal característica de este certamen. También Christian Petzold, invitado permanente del festival, reinterpreta una vieja historia: Undine narra la historia del mítico ser marino destinado a matar a sus amantes infieles. Pero la moderna ondina, entre tanto una historiadora que trabaja en el gobierno de Berlín, se rebela contra su destino. Después de Transit (Tránsito, 2018), Petzold vuelve a trabajar con su actor y su actriz favoritos, Paula Beer y Franz Rogowski. Al parecer, hay muchas escenas bajo el agua, para las cuales el realizador se inspiró en películas clásicas como 20 mil leguas de viaje submarino (1954), de Richard Fleischer.

amor, muerte y renacimiento

Por último, el dúo de directoras suizas Stéphanie Chuat y Véronique Reymond se sumergen en el bajo mundo berlinés y presentan con Schwesterlein una trágica historia sobre el teatro, que gira en torno a la exhausta dramaturga Lisa, quien quiere ayudar a Sven, su hermano gemelo, enfermo de muerte, a que actúe su último papel en una nueva obra. Nina Hoss y Lars Eidinger, ambos igualmente famosos por sus intensas actuaciones, son los protagonistas en esta película sobre el amor, la muerte y el renacimiento. Quizá este año la Berlinale reciba también un nuevo impulso.

Top