Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

A cada quien lo que se merece
“Persian Lessons” de Vadim Perelman

Persian Lessons
"Persian Lessons" por Vadim Perelman en la Berlinale 2020 | © HYPE FILM

¿De dónde sujetamos a Vadim Perelman? Ha hecho de todo en su corta pero directa carrera.
 

De Erick Estrada

En 2020 con la presentación de Persian Lessons, coproducción de Alemania y Rusia, en la Berlinale 2020 entra al drama basado en hechos históricos de la Segunda Guerra Mundial en el interior mismo de un campo de concentración.

„A cada quien lo que se merece“


A ese tenebroso lugar llega Reza, un hombre que se salva de una ejecución masiva por un dramático y trágico juego del destino que lo coloca después al servicio del oficial a cargo de la cocina en ese centro de exterminio. Afuera del terreno se lee la frase “A cada quien lo que se merece” y al interior de la historia se desatan pequeños torbellinos que a veces nos hacen pensar en Las mil y una noches y lo que la princesa tenía que inventar para sobrevivir, y otras en la durísima y enclaustrante El hijo de Saúl, de László Nemes, en la que un hombre está inmerso en una búsqueda interminable. Sólo que aquí hay varias diferencias. Reza tendrá que inventarse un idioma completo para salvar la vida y la cámara de Persian Lessons es tremendamente ágil, tanto como la de Nemes, pero como si apuntara siempre hacia afuera del encierro, hacia la libertad, pero esa libertad no es la de Reza.

Persian Lessons 2

Reza se salva de una ejecución masiva | © HYPE FILM

Persian Lessons 2 Reza se salva de una ejecución masiva | © HYPE FILM La razón es sencilla


En esta poderosa anécdota, basada además en hecho reales, no es el escape de prisionero lo que nos interesa, sino el cómo a su alrededor se teje el engaño al sultán de sus 1000 y una noches (ese desalmado oficial nazi a cargo de la cocina), engaño que ante el final de la guerra servirá también para recordar, uno a uno, los nombres de quienes murieron en los campos de exterminio.
 
El truco funciona, las tensiones de la película son potentes. Los actores presentan matices pero también la idea detrás de la película: en la guerra no gana nadie, todos perdemos, pero es necesario recordar lo que pasó en ellas, a los muertos, para que a su vez podamos evitar cometer el mismo error en el futuro.
 

Top