Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Berlinale 2020
Los inconvenientes de recomenzar

Elio Germano, Paula Beer y Baran Rasoulof en la gala de premios de la Berlinale 2020
Elio Germano, Paula Beer y Baran Rasoulof en la gala de premios de la Berlinale 2020 | Photo (detalle): © dpa/Nicole Kubelka/Geisler-Fotopress

La 70ª Berlinale supuso el estreno del nuevo equipo directivo formado por Carlo Chatrian y Mariette Rissenbeek. ¿Han logrado poner en marcha el festival en lo artístico y lo organizativo?
 

De Ula Brunner

En este primer año de su nueva época, la Berlinale ha conservado su fama de ser el más político de los festivales de primera línea: en la gala final, los premios más importantes fueron a manos de un drama sobre el aborto y un conmovedor llamamiento contra la pena de muerte. El Oso de Oro se le concedió a There is no Evil, del director iraní Mohammad Rasoulof. Su película, estructurada en episodios, es un llamamiento hábilmente condensado contra la pena de muerte en su país de origen. El autor, según el Jurado de la Berlinale, muestra la manera en que los sistemas totalitarios fuerzan a las personas a una actuación inhumana.

„Sheytan vojud nadarad“ („No existe la maldad“). Oso de oro 2020. Dirección: Mohammad Rasoulof. Imagen: Ehsan Mirhosseini. Berlinale competencia 2020 „Sheytan vojud nadarad“ („No existe la maldad“). Oso de oro 2020. Dirección: Mohammad Rasoulof. Imagen: Ehsan Mirhosseini. Berlinale competencia 2020 | Foto (Detalle): © Cosmopol Film
El premio principal concedió a There Is No Evil una plataforma muy visible en la Berlinale, y así se continúa la tradición de que el Festival dé un paso al frente en favor de los cineastas iraníes que llevan adelante su labor artística a despecho de represalias, la censura o el encarcelamiento. En 2011, Nader und Simin de Ashgar Farhadi fue la primera película iraní que ganó un Oso de Oro. En 2015, el premio principal fue a manos de Jafar Panahi por Taxi Teheran. Como ocurrió con Panahi, también a Rasoulof se le denegó el permiso para viajar. El premio lo recogieron en su nombre su hija Baran y su coproductor Kaveh Farnam.

Un drama sobre el aborto con impacto político

Para la joven cineasta independiente estadounidense Eliza Hittman, esta ha sido su primera presencia en la competición. Su obra Never Rarely Sometimes Always, un taciturno drama sobre el aborto, ganó el Gran Premio del Jurado. Dos chicas de menos de veinte años viajan desde la Pensilvania rural a Nueva York con intención de interrumpir un embarazo.
„Never Rarely Sometimes Always“. Regie: Eliza Hittman „Never Rarely Sometimes Always“. Regie: Eliza Hittman | Foto (Detail): © Courtesy of Focus Features
La película narra sin la menor exasperación lo que siente una joven al tener que abrirse paso en una sociedad dominada por varones. Una obra relevante que gana más en impacto ante la restrictiva legislación sobre el aborto en los EE. UU. del Presidente Donald Trump.

Oso de Plata para la sirena
 

Cinco veces ha estado ya Christian Petzold presente en la competición. La obra presentada, Undine, traslada al presente el cuento de la Sirenita, enlazándolo con un examen de la historia urbana de Berlín.
Paula Beer y Franz Rogowski en la pelicula  „Undine“ por Christian Petzold Paula Beer y Franz Rogowski en la pelicula „Undine“ por Christian Petzold | Foto (Detalle): © Hans Fromm/Schramm Film
Al conseguir su protagonista Paula Beer la distinción a la Mejor Actriz, la película consiguió que al menos un Oso de Plata se quedase en Alemania. Berlin Alexanderplatz, la nueva versión cinematográfica de la novela de Alfred Döblin sobre la metrópoli a cargo de Burhan Qurbani, tuvo que marcharse con las manos vacías.

Mucha gente conocida en la competición
 

En la edición de este año del Festival berlinés compitieron por los Osos de Oro y de Plata 18 películas internacionales. En la selección, el nuevo director artístico Carlo Chatrian había apostado ante todo por figuras consolidadas del cine de autor: así, acompañaban a Petzold por ejemplo el surcoreano Hong Sang-soo (Oso de Plata a la Mejor Dirección: The Woman Who Ran), Benoît Delépine y Gustave Kervern (Oso de Plata de la 70ª Berlinale: Delete History), Sally Potter (The Roads Not Taken) o Philippe Garell (The Salt of Tears). Aunque quizá no en todos los casos se tratase de resultados artísticos impecables, la competición en conjunto demostró mucho valor para usar formas narrativas desacostumbradas.

Dificultades de la organización
 

En el aspecto meramente organizatorio, el nuevo dúo al mando se topó con ciertos inconvenientes: por ejemplo, los datos sobre la implicación en el régimen nazi del primer director de la Berlinale obligaron a suspender el prestigioso Premio Alfred Bauer. Por su parte, Jeremy Irons, que presidía el Jurado, sufrió críticas por antiguas manifestaciones misóginas. Y los atentados terroristas de extrema derecha en Hanau ensombrecieron la inauguración el 20 de febrero. Los invitados a la gala recordaron a las víctimas en un minuto de silencio.

¿Ha renovado todo el nuevo equipo?
 

La primera Berlinale de la nueva dirección se había visto precedida por especulaciones y agradables expectativas. Los últimos años, en efecto, se habían intensificados las críticas contra el Festival: demasiadas películas y secciones, bajón de calidad en las obras a concurso... Por ello, muchas conversaciones planteaban la cuestión de si el nuevo equipo iba a conseguir dar al Festival una orientación de mayor calidad cinematográfica.
Carlo Chatrian, Mariette Rissenbeek, Berlinale-Leitung 2020 Carlo Chatrian, Mariette Rissenbeek, Dirección de la Berlinale 2020 | Foto (Detalle): © Alexander Janetzko/Berlinale 2019
Puede decirse ya que Rissenbeek y Chatrian desde luego han hecho cosas para marcar un rumbo a la Berlinale en lo artístico y lo organizatorio. Cuatro secciones tienen nueva dirección, y se ha rebajado considerablemente la programación en su conjunto. Las producciones de Hollywood como Minamata, con Johnny Depp, o la película inaugural My Salinger Year, con Sigourney Weaver, se exhibieron ya en la Special Gala, con lo cual seguía garantizado cierto glamour.

La reforma llevará tiempo

Por su parte, a la nueva sección competitiva Encounters le queda aún camino para poder convencer. Cierto es que presentó toda una interesantísima retrospeciva de cine independiente: desde la película-debate de Cristi Puius Malmkrog, pasando por el ensayo de Heinz Emigholz Die letzte Stadt, hasta Nackte Tiere, en la que Melanie Waelde debuta en el cine con singular obstinación. Sin embargo, queda por aclarar si Chatrian no se ha segado la hierba bajo los pies con esta otra competición o si no está debilitando la sección Forum, de similar orientación innovadora.

De algo no hay duda: la reforma que acaba de ponerse en marcha con resolución va a llevar más tiempo. Las estrellas mundiales y los directores célebres del cine de autor van a seguir prefiriendo Cannes o Venecia frente a un Berlín helador. A ello se añade una transformación fundamental en los medios de comunicación: los servicios de streaming que arrebatan fuerza a la industria cinematográfica. Por ello, a los festivales de primera categoría les resulta cada vez más difícil encontrar películas destacadas para sus secciones competitivas. El nuevo dúo directivo tampoco puede hacer milagros. Pero su estreno en la Berlinale sí demuestra que el camino emprendido va en la dirección acertada.

Top