Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

L@s Berlinale-Blogger contestan
¿Quo vadis, Berlinale?

Mariette Rissenbeek y Carlo Chatrian
Foto: Eibner / Juergen Biniasch © picture alliance

Ya no está Dieter Kosslick, sino Mariette Rissenbeek y Carlo Chatrian: ¿se nota el “wind of change” con el cambio en la cúpula y, en caso afirmativo, cómo se manifiesta?

Gabriele Magro Foto: © privat Gabriele Magro - Italia: Siendo esta mi primera Berlinale, difícilmente puedo compararla con ediciones anteriores. Pero dos cosas puedo afirmar con seguridad: aquí hay una atmósfera cargada de energía, y me alegra que participen en el Festival tantas personas de Italia –desde la plantilla hasta el gran número de directoras y directores– y estén aquí en Berlín presentando su trabajo.

Ieva Šukytė Foto: © privat Ieva Sukyte - Liuania: El principal cambio en el Festival de este año ha sido el nuevo programa de competición Encounters. De todos modos, son casi 350 películas presentadas en total, incluidos cortometrajes, y eso dificulta el poder hacerse una idea general de todas las novedades. Al haberse eliminado una de las salas de exhibición más importantes de la Berlinale, el Cinestar del Sony Center, el sector y la prensa tienen ahora más difícil seguir la programación de películas en las demás secciones. De todos modos, es el primer año con la nueva dirección compartida, y se aprecia que estas dos personas han emprendido el camino acertado, porque este año las películas en competición eran más importantes que en ediciones anteriores.
 
Erick Estrada Foto: © privat Erick Estrada - México: No hay la menor duda: en la Berlinale, en Berlín y en todo el mundo se nota un cambio. El año pasado fue la primera vez que estuve en el Festival, y tengo que decir que la Berlinale ha cambiado su punto de vista. No estoy seguro de ser capaz de expresarlo bien con palabras, pero tengo la sensación de que hay voces nuevas y una nueva manera de poner en escena las antiguas historias que tantas veces se nos han narrado en el cine. Recapitulando: las antiguas (y hermosas) historias tienen ahora un colorido nuevo.
 
Sarah Ward Foto: © Privat Sarah Ward - Australia: En un Festival tan grande y abarcador como la Berlinale, un nuevo dúo directivo tampoco puede sin más traer aire fresco, mucho menos aún en un año en el que el Festival cumple su 70 aniversario y se celebra su larga vida, su legado y su historia. La edición de 2020 –a pesar de contar con la nueva sección competitiva Encounters– da la impresión de ser un anuncio de la transformación futura más que la gran revolución. En cualquier caso, es verdad que el nuevo director artístico Carlo Chatrian ha apostado con toda claridad por una programación alternativa con preferencias, intereses y temas clave distintos a los del director saliente Dieter Kosslick.
 
Javier H. Estrada Foto: © privat Javier H. Estrada - España: Llevo 15 años viniendo a la Berlinale, y puedo decir con toda convicción que esta edición ha sido la más interesante hasta ahora y la más inspiradora y con más capacidad para invitar a la reflexión. En la competición oficial hemos visto películas grandiosas, como “DAU. Natasha” de Ilya Khrzhanovskiy y Jekaterina Oertel, una obra fundamental en la programación de este año que, a mi juicio, no habría sido seleccionada en ediciones pasadas. Aun más allá, en la sección Encounters se puede descubrir las obras del cine contemporáneo que son algo más arriesgadas y valientes.

Yun-hua Chen Foto: © privat Yun-hua Chen - China: Me gusta que la programación de este año no sea tan amplia y que se note un enfoque cinematográfico artístico. Aparte de ello, las entrevistas realizadas dentro de On Transmission han enseñado una perspectiva muy atrayente del Festival desde dentro. Aunque todavía no se puede ver bien los límites entre la competición y la sección Encounters, que haya películas que podrían asignarse a varias secciones es un hecho que da que pensar. La verdad es que este año me ha impresionado en particular una película de la sección Encounters: “The Trouble of Being Born”. Me deja triste que ya no aparezca en los pósters del Festival el Oso de la Berlinale. Lo echo mucho de menos, sinceramente.
 
Egor Moskvitin Foto: © Privat Egor Moskvitin - Rusia: Habiendo sido este año mi tercera Berlinale, me temo que mi juicio no va a ser de gran valor. En cualquier caso, mi impresión es que el nuevo equipo de programación mantiene los criterios, la estructura y la lógica del Festival celebrado hasta la fecha. En las películas seleccionadas para la competición principal, la intención sigue siendo profundizar en la complejidad del mundo en el que vivimos a través de la mirada de artistas con diferentes orígenes culturales y nacionales. Además, hay películas intemporales (“First Cow” y “Days”) que no apuntan al espíritu de la época ni a conflictos actuales, sino a la esencia genuina de la naturaleza humana. Y hay películas que están ahí para que el público del Festival se anime a debatir sobre si al narrar historias el interés principal tiene que centrarse en cuestiones éticas o estéticas. La Berlinale, así pues, parece mantener el mismo rumbo que llevaba, y seguramente hace falta más tiempo para que puedan notarse verdaderos cambios.
 
Anjana Singh Foto: © privat Anjana Singh - India: ¡Con el cambio de este año en la cúpula directiva tampoco he notado ningún “wind of change”! La selección de películas ha sido muy buena. El Festival en sí mismo estaba organizado a la perfección justo igual que cuando lo dirigía Dieter Kosslick. Solamente ha desaparecido por desgracia la app de la Berlinale.

Berlinale-Blogger Andrea D'Addio Foto: © Privat Andrea D’Addio - Italia: He estado ya en trece Berlinales y veo profundos cambios respecto a ediciones anteriores del Festival. En mi opinión, se da una continuidad entre la dirección artística antigua y la nueva. Quizá todavía hace falta tiempo para que se noten los resultados de este “wind of change”. Lo que me ha llamado la atención es solamente que se exhiban menos películas que hasta ahora. Así hay más tiempo para comentar las películas con colegas y con público, lo cual me parece muy bien.
 
Hyunjin Park Foto: © privat Hyunjin Park - Corea: Me parece positivo que este año las distintas secciones tengan una organización clara. Por lo demás, agradezco mucho que la nueva dirección se haya preocupado de que en el Festival estén presentes temas como la sostenibilidad y la diversidad. A mi juicio, en el campo de la igualdad de género se han hecho en particular progresos importantes. Me alegro de este esfuerzo, porque es el primer año con la nueva dirección.
 
Philipp Bühler Foto: © Privat Philipp Bühler - Alemania: En la Potsdamer Platz no luce todavía un sol como el de Locarno, así que hasta el momento el cambio en la dirección se manifiesta sobre todo en la poda de la programación. Por lo que respecta a la competición, con “Berlin Alexanderplatz”, “DAU. Natasha”, las películas de Christian Petzold, Abel Ferrara y Sally Potter... Me parece que el anterior director del Festival, Dieter Kosslick, tampoco se habría dejado de lado ninguna de ellas. Creo que los cambios de importancia no van a aparecer hasta los próximos años, en complicadas negociaciones con las otras secciones. La segunda competición Encounters es interesante y una de primera señal de la transformación.

Camila Gonzatto Foto: © Privat Camila Gonzatto - Brasil: La Berlinale muestra una cara completamente nueva. Una dirección nueva trae consigo siempre una mirada nueva. Así se oyen también voces nuevas, por más que la nueva distribución de las secciones siga siendo algo confusa. Pero las transformaciones suceden también más allá de la pantalla. Con exposiciones repartidas por la ciudad entera, el público se concentra menos en la Potsdamer Platz. Así se pierde un poco la sensación de estar en un festival destinado al público.


Berlinale-Bloggerin Jutta Brendemühl Foto (Ausschnitt): © Goethe-Institut Jutta Brendemühl - Canadá: “El Festival no necesita cambios drásticos”, dijo Chatrian antes de la 70ª Berlinale. Y sin embargo los ha habido, intencionados y no intencionados: dirección a dúo, equipo nuevo, 15% menos de películas. Eliminado: muchas ruedas de prensa, dos secciones. Nuevo: una segunda competición, como en Cannes y Venecia. Al final, selección de películas no tan “arthouse” en general como se preveía, pero también, por desgracia, menos autóctona de lo que se anhelaba. “Plus ça change”, pero con un Festival tampoco empieza una nueva era. ¡Bravo, Mariette y Carlo, por la cara dura que tenéis!
 

Top