Se estrena la chilena "Nunca vas a estar solo" No es país para gays

"Nunca vas a estar solo", Andrew Bargsted, Gabriela Hernández
Nunca vas a estar solo | © Alex Anwandter

El cine chileno ha encontrado su sitio en la Berlinale. Si bien el año pasado el cineasta Pablo Larraín ya se llevó el Oso de Plata por El Club, un film que ahondaba en las oscuras conciencias de un grupo de sacerdotes pedófilos, en esta edición otra cinta chilena llega al festival dispuesta a meter el dedo en la llaga.

Nunca vas a estar solo narra la historia de Pablo, un joven gay de 18 años de Santiago que se ve obligado a vivir en un entorno hostil, conservador y violento.

Vidas alejadas

Mientras Pablo estudia danza, su padre Juan solo tiene ojos para su empresa, una fábrica de maniquíes de la que espera convertirse en socio. Ambos conviven solos en una casa modesta en ausencia de la madre. La vida de Pablo transcurre en el barrio, entre un amante que reniega de su homosexualidad y una íntima amiga de la infancia.
 
Todo cambia el día en que Pablo acaba en el hospital en estado de coma víctima de una brutal paliza por parte de un grupo de jóvenes homófobos, entre los que se encontraba su amigovio. Algo queda roto para siempre en el alma del barrio y en el carácter de su padre, que parece darse cuenta de lo alejado que ha estado de su hijo. Juan decide tomar la riendas de su vida plantándole cara a su despótico jefe y enfrentándose a los prejuicios que rodeaban la vida de Pablo en el barrio.

Inspirada en hechos reales

La cinta del debutante cineasta Alex Anwandter se inspira en el caso real de Daniel Zamudio, un joven chileno gay que fue asesinado por neo-nazis en 2012. Su muerte conmovió al país y con el tiempo se ha convertido en un estandarte contra la homofobia. En una narración sensible a la par de cruda, Anwandter consigue recrear la mentalidad conservadora y retratar la presión social que existe en Chile sobre la homosexualidad.

La historia hace además una feroz crítica al sistema de salud, mostrando un padre se ve obligado a entregar todos sus ahorros para poder asumir los costosos gastos hospitalarios de su hijo. Nunca vas a estar solo suena ya como candidata para los Teddy Bear, los muy apreciados premios del certamen reservados a las películas de temática homosexual.