Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

10 años después de la crisis financiera
“Los bancos hacen como si la crisis no hubiera existido”

Ganador o perdedor: A día de hoy, ¿el mundo financiero se ha estabilizado o es inminente la próxima crisis financiera?
Ganador o perdedor: A día de hoy, ¿el mundo financiero se ha estabilizado o es inminente la próxima crisis financiera? | Foto (detalle): © picture alliance / empics / Georgie Gillard

A diferencia de otros países europeos, se supone que Alemania salió bien parada de la crisis financiera. Más de diez años después de que empezara la recesión mundial, hay expertos, sin embargo, que siguen viendo grandes riesgos.

De Rolf Obertreis

Mientras países como Grecia, España o Italia no han dejado aún de luchar con las devastadoras consecuencias de la crisis económica de 2008/2009, parece darse por supuesto que no hay problemas en la economía alemana: el producto interior bruto no para de crecer desde 2010, la tasa de paro está baja y las exportaciones en auge. Y ya durante el apogeo de la crisis había demanda de deuda pública alemana.

En 2011, la buena situación económica llevó a la publicación económica británica The Economist a referirse a la Canciller Federal Merkel como “Angela en el país de las maravillas”. Sin embargo, para los expertos en finanzas la situación resulta menos halagüeña: no se trata solo de que la crisis le saliera cara a Alemania por los miles de millones que absorbió el rescate de los bancos. A finales de 2015, el Comité Científico del Ministerio de Economía alemán alertó con urgencia acerca de otra nueva crisis financiera; la razón estaba en que los bancos alemanes seguían sin haber afianzado su posición. Entre los firmantes de la carta se hallaba el economista Martin Hellwig, un experto en banca que entonces dirigía en Bonn el Instituto Max Planck para la Investigación de los Bienes Públicos. En esta entrevista, explica por qué los bancos no disfrutan de una situación buena.
 
Señor Hellwig, a finales de 2017 los jefes de los principales bancos centrales y las autoridades supervisoras se pusieron de acuerdo para aplicar la nueva regulación bancaria Basilea III, con validez mundial. La intención es que con ello los bancos sean capaces de estabilizarse por sí mismos en épocas de crisis. ¿Está hoy seguro el mundo de las finanzas?

Más seguro quizá, pero seguro no. Si, después de un accidente a 150 km/h, usted reduce la velocidad de transporte de productos químicos a 140 km/h, eso será algo más seguro, pero no seguro ni mucho menos.
 
¿A qué se refiere usted?

El elevado endeudamiento de los bancos fue un factor determinante de la crisis. Con un endeudamiento elevado hay poco que se pueda hacer; el endeudado es insolvente. En 2007, el endeudamiento de los grandes bancos estaba entre el 96 y el 98 por ciento del total de activos; los recursos propios, entre el dos y el cuatro por ciento. Hoy, el endeudamiento está entre el 93 y el 96 por ciento. Un montante tan elevado sigue siendo una irresponsabilidad.
 
Basilea III ordena que, en el futuro, los bancos tendrán que depositar obligatoriamente –y según el tamaño de la entidad– del ocho al 13 por ciento del capital propio, lo cual impedirá que se endeuden tanto como antes. ¿Es bastante así, o, si no, qué coeficiente de capital propio sería oportuno?

Del 20 al 30 por ciento. Así las posibles pérdidas no serían una amenaza inmediata para la supervivencia de la entidad y los efectos de contagio en el sistema serían claramente más débiles.
 
Los bancos sostienen que la regulación es demasiado complicada y demasiado cara. Eso, aducen, les pone difícil conceder créditos.

Que es demasiado complicada: puede que sí, pero ellos mismos han ayudado a que así sea. Que es demasiado cara: es cierto para los bancos, pero no para la sociedad en su conjunto. Los bancos ven fácil endeudarse porque asumen solo parte de los costes. Los miles de millones de los contribuyentes van incluidos también en los costes del elevado endeudamiento. Pero los bancos hacen como si la crisis no hubiera existido.
 
A finales de febrero, los Länder de Schleswig-Holstein y Hamburgo vendieron por mil millones de euros el HSH Nordbank, una entidad de derecho público que lleva años en crisis. ¿Fue buen negocio?

Si la venta ahora es un buen negocio, eso no puedo decirlo, ya que desconozco el contrato. En total, ambos Länder han dedicado al banco 17.000 millones de euros desde 2004. Si ahora obtienen por él mil millones, el coste sigue siendo muy alto.


Professor Martin Hellwig war bis 2017 Direktor des Max-Planck-Instituts zur Erforschung von Gemeinschaftsgütern in Bonn. Der Ökonom war von 1998 bis 2004 Vorsitzender der unabhängigen Monopolkommission in Deutschland und ist Mitglied des Wissenschaftlichen Beirats des Bundesministeriums für Wirtschaft und Energie. Professor Martin Hellwig war bis 2017 Direktor des Max-Planck-Instituts zur Erforschung von Gemeinschaftsgütern in Bonn. Der Ökonom war von 1998 bis 2004 Vorsitzender der unabhängigen Monopolkommission in Deutschland und ist Mitglied des Wissenschaftlichen Beirats des Bundesministeriums für Wirtschaft und Energie. | Foto (Zuschnitt): © picture alliance / dpa ¿Cuánto les ha costado en total la crisis financiera a los contribuyentes alemanes? 

Sumando todo junto, llego a un resultado de entre 70.000 y 80.000 millones de euros. La cifra supera la de cualquier otro país que no estuviera en el centro mismo de la crisis.
 
A diferencia de las entidades alemanas, los bancos de los EE. UU. ya vuelven a recoger ganancias millonarias. ¿Se ha vuelto a abrir el casino?

Quizá. Pero también ocurre que en los EE. UU. se hizo mucha más limpieza que aquí. Muchos bancos se cerraron o se vendieron. Así a los demás les resulta más fácil ganar dinero.
 
¿En Europa se hizo de otra manera?

Sí. Se sacó del mercado a un número relativamente bajo de bancos. Y en los libros siguen ahí muchos créditos fallidos, que en la zona del euro rondan los 800.000 millones, sobre todo créditos a empresas en Italia. Pero otro problema son también los créditos naúticos de bancos alemanes.
 
En créditos fallidos, el deudor incurre en mora, es decir, no puede devolver el crédito con puntualidad. ¿En qué situación se encuentran las entidades alemanas?

Rentable de verdad es solamente la operativa local directa, con depositantes y empresas. Ese negocio lo tienen en sus manos las cajas de ahorros y las cooperativas de crédito. Es una base que les falta a los grandes bancos y los bancos de los Länder.
 
Las cajas de ahorros y los bancos de crédito organizados con carácter de cooperativas están especializados en clientes particulares y en la pequeña y mediana empresa. En vista de las dificultades de los grandes bancos en este terreno, ¿prevé usted más gastos para los presupuestos públicos?

Veo tres grandes problemas. Por una parte, en los libros sigue habiendo mucha deuda tóxica, por valor de miles de millones. Por otra parte, los bancos no eran y no son rentables, porque con los tipos bajos no pueden ganar márgenes. En tercer lugar, una subida de tipos, cuando quiera que se produzca, traerá consigo muchas dificultades, por ejemplo para los bancos que están ahora concediendo créditos inmobiliarios a tipos muy bajos, fijos para diez o veinte años. Lo importante, por eso, es que los bancos centrales procedan con mucha cautela.

 

Top