Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Diez años de crisis
La Gran Recesión en diez gráficos

La Gran Recesión
La Gran Recesión en diez gráficos | Imágen: Marta Molina | CC

Las crisis pueden medirse en cifras y ser representadas en gráficos. Por lo general, ilustran las principales interrelaciones económicas. Los diez gráficos recopilados aquí describen la dimensión social de la crisis.

De Marta Molina

Con la crisis, los números de los españoles cambiaron. Los ingresos de muchos de ellos adelgazaron de tal modo que miles de ciudadanos perdieron su hogar, su salud física y mental. Dejaron aparcados un buen puñado de sueños. Porque una crisis son números. Tras el PIB, la deuda y la prima de riesgo de un país, existen otros indicadores más pegados al día a día de la gente. Estos son algunos de esos datos que miden el calado de diez años de crudeza económica en diez gráficos.

Desahucios: incapaces de pagar la casa

Según las estadísticas del primer trimestre de 2012, cada día de la crisis se produjeron una media de 517 desahucios diarios en España, con el consecuente  impacto social y económico. Durante aquellos años de plomo, un gran número de ciudadanos y familias, en general vulnerables, se vieron en la calle por la ejecución forzosa ante el impago de la hipoteca o el alquiler de su vivienda. En la mayoría de casos, el piso o la casa había sido adquirida en plena burbuja inmobiliaria (1997-2007).

Maternidad: mejor lo dejamos para otro momento

La precariedad laboral y la incertidumbre económica motivaron que muchas parejas en edad reproductiva retrasaran la decisión de tener un hijo. Hasta el 70 por ciento de las parejas en 2013, según el estudio Decisiones en las parejas de ayer y de hoy, de Clearblue. Como consecuencia de la maternidad tardía, también se tienen cada vez menos hijos: del 1,38 de media de 2007 al 1,37 de 2017.

Depresión y ansiedad: la cara más triste de la crisis

El consumo de fármacos antidepresivos se triplicó en los diez años de crisis, según los datos publicados por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS). El estudio IMPACT, realizado en consultas de Atención Primaria en España, muestra un incremento significativo de los trastornos mentales más frecuentes. Los trastornos del estado de ánimo aumentaron un 19 por ciento aproximadamente entre 2006 y 2010, los trastornos de ansiedad un ocho por ciento y los trastornos por abuso de alcohol un cinco por ciento.
 

La herida alimenticia de la crisis: cuando los recortes atacan al estómago

Durante la crisis, los españoles redujeron un 3,8 por ciento su consumo de alimentos; sobre todo de carne, pescado, leche, aceite y bebidas con alto grado de alcohol. En esos diez años, su presupuesto bajó de media 120 euros menos al año por familia, según datos de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria.
 

Menos divorcios y separaciones: sin ti pero contigo

Durante una crisis económica son menos los que deciden poner fin a la convivencia por las dificultades de hacer frente a la situación posterior a la ruptura. En los diez años que duró la Gran Recesión en España, las rupturas matrimoniales descendieron un 30 por ciento, de 145.919 a 101.294, en datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

 

Cultura en tiempos de crisis

La asistencia de los españoles a cines, teatros, librerías y tiendas de discos cayó un 27,7% de 2008 a 2015. Más de 4.000 empresas del sector cerraron en seis años. Cierta recuperación en 2016 y 2017 acompaña la salida de la crisis pero, como indica Fundación Alternativas en su Informe anual sobre el Estado de la Cultura en España, reticencia y falta de ingenio combatir la piratería han impedido sacar el máximo partido a la gallina de los huevos de oro digital.
 

Emancipación en horas bajas: jóvenes incapaces de abandonar el nido

Las consecuencias de la crisis económica en el proceso de emancipación de los jóvenes españoles en España son cada vez más preocupantes. Abandonar el nido y empleo son uno. La crisis azotó el empleo juvenil; con la recuperación, la calidad del empleo que se crea tampoco les permite volar solos.

Hogares mantenidos por pensionistas: ¿Qué haríamos sin los abuelos?

Durante la pasada crisis económica, los más mayores se convirtieron en el pilar que sostuvo a la familia y evitó la fractura social en España. Según cifras recopiladas por la Federación de Pensionistas y Jubilados de CCOO, hasta el 28 por ciento de los hogares españoles viven solo con la pensión del abuelo, según recoge la Encuesta de Presupuestos Familiares del INE.

Pobreza energética: cuando no puedes calentar tu casa

A medida que el paro azotaba a buena parte de la población, proliferaban los impagos de recibos y, con ellos, los cortes de luz que rozaron el millón de casos en 2012. La crisis apagó las bombillas del 3,6 por ciento de la población al inicio de la crisis económica, un porcentaje que ha repuntado hasta el 15 por ciento actual, en datos de la Asociación de Ciencias Ambientales.

Desafección: los políticos como problema

Una de las grandes consecuencias de la reciente crisis económica ha sido el gran impacto que ha tenido en el crecimiento del malestar con cómo funcionan nuestras democracias. En 2010, la política se convirtió en la tercera mayor preocupación para los españoles, según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) y solo por detrás del paro y de los problemas de índole económica.
 
Este artículo no refleja necesariamente la posición del Goethe-Institut.

Top