Francesc Abad Recordar es un acto creativo

Francesc Abad | © Claudia Kalász
Francesc Abad | © Claudia Kalász | Photo: © Claudia Kalász

El artista catalán acerca de su afinidad con Walter Benjamin.

Francesc Abad (Terrassa, 1944) es un artista conceptual y multimedia catalán. A principios de los años setenta, todavía en pleno Franquismo, era uno de los fundadores del Grup de Treball que vinculaba la busca de nuevas formas artísticas al compromiso político. El grupo participó en 1972 en la Documenta V de Kassel. Durante su amplia trayectoria, que incluye exposiciones en Alemania, Francesc Abad se ha inspirado reiteradamente en pensadores y poetas de lengua alemana, especialmente del ámbito de la Escuela de Frankfurt. Entre ellos, Walter Benjamin ocupa un lugar destacado.

Francesc Abad, ¿cuándo empezó a interesarse por Walter Benjamin?
 
La primera vez que supe algo de Walter Benjamin fue en Marsella cuando estuve trabajando sobre los exiliados en la Zona Libre. Benjamin pasó semanas allí en espera del visado para los Estados Unidos. Al principio, me sentí atraído por la fuerte sensación que Walter Benjamin tenía algo en común con mi biografía, con la historia de mi familia y de innumerables personas de mi país.

¿Las tesis “Sobre el concepto de historia” parecen tener una importancia especial para usted?

Mis proyectos corresponden a un fuerte compromiso con la memoria de las víctimas, aquellas de guerras y dictaduras, pero también aquellas del Fordismo y de la globalización capitalista. En los ensayos de Walter Benjamin encontré una manera novedosa de pensar la memoria y el acto de la toma de consciencia histórica. Me interesan su concepto no lineal de la historia, la convicción de que hay que construir la historia desde la actualidad y la crítica de la confianza ciega en el progreso. Benjamin explica su concepto de la memoria histórica mediante el término de la imagen dialéctica. Esta imagen intelectual se produce en un instante de reconocimiento. En ese instante, fugaz como un relámpago, presente y pasado entran en una constelación. Entiendo que se trata de citar el pasado de una manera interesada. Estas ideas influyen en mi trabajo e intento traducirlas visualmente.

Algunas de sus instalaciones hacen referencia a la huida y la muerte de Walter Benjamin.

Diría que incluso los proyectos en las que incorporé elementos de la vida del pensador, van mucho más allá del interés biográfico. Me refiero, por ejemplo, a Spuren (Huellas) de 1988.

Francesc Abad: Spuren (Huellas), 1988 Francesc Abad: Spuren (Huellas), 1988 | © Claudia Kalász La pieza se componía de la fotografía de una tumba anónima, tomada en el cementerio de Portbou, donde también fue enterrado Walter Benjamin, y dos maletas negras. Las maletas crean una clara referencia a la maleta supuestamente perdida después de la fuga fallida a través de los Pirineos. En realidad, se trata de maletas de muestrario con las que viajé cuando era representante de una fábrica textil de Terrassa. La pieza mezcla a modo de un palimpsesto hechos autobiográficos e históricos con la biografía de Walter Benjamin.
 
También la instalación La línea de Portbou de 1990/91, la primera que se exhibió en Alemania (Historisches Museum, Fráncfort del Meno), representaba en cierto modo una biografía inventada.

Francesc Abad: Endstation Portbou (La línea de Portbou), 1990/1991 Francesc Abad: Endstation Portbou (La línea de Portbou), 1990/1991 | © Claudia Kalász No me considero ni historiador ni documentalista. Me interesan los símbolos y la iconografía. Los elementos evocaban los lugares de la huida pero también conceptos que me habían llamado la atención. Para reproducir dichos conceptos mandé hacer en un taller especializado en Alemania unos letreros de calle con la misma caligrafía y el mismo esmalte azul de los letreros de la época de Walter Benjamin. Me inspiré en el libro Calle de sentido único.
 
Hablemos más de su diálogo con los conceptos.
 
En el proyecto block W.B. La idea de un pensamiento que crea imágenes de 2006 ideas tan benjaminianas como el fragmento, la cita y el proceso abierto constituían principios metodológicos de la realización. La instalación se estructuraba mediante las 18 tesis Sobre el concepto de historia. A ellas correspondían 18 ordenadores que archivaron la documentación de los proyectos vinculados con la figura y la filosofía de W. Benjamin. Cada uno estaba relacionado con una frase clave de dichas tesis. Los grupos del material recopilado se organizaron según conceptos como memoria y olvido, el tiempo, la fragilidad del pasado, huellas, pasajes, la historia de las víctimas, dolor, civilización y barbarie, crítica del progreso y transgresión utópica. Se trataba de releer y repensar todo aquello a la luz del presente. No en vano, las mesas con los ordenadores describían la forma de una espiral, tanto para mí como para Benjamin una figura sumamente importante como representación de una experiencia no lineal y abierta.

Francesc Abad: Tagebuch W.B. (Diario W.B.), 2000/2001 Francesc Abad: Tagebuch W.B. (Diario W.B.), 2000/2001 | © Claudia Kalász Le dedico también una de las cinco hojas de mi ciclo Correspondencias de 2012, inspirado en elementos gráficos de cinco manuscritos de Walter Benjamin. Se titula Laberinto – Espiral. Lo que hay en el interior de una espiral puede ser contaminado por el exterior y puede salir. Por eso la relaciono con mi trabajo y con mis recuerdos.

El texto se basa en conversaciones con Francesc Abad. Mis caminos hacia Walter Benjamin, una retrospectiva autobiográfica más extensa, fue publicada en la revista La Maleta de Portbou nº6, julio/agosto 2014. La versión completa está disponible en la página web Abad – Benjamin. Correspondencias.