Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Fondos de la UE
Érase un pequeño país a orillas del mar

Letonia se ha beneficiado de la ayuda económica más que ningún otro miembro de la UE. ¿Qué habría ocurrido si el país báltico no hubiese llegado a recibirla?
 

De Eric Bonse

Fondos de la UE
Ilustración: © Goethe-Institut / Zane Zlemeša
Fondos de la UE

Es uno de los mayores éxitos de la Comisión Europea presidida por Jean-Claude Juncker: desde que en 2014 tomó en sus manos el timón en Bruselas, es notable en Europa el aumento de inversiones y el crecimiento. A ello han contribuido nuevos programas, tales como el Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (FEIE), que Juncker puso en marcha. También han aportado viejos amigos, como son los fondos estructurales.

¿Qué habría ocurrido sin estas ayudas, o, es más, si no hubiese existido la misma UE? En Alemania, la situación habría sido asumible, ya que el país disfrutaba de todos modos de una coyuntura “redonda” desde unos años atrás. Sin embargo, países de la UE más pequeños, como Letonia, habrían tenido un problema grave. Son países que necesitan impulsos del exterior, y las inyecciones financieras de Bruselas llegaron como caídas del cielo.

Ya antes de tomar posesión Juncker, la ayuda de la UE estaba mostrándose efectiva en Letonia. De 2007 a 2013 se habían elaborado 123 nuevos proyectos de investigación con ayuda de Bruselas. 160 empresas habían puesto en práctica la fabricación de nuevos productos y tecnologías. Se había incrementado la efectividad energética de 146 edificios residenciales. Además, se renovaron 389,1 km de la red de transportes y carreteras del país.

El IEFE ayudó a empresas letonas a mantener o alcanzar la competitividad suficiente y sacar ventaja de nuevas tecnologías.

A partir de 2014, se les sumaron las ayudas procedentes del nuevo “plan Juncker”, el IEFE, que ayudaron a empresas letonas a mantener o alcanzar la competitividad suficiente y sacar ventaja de nuevas tecnologías. Así fue como el desarrollador y fabricante letón de sistemas electrónicos “HansaMatrix” obtuvo diez millones de euros.

Era la primera ayuda del IEFE en Letonia para una empresa privada. Previamente, se habían concedido ya algunas subvenciones a través de intermediarios financieros o instituciones públicas. A finales de 2018, el pequeño país báltico ocupaba la sexta posición en cuanto a inversiones en la UE con la ayuda del IEFE (en proporción a los resultados económicos).

La UE se ocupa también de fomentar el desarrollo rural. Las consecuencias son notables: en el primer trimestre de 2018, Letonia registraba el crecimiento económico más elevado de la UE. Con su 5,1 por ciento aventajaba incluso a Alemania. Sin la UE habría sido muy difícil que lo consiguiera.

Top