Acceso rápido:

Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Francamente... Berlín
Beyoncé y Babypo: muchos saludos desde la otra cara del feminismo

Beyoncé en una escena de su álbum visual “Black is King”.
Beyoncé en una escena de su álbum visual “Black is King”. | Foto (detalle): Travis Matthews © picture alliance / ASSOCIATED PRESS

¿Nos liberan realmente Beyoncé y el feminismo de Netflix? Y si es así, ¿quién es ese “nosotras”? Nuestra columnista de Berlín, Margarita Tsomou, ha escrito un manifiesto feminista desde el confinamiento. Como todo está cerrado en el exterior, ella nos lleva hoy a su universo de pensamientos.

De Margarita Tsomou

Hace poco me preguntaron cómo creía que había progresado la emancipación de la mujer en comparación con lo que ocurría en la década de los 70. Mis pensamientos al respecto alternan entre un gran júbilo y una prudente moderación.

Por un lado, las mujeres -o los tipos de seres humanos que se conocen como mujeres- están más emancipadas que nunca en 2021: las mujeres tienen que ascender por ley a los consejos de administración de las empresas, se les anima a entrar en la política o en las profesiones técnicas, y están literalmente inundando el mercado laboral. Se les permite usar anticonceptivos e incluso pueden denunciar la violencia sexualizada usando el hashtag #metoo. Y en alemán, la terminación masculina ya no se utiliza exclusivamente para designar a grupos de personas de género mixto.

Una mirada a la cultura popular lo dice todo: estrellas como Janelle Monáe y Beyoncé compiten por el próximo himno pop feminista, las series de Netflix están repletas de protagonistas femeninas fuertes, y las presentadoras de la televisión alemana Joko y Klaas critican en horario de máxima audiencia a quienes envían fotos de pollas.

Y la forma de pensar sobre el tema de las mujeres también ha evolucionado: por fin ya no se considera mujer a quien nace con una vagina, mientras que quienes nacen con un pene también pueden serlo. Alemania ha introducido por ley el término "diverso" como categoría de género, las parejas queer ya no se consideran sucias o desviadas, sino que se les permite casarse, y los chicos más guays se identifican como no binarios.

Realidades complicadas

Sin embargo, a pesar de todas estas celebraciones de los logros feministas, hay que admitir ciertas particularidades: en el neoliberalismo actual, el repertorio de las diferentes categorías de género sigue implicando toda una serie de realidades cotidianas muy duras.

La brecha salarial entre hombres y mujeres sigue siendo difícil de eliminar, en parte porque las mujeres trabajan en su mayoría en sectores poco remunerados, como la educación, el cuidado de los niños o la atención a los enfermos. Dos tercios del cuidado de los niños y de las tareas domésticas no remuneradas siguen siendo realizados por mujeres, situación que ha empeorado drásticamente por la necesidad de educar en casa durante la crisis del coronavirus.

El riesgo del estilo de vida feminista

La violencia en las familias y en las relaciones de pareja también ha aumentado; de hecho, la violencia contra las mujeres se ha hecho más visible y provoca la indignación de la opinión pública. Sin embargo, aunque una mujer es asesinada por su pareja cada tres días en Alemania, las cifras de las víctimas no se registran en las estadísticas oficiales y el término "feminicidio" aún no forma parte del vocabulario del sistema legal. Además, todavía no se han concedido importantes derechos de autodeterminación reproductiva y sexual: aunque el aborto en determinadas condiciones no está penalizado por la ley en Alemania, sigue siendo ilegal.

El riesgo de estas versiones generalizadas del estilo de vida feminista es el de servir para ocultar las relaciones desiguales y violentas, celebrando los éxitos de emancipación individual que se consiguen.

Esto también oculta el hecho de que la mayoría de las mujeres del mundo no se encuentran sentadas en los despachos de los altos ejecutivos, sino que es más probable que se las vea limpiando al amanecer, horas antes de que lleguen los jefes para asistir a sus reuniones de alto nivel. La gran mayoría de las mujeres pasan su tiempo limpiando el suelo o el trasero de bebés y ancianos. Y la gran mayoría de estas mujeres no son blancas. Son emigrantes o viven en el Sur Global, y todavía hay que investigar para determinar si la reciente decisión de Zalando de presentar un gran número de mujeres negras en sus anuncios contribuirá realmente a su emancipación.

Distintos niveles de emancipación

Dentro del grupo designado como "mujeres" no sólo tenemos diversas identidades de género e historias de fondo, sino que también debemos recordar que cada mujer necesita diferentes medios para lograr la emancipación. Por lo tanto, el feminismo significa mucho más que simplemente poner de relieve la discriminación de las mujeres. Es un proyecto políticamente amplio que debe centrar nuestra atención en las desigualdades estructurales: en las estructuras que afectan a las mujeres de diferentes orígenes étnicos o sociales de manera diferente, aunque en su conjunto consolidan la situación de las mujeres como grupo desfavorecido en la sociedad.

Desde el punto de vista de los movimientos feministas y queer radicales, la asignación capitalista de los recursos, la destrucción del medio ambiente y la naturaleza, el racismo y la división colonial del mundo no sólo participan en la supresión de las mujeres, sino que la provocan explícitamente. Históricamente, todas estas relaciones asimétricas de poder no sólo han sido creadas por los hombres, ocurriendo simultáneamente y en conjunto, sino que hoy constituyen LA matriz que hace aún más vulnerables a las mujeres en circunstancias ya precarias.

Las activistas afirman que la violencia contra las mujeres, la violencia contra la naturaleza y la violencia capitalista y racista se remontan al mismo ADN tóxico de nuestras sociedades.

Por eso creo que hasta que las mujeres no sólo inventen nuevas imágenes de género, sino una nueva imagen de la humanidad y de la naturaleza, una nueva humanidad -de hecho, un nuevo mundo-, no podrán lograr la completa emancipación.

¡A partir del 8/03/2021 se podrá ver todo el manifiesto de Margarita Tsomou en ARTE en el programa “Kurzschluss”!
 

“FRANCAMENTE…”

Cada semana, nuestra columna “FRANCAMENTE...” es redactada por Magrita Tsomou, Maximilian Buddenbohm o Dominic Otiang'a. En “FRANCAMENTE... Berlín”, nuestros columnistas se lanzan al ajetreo de la gran ciudad en nuestro nombre, informan sobre la vida en Berlín y recogen algunas observaciones cotidianas: en el metro, en el supermercado o FRANCAMENTE...Berlín, en un club nocturno.

Top