#reformieren Joan Magrané

En el año 2017 se celebra el 500 aniversario de la Reforma – motivo por el que invitamos con el proyecto Reformar el presente a pensadores y pioneros internacionales de diversos ámbitos de la sociedad a compartir sus ideas y pronósticos acerca de los conceptos de transformación, cambio e innovación.
¿Dónde hay actualmente una necesidad o un potencial para reformas e innovaciones?

¡He aquí, pues, que realmente el hombre no es sino armonía en sí mismo! 
(Comenius, Didactica magna)

La Reforma luterana propició un florecimiento de gran importancia en la música de los territorios de habla alemana. Gracias a los textos de los escritores y poetas pietistas compositores como Schütz o Bach pudieron dar a luz una música que unía la espiritualidad con la expresión libre y expresiva del madrigal italiano. Un ejemplo de ello es el ciclo de “madrigales religiosos” agrupados bajo el título de Isrlaelis Brünlein de Schein. Es así, pienso yo, como ha avanzado siempre la música: de la mano de la palabra. De la palabra poética. Y del teatro. De estos primeros tiempos, unidos al arte del madrigalismo, hay solo un pequeño paso hacía la recién nacida ópera. El clasicismo vienés, un tiempo después, tampoco puede entenderse sin el reinado de la ópera sobre el pensamiento musical. Y tampoco de la polifonía, siendo ésta el germen del cuarteto de cuerda, núcleo del repertorio sinfónico.
 
Hoy en día también es a través de la palabra que la música avanza. El renacimiento del género operístico es un ejemplo meridiano. Yo mismo he visto avanzar mi propia música gracias a la influencia de la palabra y el trabajo con las voces y ahora mismo todos los proyectos más grandes que tengo van en esta dirección. La palabra, el canto, nuestro instrumento, es lo que más nos acerca a un nuevo y necesario humanismo (cuando todo parece ir en la dirección contraria, la de la deshumanización). Y es este ir hacia adentro, pienso yo, el papel del arte. 
 

BiograFÍa

Joan Magrané Figuera (Reus, 1988) estudio composición en Barcelona, Graz y París, entre otros. Para los años 2017 y 2018 ha sido nombrado miembro de l'Académie de France à Madrid-Casa Velázquez. Su música, que bebe constantemente de diversas fuentes poéticas y artísticas —de Ausiàs March a Francesc Garriga, de Albrecht Dürer a Miquel Barceló— ha sido interpretada en toda Europa por orquestas, grupos y solistas como el Ensemble Intercontemporain, el Quatuor Diotima, la OBC, la BBC Scottish Symphony Orchestra, la Orquesta de la RTVE, los Neue Vocalsolisten, etc. Ha participado en varios proyectos operísticos como Dido Reloaded y disPLACE. Ha sido galardonado con múltiples premios internacionales de entre los cuales destaca el "XXXI Premio Reina Sofía de Composición de la Fundación de Música Ferrer-Salat".