Identidades híbridas

Phyllis, 30 años, nacida en Copenhague Foto: Gema Segura | CC BY-SA 2.0 ES

“¿De dónde eres?” les preguntan a menudo a las personas que no tienen aspecto ni “típicamente alemán” ni “típicamente español”. Si la respuesta es “de Hamburgo” o “de Madrid”, suelen repreguntar: “¿Pero de dónde eres originariamente?” Verse confrontado con este tipo de preguntas puede herir y enojar, porque de alguna manera pretenden definir fronteras y pertenencia a un lugar. En el mejor de los casos, se pueden gestionar con humor. Pero lo que evidencian es, sobre todo, que la persona que pregunta (aún) no se orienta bien en la diversidad social de nuestra época.
 
En Alemania, cada vez más personas ni quieren ni pueden contestar de manera clara y definida a la cuestión de su pertenencia a un lugar y a la identidad que conlleva. Los inmigrantes de primera, segunda, tercera e incluso cuarta generación forman parte integrante de la sociedad alemana. A muchos, el momento de la emigración les queda tan lejos que hoy día se habla de “ciudadanos de trasfondo migratorio”. Las más diversas interrelaciones culturales y étnicas definen la identidad, que se vuelve líquida. La mezcla pasa a ser lo normal. Surgen nuevas identidades híbridas. Y en la medida en que esta mezcla y diversidad se va convirtiendo en parte de la identidad colectiva, la sociedad en su conjunto también se vuelve híbrida.
 
En España, hasta ahora, no se ha considerado problemático preguntar a alguien de dónde es sólo por su aspecto físico. La inmigración, en comparación con Alemania, es un fenómeno mucho más reciente, iniciado a finales de la década de 1990. Por tanto, la segunda generación de inmigrantes está llegando a la edad adulta ahora. Aun así, la sociedad española ha cambiado mucho desde entonces. Es más diversa que nunca. Más de un millón de inmigrantes tienen ya pasaporte español. Desde finales de los 90, en España ha habido 55.000 adopciones de niños de otros Estados. Y se empieza a exigir cada vez con más apremio un trato justo a la nueva diversidad, especialmente por parte de la comunidad afro-española.
 
La serie fotográfica que presentamos ilustra esta nueva diversidad española mostrando a doce personas de Barcelona y Madrid. Doce retratos que ponen de manifiesto que, también en España, la pregunta “¿De dónde eres?” ya no se puede formular ni contestar con la misma naturalidad que hace, pongamos, cuarenta años.
 

Serie de retratos Barcelona / Fotógrafa: Lili Marsans

Lili Marsans es hija del pintor Luis Marsans, parte de la fotografía y transita hacia el vídeo en un recorrido experimental, libre y multidisciplinar que pasa por diversos formatos para llegar al cine documental. Siempre en un acercamiento poético al rastro de la memoria, le gusta explorar los diálogos entre lenguajes. Encara la vida desde un compromiso social.
 

Serie de retratos Madrid / Fotógrafa: Gema Segura

Gema Segura es cinematógrafa Zaragozana proveniente del mundo de la dirección de fotografía y el documental. Con altas dosis de inquietudes por los terrenos fronterizos entre el arte, la danza y las inquietudes sociales.