Aziz

Aziz Faye, 34 años, Senegal Foto: Lili Marsans | CC BY-SA 2.0 ES

Aziz Faye, 34 años, Senegal. Lleva en España 10 años. Ha sido internado en CIES en dos ocasiones y deportado tres veces. En Senegal era costurero y en Mauritania pescador. En Barcelona forma parte del sindicato de manteros formado por vendedores ambulantes que quieren dignificar su situación. Acaban de crear una propia marca Top Manta, cuyo logo presenta el cayuco como el viaje, la manta que utilizan para trabajar y las olas del mar como las dificultades.

“Sentirme español sería una equivocación, un error. Sentir que no soy de aquí, tampoco tiene lógica. Soy de aquí, pero no soy de aquí. No voy a renunciar nunca a lo que soy. Yo siento que la interculturalidad es una riqueza. Las personas inmigrantes deberían conservar esa riqueza y demostrar el valor de su cultura.”

De Senegal, echo de menos la convivencia, la ayuda al prójimo, la humanidad, la hospitalidad... Allí, en cualquier casa eres bienvenido. Aquí no. Puedes vivir durante diez años en un piso sin conocer a tu vecino. Eso para mí no es humano. Decir sólo “hola-hola” demuestra que hay un muro invisible entre nosotros. Hay muchos tipos de fronteras, físicas e invisibles.

Lo mismo que veo aquí, lo veo en las fronteras europeas. Si no tienes el pasaporte europeo, no puedes viajar. Para mí, el pasaporte europeo es una frontera enorme que genera diferencias. “Ahora estoy estudiando y me gusta mucho. Me gustaría estudiar Derecho para cambiar las leyes”.