Trazos Migrantes Cinco ilustradores españoles en Berlín

Ilustración para el libro
Ilustración para el libro | Photo: © Violeta Lópiz

Llegaron a Berlín y se quedaron. La capital alemana les ha ofrecido todo lo que un artista sueña para poder comenzar, una ciudad barata y cosmopolita en la que hacer lo que mejor saben: dibujar. Estas son las experiencias de cinco ilustradores españoles que viven en Berlín.

En el barrio de Kreuzberg Violeta Lópiz (Ibiza,1980) nos invita a su estudio, Lelo Books, un espacio de trabajo propio para publicar sus libros y acercárselos al lector. Violeta ilustra teniendo como premisa trabajar con el corazón, sin traicionarse a sí misma. Publica en editoriales y revistas en distintas partes del mundo. Perfeccionista, atenta y minuciosa, tarda una media de 1 año en ilustrar un libro, “soy la ruina” – dice. “Para ilustrar un libro hay que equilibrar todos los palos sobre los que se sujeta: la técnica, el lenguaje, el punto de vista y el propio discurso de la imagen”. Sus armas de futuro son: lápices de colores, témperas, acetato pintado o el temido rotulador que, animada por el ilustrador Valerio Vidalli (compañero de estudio y proyectos), la acompañó el pasado invierno en Lisboa para ilustrar un poema de Cláudio Thebas, Amigos do Peito (Bruaá,2014). Sueña con convertir una caravana en estudio móvil y viajar por el mundo en busca de historias. Mientras tanto, trabaja en La Foresta, su nuevo proyecto, y planea un viaje a Corea para trabajar en el siguiente libro.

“Endlich Angekommen”, para el comic book '12', 2013 | © Jorge Liquete “Endlich Angekommen”, para el comic book '12', 2013 | Illustration: © Jorge Liquete A una manzana del taller de Violeta, nos encontramos con Jorge Liquete (Madrid,1973), ilustrador autodidacta formado en diseño gráfico y ligado al mundo de la publicidad.
Jorge hace animación gráfica, storyboard, vídeo y diseño de personajes, pero la ilustración es su manera de aportar algo a la sociedad. Huyendo de la publicidad, contactó con  editoriales de libros de texto en España, ámbito en el que sigue trabajando, y comenzó a ilustrar la saga de libros Batracio Frogger, sobre una rana detective.
Llegó a Berlín en 2009 y desde entonces ha desarrollado interesantes proyectos como la elaboración de un cómic para la discográfica Mokoh Music. A pesar del aprendizaje y las oportunidades que le ha dado Alemania, “donde más he visto que se valora el trabajo de una persona, cuando algo sale bien saben reconocerlo”, Jorge regresará a España en septiembre cargado de proyectos, con la mente y las fronteras abiertas.

De espacios sin fronteras sabe mucho Cristina Sitja (Caracas, 1972), esta hispano-venezolana estudió Bellas Artes en Montreal y se especializó en fotografía estenopeica en San Francisco. Al llegar a Barcelona, de donde proviene la mitad de su familia, decidió cambiar de rumbo y tras comprobar que no se le había olvidado dibujar, comenzó a ilustrar. En 2006 aterrizó en Berlín por un par de semanas y se quedó.

“Carnaval”, Gouache, acuarela y lápiz de color, 2014 | © Cristina Sitja “Carnaval”, Gouache, acuarela y lápiz de color, 2014 | Illustration: © Cristina Sitja Nos citamos en la librería Mundo Azul, especializada en literatura infantil y juvenil. Cristina nos muestra sus publicaciones en Europa y Latinoamérica y nos habla de una cita anual ineludible, la feria del libro infantil de Bolonia, donde ha mostrado su trabajo en dos ocasiones.“Me meto directo a dibujar, trabajo con los errores, y se nota en mi estilo”- explica. Se lamenta de que al ilustrador no se le tiene mucho en cuenta y de los acuerdos abusivos de algunas editoriales y bromea, “hasta ahora no puedo comer libros.”

“Es muy importante aprender a decir que no, cuando son encargos muy mal pagados. Al principio es difícil porque no tienes un porfolio y se juega con la visibilidad que te puede aportar” reconoce Raúl Soria (Zaragoza, 1983).

 Los amos ocults del totxo | © Raúl Soria, La Directa, 2015 Los amos ocults del totxo | Illustration: © Raúl Soria, La Directa, 2015 Llegó a Berlín hace 11 años para aprender alemán y terminó especializándose en ilustración en la Universität der Künste. “Ilustrar es la forma más feliz en la que creo que puedo ganarme la vida, aunque precaria también”. Trabaja sobre todo con prensa y su inicio tuvo mucho que ver con la crisis en España y el estallido del 15M, momento en el que se politiza y comienza a unir política e ilustración. Colabora con La Directa y Neues Deutschland, también ha hecho cubiertas de libros y discos y participó en un documental sobre el mítico Bar 25 de Berlín. De Alemania destaca las ayudas económicas que hay para artistas como la Künstlersozialkasse (KSK) pero ya piensa en un regreso “he cambiado mis sueños de irme a Londres o a Nueva York por Madrid.”

“Dança dos tres elementos naturais e banana”, lápiz de color, Lisboa, 2015 | © Irene Fernández Arcas “Dança dos tres elementos naturais e banana”, lápiz de color, Lisboa, 2015 | Illustration: © Irene Fernández Arcas Recorriendo un camino similar se encuentra Irene Fernández Arcas (Granada, 1987), estudiante de Comunicación Visual en la Weißensee Kunsthochschule de Berlín.
Ha escrito e ilustrado libros que aún no se han publicado, colabora con revistas, colectivos y proyectos de la universidad, casi todo gratis. La música es su mayor inspiración e interpretarla con imágenes lo que más le gusta hacer. Sueña con poderse dedicar a la ilustración y que un niño le diga algún día que ha leído un libro suyo. Berlín es ahora su mejor oportunidad y como ella dice “el lugar donde nunca hay que esperar a que pase algo, siempre pasa.”
 
Trazando líneas continuas, estos artistas siguen soñando en imágenes cómo seguir ilustrando sus carreras.