John Heartfield El tatarabuelo alemán del Photoshop (y los memes políticos)

Imagen de la portada de la Revista Ilustrada Obrera (AIZ en sus siglas en alemán) de 1933
Imagen de la portada de la Revista Ilustrada Obrera (AIZ en sus siglas en alemán) de 1933 | Photo: © John Heartfield

El artista alemán Helmut Herzfelde fue uno de los primeros en utilizar fotomontajes como instrumento de sátira política. A principios del siglo XX, este diseñador gráfico, más conocido como John Heartfield, creaba collages parodiando al nacionalsocialismo. Usaba el humor ácido para expresar sus ideas y concienciar a la sociedad.

Si memes* y caricaturas políticas levantan ampollas en la era de la libertad de expresión, la sátira ilustrada con el régimen nazi como protagonista era un canto al exilio en la Alemania de los años 30. Algo que no preocupaba demasiado a Helmut Herzfelde.
 
Este artista alemán, precursor de la edición fotográfica tal y como hoy la conocemos, es el autor de obras tan originales como críticas: Adolf el superhombre: traga oro y suelta chatarra (1932) define perfectamente la imagen a la que da título, y en Bellotas alemanas (1933), Hitler aparece regando un roble cargado de bellotas coronadas por cascos del partido nacionalsocialista.

Imagen de la portada de la Revista Ilustrada Obrera (AIZ en sus siglas en alemán) de 1932 Adolf, el superhéroe: traga oro y da la chapa, Imagen de la portada de la Revista Ilustrada Obrera (AIZ en sus siglas en alemán) de 1932 | © John Heartfield | | © John Heartfield Esta última fue uno de sus trabajos más difundidos, recogido en la publicación berlinesa Arbeiter lllustrierte Zeitung (AIZ) (i.e., Revista Ilustrada Obrera) el mismo año en el que el nacionalsocialista se convertía en canciller y en el que, como consecuencia, Herzfelde tuvo que exiliarse a Checoslovaquia. No obstante, su marcha no fue un impedimento para continuar con una actividad que llevaba tiempo perfeccionando.

Un estilo propio y original

Herzfelde se desmarcaba de los creadores de principios del siglo XX, además de por el carácter ácido de sus obras, por el uso que hacía del fotomontaje, una técnica que perfeccionó junto con su compañero, el pintor expresionista George Grosz. Sin Photoshop ni otras herramientas de edición modernas, combinaba diseño e imagen para expresar su particular crítica al nazismo en forma de memes adaptados a los medios de la época.

Además de una amistad, Grosz y Herzfelde compartían inquietudes. Ambos pertenecían al movimiento dadaísta, una corriente cultural nacida en Suiza e impulsada por el pintor en Alemania. Esta ideología, que tuvo gran influencia en Herzfelde, se burlaba del artista burgués que solo buscaba la belleza de sus obras. Un concepto difícil de concebir para un diseñador que utilizaba sus conocimientos gráficos para despertar conciencias.

Mientras que su particular estilo se había gestado en las escuelas de arte aplicada de Múnich y Charlottenburg (en Berlín), la temática de los trabajos nacía de su profunda vocación política y el rechazo al nacionalismo dominante. Incluso se cambió el nombre para dejar constancia de su posición. En 1916, cuando terminó el servicio militar, adoptó el de John Heartfield, un apodo británico que representaba una crítica al ultranacionalismo alemán, contrario a todo lo que provenía de Reino Unido.

El collage para criticar el sistema político

El collage y el grafismo le servían para expresar conceptos que disfrazaba de situaciones irreales y deformadas, aunque siempre dejando claro la aplicación de su inventiva; nunca quiso confundir al público. Por eso las imágenes estaban recortadas a distinta escala y pegadas sin disimulo, formando una escena artificial. Su mensaje, sin embargo, era claro y directo. 

Tampoco encubría sus inclinaciones políticas fuera del estudio de diseño de la editorial Malik-Verlag, fuertemente vinculada con de la izquierda progresista, en la que trabajaba como director artístico. Junto con su hermano Wieland Herzfelde, propietario de la empresa, fue uno de los miembros fundadores del Partido Comunista Alemán, constituido en 1918.

También ejerció de diseñador de escenografías, desarrollando las de algunas obras teatrales de los directores Max Reinhardt y Erwin Piscator. A partir de 1930 y durante su exilio en Checoslovaquia, donde permaneció hasta 1938, el artista publicó sus creaciones en numerosas portadas de la AIZ.

El papel de la escritura: frases claras e incisivas

Durante esta época, utilizaba fotografías convencionales, como las que aparecían en el resto de periódicos, para asemejarlas después a otras imágenes de temática distinta. Modificaba su sentido hasta expresar gráficamente lo que le interesaba. De esta temporada es la obra Bellotas nazis y Metamorfosis, donde los rostros emblemáticos del nazismo aparecen convertidos en gusanos y mariposas. En 1936 dedicó una obra al asedio a la ciudad de Madrid, publicada en la contraportada de AIZ y titulada ¡No pasarán! ¡Pasaremos!.

Contraportada de la Revista Ilustrada Obrera (AIZ en sus siglas en alemán) de 1936 Madrid 1936 – ¡No pararán! Pasaremos! ¡Contraportada de la Revista Ilustrada Obrera (AIZ en sus siglas en alemán) de 1936 | © John Heartfield | | © John Heartfield Como puede adivinarse por los títulos de los trabajos, la combinación de imágenes no lo era todo. Al igual que en un meme, donde las frases son acordes a la imagen del protagonista, el autor elegía un texto con las dosis exactas de ironía y la misma acidez que la representación gráfica para nombrarlo. También el diseño entraba en juego a la hora de aplicar la tipografía: utilizaba los estilos más modernos.

Después de 1938, Heartfield se trasladó a Gran Bretaña, donde colaboraba con varias publicaciones inglesas. Solo en 1950 volvió a Alemania, donde residió hasta su fallecimiento en 1968. Su muerte no ha impedido que sus grandes obras hayan servido como modelo a seguir por los publicistas, comunicadores e ilustradores modernos.
 
*Memes: Unidades de información que alcanzan gran difusión en las redes hasta formar parte del imaginario colectivo.