Editoriales y libros en Alemania

Editoriales y libros en Alemania Colourbox

Información para libreros y bibliotecarios

¿Desea saber cómo funciona el mercado alemán del libro? Aquí podrá obtener una idea general sobre cuestiones importantes tales como ventas, publicaciones recientes, canales de distribución, formas de edición, pero también sobre hábitos de lectura y nuevas tendencias.

¿Sabía usted, por ejemplo, que en Alemania la lectura es una de las prácticas de ocio más populares?

El programa de ayudas “Traducciones de libros alemanes en una lengua extranjera” del Goethe-Institut subvenciona la publicación de literatura alemana en otras lenguas.

(Autor de los textos siguientes: Michael Schremmer
Traductora: Rosina Nogales Tudela)

Aunque para compradores y lectores de libros la utilidad del contenido de una publicación se justifique, ya sea como entretenimiento, estímulo intelectual, divertimiento, adquisición de conocimiento, formación, ampliación de estudios o otros propósitos, finalmente son las cifras las que muestran a los agentes implicados en el mercado del libro —editores, libreros y autores— el rumbo del mercado, las tendencias vigentes y cómo, desde un punto de vista económico, puede y debe reaccionar ante estas expectativas. La producción de libros no responde solamente a una demanda intelectual, sino que también constituye un factor económico importante: Alemania ocupa la tercera posición en el mercado internacional del libro.
Los nuevos soportes, sobre todo durante los dos últimos decenios, han cambiado radicalmente el mercado del libro tal y como había ido existiendo desde hace más de 500 años. Aunque se hayan desmentido las previsiones de los años 90, que advertían que en un futuro próximo los libros impresos en papel dejarían de existir, el porvenir de las publicaciones impresas, y sobre todo desde un punto de vista económico, todavía no está asegurado.
Estudios sobre el comportamiento lector y la adquisición de libros por parte de los alemanes intentan hacer pronósticos en los que basar el futuro de la producción y el comercio de libros. Nuevas formas de publicación como las electrónicas, libros digitales, impresión bajo demanda o audiolibros, no solo cuestionan los antiguos modelos de las editoriales y empresas mediáticas, sino, y sobre todo, el propio comercio de libros. Internet y la compra on-line han abierto nuevas posibilidades para la venta de productos, sin olvidar la desaparición de fronteras entre países que ello conlleva. La globalización no se detiene ante el mercado del libro.
Pero también las bibliotecas deben afrontar nuevos retos. Para poder seguir cumpliendo con su misión de almacenar conocimiento y ponerlo a disposición de los interesados, fueron, y siguen siendo necesarias, importantes inversiones a efectos de dotarse de una nueva infraestructura válida también para publicaciones electrónicas.
 
Des de mediados de los noventa el mercado de los audiolibros no ha parado de crecer. El total anual de ventas actualmente (2015) se estima en unos 340 millones de euros aproximadamente. Para la mayoría de compradores, según el resultado de las encuestas, el audiolibro no supone ninguna competencia al papel, sino que representa una ampliación de la oferta. En 2015, el 40,3 % de los audiolibros vendidos pertenecen al ámbito de la literatura y el 45,8 % específicamente a la literatura infantil y juvenil. A larga distancia, siguen los manuales prácticos, que suponen el 6 % del total.

Más de 500 editoriales proponen audiolibros en su catálogo. Actualmente se encuentran disponibles alrededor de 25.000 audiolibros; cada año aparecen aproximadamente unas 2.000 novedades. Cada vez son más los audiolibros –las estimaciones oscilan entre un 15 -20 % del total– que pueden descargarse desde portales como Audible.de, Claudio.de, Soforthoeren.de o iTunes.
 
El negocio internacional, sobre todo la venta de licencias, ha sido y sigue siendo de gran importancia para las editoriales alemanas. Aproximadamente dos tercios del conjunto de editoriales alemanas son activas internacionalmente, y sobre todo durante estos últimos años las editoriales especializadas han fortalecido y ampliado destacadamente el negocio internacional.

La literatura en lengua alemana tiene sus seguidores en el extranjero. Desde el año 2000 (en el que se vendieron 4.759 licencias) el número de licencias vendidas al extranjero por parte de editoriales alemanas no ha parado de crecer: en 2015 se vendieron 7.521 licencias, lo que representa un notable aumento respecto al año anterior (6.443 licencias en 2014), la mayoría de ellas correspondían al grupo de literatura infantil y juvenil (2.677 licencias).

En 2015, el 20,1 % del conjunto de licencias se vendieron por los derechos al chino; el 7,6 % al inglés, y en tercer lugar, el 5,8 %, a países de habla hispana. Desde 2015, castellano y catalán se agrupan en la estadística, por lo que cabe observar la comparación con estadísticas anteriores con cierta restricción. Si consideramos la venta de licencias según países, la mayoría se vendieron a China (1.512) y, en segunda posición, a España (412 licencias).

 
Categorías Número de licencias vendidas a España
en 2015
Literatura 78
Literatura infantil y juvenil 137
Manuales prácticos 59
Literatura de divulgación 39
Libros de texto 7
Viajes 3
Humanidades, arte, música 60
Ciencias naturales, medicina, informática , tecnología 21
Ciencias sociales, derecho, economía 33
 
 
Año Número total de licencias vendidas
a España
2005 529
2006 572
2007 589
2008 406
2009 357
2010 646
2011 498
2012 477
2013 457
2014 324
2015 412

 
Traducciones

El mercado de la traducción, a pesar de algunas fluctuaciones, se ha mantenido estable durante los últimos años. Aproximadamente, desde el año 2009, aparecen anualmente 10.000 traducciones de lenguas extranjeras al alemán, en 2015 fueron 9.454. Del total de novedades del mercado alemán, en 2015, de 76.547 títulos, 12,4 % correspondían a traducciones. Predominan, como es habitual desde hace muchos años, las traducciones del inglés (63,8 %), seguidas, en segundo lugar y como en años atrás, por las del francés (12 %). El japonés sigue ocupando el tercer lugar (6,6 %). Las otras lenguas se alejan considerablemente de estos porcentajes, las traducciones del español representan por ejemplo el 1,4 %.
 
El Börsenverein des Deutschen Buchhandels es el gremio profesional que en Alemania aúna libreros y editoriales. A finales del 2015, la corporación contaba con 4.963 socios, 3.064 correspondían a empresas y negocios relacionados con el comercio de libros (libreros), y 1745 eran empresas o negocios relacionados con la producción de libros (casas editoras y editores). Actualmente la edición de libros ocupa 24.000 trabajadores y su comercio 29.000 libreros. Entre las actividades que realiza la corporación, cabe señalar: idear nuevas estrategias de promoción del libro; hacer que resulten más efectivas las relaciones comerciales entre librería y editorial; asesorar sobre la legislación en cuanto a derecho editorial y derechos de autor. La revista del gremio, Börsenblatt für den Deutschen Buchhandel, se publica semanalmente. Contiene, además de informes de la redacción, numerosas reseñas de nuevos libros. El gremio de libreros y editores cuenta con una larga tradición y representa los intereses de numerosas empresas relacionadas con el comercio de libros.

Fundada en 1825, la asociación no sólo representa los intereses económicos de sus miembros, sino que también desarrolla una misión político-cultural. Cada año, durante la Feria del Libro de Fráncfort (Frankfurter Buchmesse), se otorga el Premio de la paz del comercio librero alemán (Friedenspreis des Deutschen Buchhandels), que es uno de los premios culturales más significativos de Alemania. Desde 1994 se otorga, en ocasión de la Feria del Libro de Leipzig (Leipziger Buchmesse), el premio del libro para la convivencia europea (Leipziger Buchpreis zur Europäischen Verständigung).

Se estima que en Alemania existen aproximadamente 7.000 editoriales. Estadísticamente sólo se registran aquellas que facturan al menos 17.500 € brutos anuales. En 2014 había, de ellas, 2.117 editoriales. La cifra en 2008 era de 2.787 y en 2009 hubo un claro descenso hasta llegar a las 2.193 editoriales, desde entonces la cifra se ha mantenido estable con una ligera tendencia a la baja.
La cifra de librerías (comercio al por menor), que estadísticamente consta (como en el caso de las editoriales se registran sólo aquellas que anualmente facturan 17.500 € brutos), se situaba en el año 2014 en 3.803.
 
Como en el sector editorial, también el sector librero tiende a concentrarse. Las librerías pequeñas o especializadas lo tienen difícil si pretenden competir con las ventas de libros u otros productos culturales en Internet o con las grandes superficies, y sobre todo en grandes ciudades.

La cifra de librerías se ha reducido de 4.290 en 2009, a 3.803 en 2014. Las más afectadas son sobre todo las pequeñas librerías con un volumen de ventas no superior a 250.000 euros anuales. El descenso de facturación se debe sin duda a la competencia que supone Internet pero también a la general caída de precios de los libros. En Alemania rige la fijación de precios para los libros o publicaciones establecidas que por obligación deben venderse a un mismo precio. El precio que fija la editorial es, según establece la Ley, el obligado en todos los comercios de toda Alemania. Durante algún tiempo no fue del todo claro si los libros electrónicos se sujetaban a esta ley, hasta que el 1 de setiembre de 2016 entró en vigor la modificación de la ley de fijación de precios para el sector establecida por el gobierno alemán, que definitivamente resolvía la ambigüedad y por la cual también se fijaba el precio de libros electrónicos. Los audiolibros, sin embargo, siguen sin estar sujetos a la ley de fijación de precios.
Por norma general, los títulos más usuales llegan a las librerías en el transcurso de 1 a 2 días. Para ello funciona un servicio electrónico de pedidos y de facturación proporcionado por las grandes distribuidoras de libros (mayoristas).

Las vendas totales estimadas de la industria del libro en Alemania ascendieron en 2015 a 9.188 millones de euros, lo que significa, respecto al 2014, un descenso del 1,4 %. Los ingresos, por lo tanto, tienden a las cifras del 2005, después que en 2010 alcanzaran la cifra record de 9.702 millones de euros. El comercio del libro en Alemania, a pesar de la imparable introducción de otros medios durante los últimos diez años, ha conseguido mantener su cuota de mercado.
Del total de ingresos en 2015, correspondían a los canales de distribución específicos:

gráfica Comercio editorial
Fuente: Börsenverein des Deutschen Buchhandels

En la distribución de publicaciones vendidas según categorías, no se observan cambios significativos respecto a años anteriores:
 
Categorías Tanto por ciento del total de ventas Variaciones respecto al año anterior (en tanto por ciento)
Literatura 32,1 -1,6
Literatura infantil y juvenil 15,8 -1,0
Manuales prácticos 14,3 -4,5
Divulgación 10,3 +1,6
Libros de texto 10,0 No hay datos disponibles
Viajes 6,5 -0,8
Humanidades, arte, música 4,5 -2,9
Ciencias naturales, medicina, informática, tecnología 3,9 -2,8
Ciencias sociales, derecho, economía 2,5 -4,2
*Participación en el total de ventas según categorías en 2015

En lo que respecta a primeras ediciones, “novedades”, también en 2015 la literatura encabeza la lista con 14.165 títulos (14.111 títulos en 2014), lo que supone el 18,5 % de la producción total. En segundo lugar sigue el ámbito de literatura alemana (que incluye sobre todo publicaciones relativas a estudios literarios) con 10.638 títulos, el 13,9 % de la producción total; siguen los libros infantiles y juveniles, con 9.081 primeras ediciones (nueva cifra record) que suponen el 11,0 % de la producción anual, y los libros de texto, con 4.353 nuevos títulos.
El volumen de ventas del sector del libro, según las formas de edición, se reparte de la manera siguiente: tapa dura, 73,4 %, facturación de 6.744 millones de euros, (6.842 millones de euros en 2014); libros de bolsillo, 22,9 %, facturación de 2.104 millones de euros (2.135 millones de euros en 2014); y audiolibros , 3,7 %, facturación de 340 millones de euros (345 millones de euros en 2014).

 
El Publishing on Demand es una nueva tendencia en el mundo editorial: los libros se preparan para la impresión pero solo se imprimen cuando el cliente los pide lo que permite sufragar pequeñas ediciones. En Alemania la gran librería de libros Libri BoD (Books on Demand) ofrece actualmente alrededor de 100.000 títulos.

El libro electrónico, que en los EEUU ha conseguido su cota máxima con aproximadamente un 25 % de participación en el mercado (a pesar que la participación en el total de ventas cayó un 12,3 % con respecto al 2014), en Alemania se calcula aproximadamente que alcanza un 5 % del mercado. El mercado de libros electrónicos supuso en 2010 el 0,5 %, en 2013 aumentó al 3,9 % y en 2015 se situaba en el 4,5 %, lo que supone solo un aumento del 4,7 % en relación al 2014. En Alemania, en 2010 se vendieron un millón de libros electrónicos, en 2015 fueron ya 27 millones. Sin embargo el precio medio por libro electrónico pasó de 10,71 euros en 2010 a 6,82 euros en 2015. También las cifras previstas para el primer trimestre del 2016 muestran que el mercado del libro electrónico se mantiene constante. La cifra de los libros electrónicos vendidos durante los primeros nueve meses del 2016 ha ascendido un 1,7 % , pero el precio medio por libro ha continuado en descenso hasta llegar a los 6,70 euros, aún así supone un aumento del 0,1 % en comparación con las cifras del año anterior. Aproximadamente el 75 % de los libreros ofrecen libros y soportes electrónicos. Sin embargo, quienes encabezan el mercado son los grandes proveedores por Internet como Amazon, Apple, Google, Kobo, Tolino o eBook.de. En cuanto a las ventas de libros electrónicos, la literatura ocupa el 86 % del total (en 2014 el 84 %). Le siguen en volumen de negocios la literatura infantil y juvenil (4 %); los manuales prácticos (4 %); los libros de divulgación y enciclopedias (5 %); los libros de viajes no llegan apenas al 1 %. Es cada vez más habitual que las editoriales publiquen sus novedades tanto en soporte físico como digital. Desde hace años que se observa un crecimiento significativo, sobre todo en editoriales especializadas, de los servicios por Internet. Desde el 2011, los beneficios han ido aumentando alrededor del 10 %, en 2015 aumentaron el 14,3 % en relación al año anterior.
 
La lectura de libros y revistas sigue siendo una de las actividades preferidas en Alemania. Un estudio llevado a cabo en 2015 por el gremio de libreros y editores alemanes sobre perfiles, motivaciones y opiniones de la compra y lectura de libros, dio como resultado que el 83 % de la población alemana se consideran lectores e incluso el 59 % son compradores habituales de libros. La edad apenas influye en ello. 8 de cada 10 personas han leído por lo menos un libro en los últimos 12 meses; 6 de cada 10 han comprado un libro. La cifra de los “más lectores”, aquellos que leen 18 o más libros al año, se ha mantenido estable desde el último estudio realizado en 2008. Según el estudio, la edad apenas influye en los hábitos de lectura. El porcentaje de no lectores es aproximadamente el mismo en todas las franjas de edad, si exceptuamos las personas mayores de 60 años con un porcentaje ligeramente mayor. Sólo un 17 % de los alemanes se considera no lector. La encuesta demuestra que las librerías tradicionales siguen siendo el lugar más importante de compra. El 64 % de los compradores descubre libros “hurgando” por las librerías, libros que luego compra. Sugerencias o recomendaciones de amigos es el segundo motivo habitual, las tiendas por Internet ocupan el tercer lugar en cuanto a motivación a la hora de comprar. El 45 % de los encuestados en el estudio siguen deseando poder leer libros en papel, más del 7 % que en 2014. El total de personas que desean leer paralelamente libros en soporte digital o papel ha disminuido un 7 %. El total de los que prefieren únicamente libros electrónicos se mantiene estable con un 8 % de los entrevistados. Las lecturas preferidas siguen siendo, como ya es habitual: novelas; clásicos; narraciones y novelas policíacas.

Cabe también destacar que Internet no supone ninguna amenaza para el lector. Al contrario, los usuarios habituales de Internet compran en general un 40 % más de libros que las personas que no utilizan la red, según el estudio sobre el comportamiento lector en Alemania intitulado ¿Tienen futuro los libros?, realizado por la sociedad auditora Pricewaterhouse Coopers. Se confirmaron asimismo fenómenos ya sabidos: las mujeres por ejemplo compran y regalan más libros que los hombres; y en general disminuye la lectura de libros, el 46 % de los encuestados afirma que antes leían más que ahora.
Numerosas promociones o actos destinados especialmente a niños y jóvenes fomentan lectura: el Gremio profesional de libreros y editores alemanes o la Fundación por Lectura, por ejemplo, organizan interesantes actuaciones a tal efecto.
La historia del mundo editorial alemán empieza con Johannes Gutenberg. En 1455 salió la Biblia de Gutenberg en Maguncia, el primer libro impreso con letras móviles de Europa. Desde finales del siglo XV, la capital alemana de las editoriales fue Fráncfort del Meno, hasta que en el siglo XVIII, Leipzig tomó el relevo. Después de la Segunda Guerra Mundial, Fráncfort recuperó su posición dirigente. En la actualidad, hay editoriales importantes en muchas ciudades alemanas, como por ejemplo Múnich, Berlín, Fráncfort del Meno y Colonia. 
La producción editorial alemana ocupa el tercer lugar del mundo, tras Gran Bretaña y China. Gracias a la zona lingüística común, los países más importantes para la importación de libros alemanes son Austria y Suiza.

En 2015 las editoriales alemanas publicaron 89.506 títulos (87.134 en 2014), de los cuales 76.547 eran primeras ediciones (73.547 en 2014) y 12.959 reediciones (13.271 en 2014). Después de que la producción anual de títulos entre 2005 y 2011 se situara cerca de los 95.000, actualmente parece consolidarse alrededor de los 90.000 títulos. Cabe señalar no obstante que, dados los datos incompletos que ofrecen las estadísticas en cuanto a títulos procedentes de la “impresión bajo demanda” o libros electrónicos, las cifras reales pueden ser algo superiores.
Actualmente hay disponibles 1,7 millones de títulos procedentes de 21.000 casas editoriales y que pueden consultarse en línea en VLB (Verzeichnis Lieferbarer Bücher). Gracias a la venta directa, en el año 2015 las editoriales consiguieron un volumen de ventas de 1,92 mil millones de euros. No existe una editorial que domine el mercado, no obstante, actualmente muchas de las editoriales grandes e importantes forman parte de consorcios mediáticos como Bertelsmann o Holtzbrinck. 
El volumen de ventas al exterior de las editoriales alemanas alcanza anualmente aproximadamente los dos mil millones de euros.