Acceso rápido:

Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Activismo en favor del medio ambiente
La huelga por el clima en Internet

Cuando no son posibles las manifestaciones, la protesta por cuestiones climáticas busca otros caminos: puede ser en la red, por la ventana abierta... o ambos al mismo tiempo.
Cuando no son posibles las manifestaciones, la protesta por cuestiones climáticas busca otros caminos: puede ser en la red, por la ventana abierta... o ambos al mismo tiempo. | Foto (detalle): © picture alliance/Keystone/Alexandra Wey

Desde que irrumpió la pandemia de coronavirus, la protesta ante el cambio climático se ha trasladado a Internet en su mayor parte. Conozcamos el mundo online del movimiento por el medio ambiente.

De Johannes Zeller

Fue la mayor protesta por el clima realizada nunca: el 20 de septiembre de 2019, millones de personas se echaban a la calle en todo el mundo para manifestarse a favor de una política ecológica y el cumplimiento del objetivo de los 1,5 grados centígrados. Solamente en Alemania, según datos de Fridays for Future , participaron en la huelga climática alrededor de 1,4 millones de personas, interconectándose en el país mediante la etiqueta #AllesFürsKlima (todo por el clima). La jornada fortaleció sensiblemente el movimiento, y Fridays for Future convocó acciones semanales. Nadie sospechaba en aquel momento que pronto la pandemia iba a hacer imposibles las aglomeraciones humanas.

“Hashtags” y pancartas

Con el inicio de la pandemia de coronavirus, la protesta en favor del clima, sin convertirse en cosa del pasado, tuvo sin embargo que recolocarse. Fridays for Future y demás activistas en favor del clima la llevaron al sitio en que, desde el inicio de la pandemia, se desarrolla gran parte de la vida social y comunitaria: Internet.

Por supuesto, antes de la pandemia las y los activistas se organizaban ya online, interconectándose a través de aplicaciones de mensajería, chats grupales y videoconferencias. Pero las medidas contra el coronavirus obligaron ahora a trasladar a Internet también las mismas actividades de protesta. Las etiquetas o “hashtags” pasaron aún más al primer plano, y las fotos delante de edificios gubernamentales quedaron sustituidas por instantáneas en Twitter con carteles de protesta. Desde entonces, la huelga climática se ha mantenido en la red bajo la etiqueta #climatestrikeonline, sin volver a las protestas multitudinarias en la calle. Además, con la etiqueta #Netzstreikfuersklima (huelga en la Red por el clima), Fridays for Future hizo un llamamiento para hacer visible también “offline” –con los medios accesibles en tiempos de coronavirus– la huelga organizada en Internet: “Llevamos a la red la protesta de la calle: ¡coloquemos nuestras pancartas en lugares visibles en ventanas, en buzones, en el puesto de trabajo, en el árbol de delante de casa, en la entrada de tiendas o en cualquier sitio en que puedan verse bien!”, puede leerse en su página web.

La comunicación por Internet enriquece 

Las huelgas en las calles no son la única acción del movimiento en favor del clima que se ha visto afectada por los efectos de la pandemia y las medidas contra el coronavirus. Así sucedió por ejemplo con el Climate Walk: un grupo de científicas, científicos y activistas, denominado “Wanderers of Changing Worlds”, planea recorrer 12.000 km por Europa a pie para investigar y documentar los efectos locales del cambio climático. Los resultados quedarán recogidos después en una exposición itinerante, una serie de conferencias y una película documental... o tal era al menos la idea para la que el equipo había ya recaudado donativos. Pero las restricciones a causa de la pandemia y su prolongación han tenido consecuencias para la organización del Climate Walk. La fecha planificada para emprender el viaje –que es el punto central del proyecto– podría volver a cambiar en cualquier momento, mismamente porque no funcionara el plan de vacunación. “Queremos también hacer recorridos de prueba con distintos grupos destinatarios, incluida población escolar, pero el coronavirus está dificultando mucho la planificación”, refiere Julia Plattner, de Climate Walks.
 

En este momento, por tanto, el equipo del Climate Walk se centra en actividades posibles pese a la pandemia. Ahora están preparando, en cooperación con la Universidad de Viena, clases por Internet sobre el cambio climático en las que colaboran personalidades prestigiosas en los campos de las ciencias naturales y sociales. Vistas las cosas en conjunto, el equipo sabe sacarle partido a la situación. Así, la comunicación vía online entre sus participantes se ha revelado como un valioso enriquecimiento para el proyecto. El Climate Walk tiene asociadas y asociados en toda Europa, que se reúnen con regularidad por Zoom, y a menudo también en conversaciones personales. “Antes, casi todo se hubiera solventado a través del correo electrónico y seguramente no habría sido tan personal”, recapitula Eva Holzinger, coordinadora de proyecto. La red en torno al Climate Walk se ha extendido durante la pandemia y las relaciones son ahora más fuertes, todo ello, por supuesto, con la vista puesta en poderse reunir en persona en algún momento futuro.

 

Crece el apoyo a proyectos medioambientales

Que el activismo por el medio ambiente puede salir fortalecido de un año de pandemia lo muestran también plataformas ecológicas de microfinanciación colectiva como EcoCrowd. Trátese de bio-horticultura regenerativa en Turingia, perforación de pozos en Calabria o una iniciativa para documentar el factor humano en el cambio climático, las y los activistas pueden aquí, con diez euros en adelante, dar su apoyo a proyectos que fomentan la sostenibilidad ecológica y social. EcoCrowd se fundó en Berlín en 2014 y cuenta con el apoyo de la Oficina Federal de Medio Ambiente. Los proyectos que hayan conseguido financiarse por esta vía pueden agradecerlo con una contribución voluntaria. Hasta la primavera de 2020 el concepto EcoCrowd tenía también como elemento indispensable el contacto personal: un evento anual servía a las y los activistas para reunirse y para elegir el mejor proyecto del año. En 2020 no se celebró el encuentro, pero aun así la plataforma consiguió financiar más proyectos medioambientales que nunca antes. Das Team von EcoCrowd Das Team von EcoCrowd | Foto (Detail): © EcoCrowd

Top