Acceso rápido:

Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Objetivos del movimiento por la justicia climática
La fuerza de lo plural

En el Oberbaumbrücke se pintaron imágenes de justicia climática, así como la frase “Otro mundo es posible”.
Una imagen promisoria: “Otro mundo es posible”, reza en letras y dibujos gigantescos la pintada hecha por activistas en el puente de Oberbaum en Berlín. | © Fridays For Future Berlin

¿Qué es lo que quiere el movimiento por la justicia climática? Muchos grupos pertenecientes a él parecen tener objetivos diferentes. Ahora bien, ¿sucede realmente así? ¿No están interrelacionados todos los puntos de vista?
 

De Asuka Kähler

¿Qué era entonces la justicia climática?

La justicia climática, a diferencia de la protección del clima o de la protección medioambiental, ve en la crisis climática no una crisis primordialmente ecológica, sino un resultado de nuestro estilo económico, de su surgimiento y de las injusticias y relaciones de poder aparejadas con él; ve aquí, por tanto, una compleja cuestión de justicia social. Siendo activistas como somos, se trata no solo de cumplir objetivos climáticos, sino también del modo en que lo consigamos.

Pero ¿no comparten los mismos objetivos y enfoques todas las personas participantes?

La justicia climática, pues, significa reflexionar sobre las vinculaciones entre, por ejemplo, el racismo, nuestro sistema económico capitalista, el clasismo, la crisis climática y muchos otros problemas. El propósito puede resultar ambicioso, complejo y, por ello, en parte también difícil de entender. Por esta razón, dentro del movimiento por la justicia climática hay grupos cuyo interés se centra en puntos centrales distintos –a veces en proyectos o campañas concretas, a veces en los principios fundamentales–, pues parece casi imposible tener en cuenta todos los contextos a la vez.

¿En qué radican las diferencias?

Como ejemplo de las diferencias en cuanto a los contenidos, examinemos los casos del Colectivo Black Earth y de Fridays for Future Alemania. El Colectivo Black Earth considera la justicia climática desde una perspectiva descolonizadora e interseccional, abordando con profundidad el surgimiento histórico de dichos temas y la vinculación entre ellos; un punto de vista que en Fridays For Future Alemania, aunque sin duda ha ido cobrando relevancia desde los comienzos, no predomina de puertas para afuera. En su lugar, muchos proyectos están orientados a procesos, decisiones y actos públicos de la actualidad política. Raramente queda definido aquí algún punto de vista explícito sobre la justicia climática. Mirar la crisis climática sin perspectiva histórica y, por ende, anticolonial es un punto quizá criticable en la sucursal alemana de Fridays For Future, pero, en cualquier caso, se debe tener siempre presentes las diferencias en cuanto a orientación básica. Existen otras diferencias más, tanto entre los grupos mencionados como entre otros, y no solo se refieren a los contenidos, sino, por ejemplo, también a las formas de actuación o a las personas que los componen.

¿Por qué es importante tener orientaciones diferentes?

La diferencia de prioridades permite a los grupos respectivos concentrarse con más fuerza en los ámbitos en los que traen consigo sus conocimientos expertos y hacer una labor temática específica. Y, sin embargo, lo ideal es que cada grupo se ocupe por cuenta propia de los diferentes enfoques y puntos de vista: así, por ejemplo, los grupos en los que predominen las personas blancas son los que primero tienen que familiarizarse con perspectivas antirracistas, punto este que antiguamente se solía pasar por alto. Las agrupaciones del movimiento tienen que apoyarse mutuamente dentro de un intercambio activo, solidarizándose y prestándose ayuda recíproca. Lo ideal es que las agrupaciones armonicen sus acciones entre sí, para beneficiarse unas de otras y que así se fortalezca en conjunto el movimiento por el clima. Esta manera de proceder puede lograr que los distintos puntos de vista queden representados adecuadamente.

Las diferencias, tanto entre grupos distintos como, también, dentro de los mismos, no significan debilidad. No hay por qué intentar negar a ninguna posición su legitimidad dentro del movimiento por la justicia climática, siempre, claro está, que tal posición se mueva dentro del marco de la justicia climática.

La semana que viene, Victoria Berni nos mostrará lo diferentes que pueden ser las actitudes de principio y los antecedentes personales dentro de las agrupaciones. En tanto que activistas, tenemos que aprender a sacar más fuerza de esta pluralidad complementándonos, no intentando sacarnos ventaja mutuamente de una manera u otra. En otro caso, no tendremos éxito a largo plazo como movimiento.
 

Top