Acceso rápido:

Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Activismo interseccional
Por qué el activismo por el clima es más que ecologismo

Kimberlé Crenshaw en una gala
Kimberlé Crenshaw en 2018 ante los focos durante su discurso en la gala de aniversario del concepto interseccionalidad de la Fundación Gunda Werner y Heinrich Böll. | Foto (detalle) © Mohamed Badarne

La interseccionalidad como término y concepto se ha consolidado políticamente en las últimas décadas. Pero ¿qué es exactamente la interseccionalidad y qué significa para las y los activistas?  

¿Qué es la interseccionalidad? 

“Con la interseccionalidad se describe el entrecruzarse de distintas formas de discriminación; o sea, una mujer negra recibe una discriminación distinta a la de un varón negro. A diferencia de lo afirmado en narrativas derechistas y conservadoras, la cuestión no es construir una estructura de poder nueva, basada en quién ha recibido mayor discriminación y en la cual los varones cis blancos y heterosexuales formarían la categoría más baja”, explica Sia, participante en Fridays For Future, Ende Gelände, Amnistía Internacional, Seebrücke y otros grupos. 
El término fue utilizado por primera vez en 1989 por la jurista estadounidense Kimberlé Crenshaw en su escrito Demarginalizing the Intersection of Race and Sex, y ha dejado huella desde entonces en todo el mundo en los movimientos más distintos. “Podemos representarnos la interseccionalidad como si fueran círculos distintos que se solapan entre sí, cada uno de los cuales simboliza una forma distinta de discriminación”, prosigue Sia.

¿Por qué son importantes las perspectivas interseccionales? 

“Existen a la vez distintos problemas, y tienen las mismas raíces, por lo cual no se dejan separar unos de otros. Por eso tampoco hay más remedio que combatirlos conjuntamente”, dice Bene, participante en Fridays For Future y en grupos antifascistas y anticapitalistas. Dentro de los equipos mismos se tienen en cuenta también consideraciones sobre la interseccionalidad. “Reproducimos estructuras sociales y desequilibrios de poder también en nuestro trato mutuo. Confrontarse críticamente consigo mismo es importante para poder colaborar bien”, refiere Lucia, implicada en Fridays For Future, Anti Kohle Kidz (Pandilla Anticarbón) y Bündnis gegen Rechts (Alianza contra la derecha). Sin embargo, Ibo Mohamed, participante en Fridays For Future, Seebrücke y la Mahnwache Bamberg (el Piquete de Bamberg), deja claro que es igual de importante también considerar temas por separado. El racismo, por ejemplo, suele estar cimentado en estructuras (neo)coloniales, por lo que considerarlo conjuntamente con otros temas puede tener sentido, pero no tiene por qué tenerlo siempre. “Las perspectivas conjuntas son importantes, sin duda, pero cada tema tiene su propio trasfondo histórico, que hay que trabajar por sí mismo.”
Por lo que a él mismo respecta, huyó de Siria y vive en Alemania desde 2015, y ha experimentado racismo en los dos países. Pero las experiencias y los trasfondos de la discriminación dependen del contexto, y así ser kurdo en Siria es una situación distinta a ser refugiado en Alemania. 
 
A menudo, a las personas afectadas por discriminación interseccional les resulta difícil aislar el motivo específico por el que son discriminadas. Según Ibo: “Experiencias distintas desencadenan emociones distintas, que se funden entre sí dejándose sentir como la normalidad, aunque no lo son ni deberían serlo, y eso es porque durante toda tu vida no has experimentado otra cosa”. También Sia refiere una peripecia similar: “En mi activismo no puedo quedarme en un solo tema, porque a lo largo de mi vida he experimentado discriminación, pero siendo una PoC queer femenina con un trastorno del habla hay muchas veces en que no puedo decir exactamente qué formas de discriminación están interviniendo en una situación”.

Y entonces ¿qué tiene esto que ver con el activismo por el clima? 

En las entregas pasadas traté la cuestión de las distintas perspectivas y objetivos del movimiento por la justicia climática. Y todas las perspectivas climáticamente justas tienen en sus cimientos interseccionalidad: la crisis ecológica se entrecruza con otras injusticias sociales existentes. Tematizar el asunto y combatirlo conjuntamente es la idea básica de cualquier perspectiva climáticamente justa, y por eso es también interseccional. 
 
En el movimiento por la justicia climática se dan muchas veces déficits a la hora de llevar a la práctica los conceptos. Lucia y Bene constatan que el término interseccionalidad suele usarse mucho, sin duda, pero a menudo careciendo de contenido real. Algo que tienen que aprender también los grupos y las personas es cuándo es mejor empezar por no manifestar la propia opinión, sino ceder la palabra a personas afectadas, y no negarles sus experiencias, sino escuchar a esa gente con atención y aprender de ella. 
En el movimiento alemán por el clima, no obstante, se observan también cambios positivos: Sia alaba al movimiento Ende Gelände por su trabajo interseccional, tanto interno como también en su comunicación externa, e Ibo detecta progresos estos últimos meses también en Fridays For Future, una organización a la que podían aplicarse muchos de los motivos de crítica mencionados. 
 
Y, entonces, ¿cómo son exactamente esas perspectivas con interseccionalidad y justicia climática? La semana que viene, Gabriele Magro examinará más de cerca los vínculos entre anticlasismo y activismo por el clima. 
 

¿De qué trata la tercera temporada de “Blog, Engage, Act!”?


La crisis climática afecta a las personas en el mundo entero de manera muy desigual y refuerza discriminaciones. Por esa precisa razón no hay que perder nunca de vista, tanto dentro como fuera de los movimientos por la justicia climática, aspectos tales como el clasismo, el racismo, el sexismo, el (neo)colonialismo y muchas otras luchas.

En la tercera entrega del blog, Engage, Act!, nuestras blogueras y blogueros se esfuerzan por dirigir su atención a los movimientos. ¿Qué se necesita para que haya diferencias y puntos en común? ¿Cómo puedo concienciar de las injusticias de nuestro mundo? Y antes que nada: en un mundo dominado por desigualdades, ¿cómo pueden tomar la palabra las personas afectadas?

Top