Acceso rápido:

Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Cuestiones lingüísticas - La columna idiomática
¿Cómo se incorporan los extranjerismos al Duden?

Ilustración: Fingerzeig
¿Cómo incorpora la lengua alemana los extranjerismos? | © Goethe-Institut e. V./Illustration: Tobias Schrank

La influencia del inglés en el léxico alemán es considerable, y Kathrin Kunkel-Razum lo sabe muy bien. Aún así, considera exagerado preguntarse, si en Alemania a día de hoy se habla  angloalemán. Nuestra tercera entrada trata de la incorporación de los extranjerismos en la obra de referencia de la ortografía alemana.

De Kathrin Kunkel-Razum

Aunque los anglicismos ya forman parte del alemán hablado y escrito, en el Duden de ortografía siguen predominando extranjerismos provenientes del latín. Cierto es que entre las nuevas palabras aceptadas en la última edición muchas de ellas son de origen inglés, aunque no lleguen a alcanzar el número de los latinismos. La mayoría de los extranjerismos presentes en el Duden provienen del latín, seguidos de lenguas como el inglés, el griego, el francés, el italiano, el árabe, el español, el hebreo, el holandés y el ruso.

incorporar puede funcionar

La incorporación de extranjerismos es un proceso apasionante. Mi ejemplo favorito es fluffig (esponjoso), derivado del inglés fluffy. Hoy en día este adjetivo ya es cien por cien alemán, tanto por su entonación y su ortografía como por categoría gramatical y su correspondiente flexión, aunque sea imposible ocultar su origen. Me parece un excelente ejemplo de incorporación de un extranjerismo. Y tengo otro más: hace poco alguien nos preguntó cómo se escribía Instagrammer, si con una m o con dos, en internet aparecía de las dos formas. Si tomamos como referencia el inglés, que como idioma de origen que es evidencia una ortografía más afianzada, nuestra recomendación sería escribirla con dos m, sin contar con que dicha forma de escritura, además, es más afín a la naturaleza de la lengua alemana. En semejantes ejemplos, se puede ver claramente cómo la incorporación de extranjerismos en el Duden siempre va acompañada de una serie de cuestiones ortográficas, gramaticales, también de contenido y, a veces, fonéticas. 

el tratamiento de los anglicismos

Al igual que en las redacciones de las editoriales de diccionarios de otros países no anglosajones, el debate de fondo tiene que ver con cuántas de esas palabras queremos incluir en nuestros idiomas y, por ende, en nuestros diccionarios. A diferencia de, por ejemplo, Francia o España, en Alemania falta una institución nacional como la Académie française o la Real Academia Española que se pronuncie de modo vehemente contra la admisión de anglicismos y difunda activamente el uso de palabras vernáculas frente a los extranjerismos.
 
Como en Alemania no existe un organismo que ejerza esa política lingüística centralista, los anglicismos se admiten de una forma más incontrolada y espontánea. Si bien es cierto que han surgido iniciativas que, en parte, se pronuncian de modo vehemente contra los anglicismos, su influencia apenas está presente. En cualquier caso, nosotros, desde la redacción del Duden, no vislumbramos motivos de alarma y siempre que nos preguntan, si dentro de poco en Alemania todos hablaremos angloalemán, respondemos simple y llanamente “no”. El problema, en realidad, no es la admisión aislada de ciertos anglicismos sino su uso irreflexivo y masivo en el lenguaje escrito. Por eso nos esforzamos en asesorar a los productores de textos sobre el uso moderado y limitado de los extranjerismos, según el grupo de destino.

¿Fake News o Fakenews?

A veces no resulta fácil decidir qué ortografía/s atribuir a un extranjerismo en el Duden. En la última edición, estudiamos en profundidad el caso de fake news y tras intensos debates decidimos ofrecer las tres variantes posibles, de forma que ahora en el Duden aparecen Fake News, Fake-News y Fakenews. Por el momento recomendamos la variante Fake News, pero estamos pendientes de confirmar cuál de ellas se impone en el lenguaje escrito. Para incluir, sin embargo, Uluru, la famosa montaña Ayers Rock de Australia, investigamos sobre todo su pronunciación, ¿cómo se referían a ella los nativos? ¿Y las personas de habla alemana?
 
La admisión de extranjerismos siempre conlleva mayor conocimiento y enriquecimiento del idioma. A propósito, de la edición número 27 del Duden, mi nuevo extranjerismo  favorito es hyggelig, palabra danesa que significa “acogedor”.

cuestiones lingüísticas – La columna idiomática

En nuestra columna idiomática, trataremos regularmente de cuestiones lingüísticas de relevancia cultural y social. ¿Cómo evoluciona el lenguaje? ¿Qué actitud mantienen l*s autor*s frente al lenguaje? ¿Cómo caracteriza el lenguaje a una sociedad? –
Profesionales del lenguaje o muy afines a él presentarán sus temas durante seis entradas consecutivas.

Top