Investigación en diseño
Diseñadoras del futuro

 Julia Lohmann | Departamento de algas
Julia Lohmann | Departamento de algas | © Design Display. Foto: Noortje Knulst

Algas marinas, cortinas solares y tejidos inteligentes: las diseñadoras encuentran soluciones para problemas actuales pero también para los del mañana.

De Iris Braun

Desarrollar un proyecto de diseño no significa necesariamente llegar a un producto final. Echar un vistazo a la investigación en diseño nos permite más bien tener una idea de cómo se plantea el futuro. Gesche Joost, profesora de la Universidad de las Artes de Berlín, se enfoca en las posibilidades que ofrecen los procesos digitales, y se pregunta de qué manera esta nueva técnica facilita la participación o cuál es la mejor manera de construir relaciones de vecindad vivas en ambientes interconectados o cómo los minorías adquieren visibilidad en las redes sociales. Además, Joost y su equipo investigan la creciente comunicación que se da a día de hoy entre el hombre y la máquina.

diseÑar a partir de animales y plantas

Actualmente también se innova en la investigación de los materiales que sirven como materia prima. La diseñadora Julia Lohmann, profesora de la Escuela Superior de Artes Visuales de Hamburgo, explora, por ejemplo, el alga como una materia prima equivalente al cuero, a la chapa de madera o al pergamino e incluso como posible sustituto de los recursos fósiles. Lleva desde 2004 experimentando con una buena cantidad de materiales inusuales de la flora y fauna como, por ejemplo, con estómagos de oveja para hacer pantallas de lámparas o con huesos procedentes del Támesis para hacer vasos y figuras de ajedrez.

Julia Lohmann | Departamento de algas
Julia Lohmann | Departamento de algas | © Design Display. Foto: Noortje Knulst
Lohmann se volvió famosa sobre todo con sus Cow Benches –asientos de cuero– que realmente parecen vacas tanto por su forma como por la calidad del tensado de la piel.

En 2013, Lohmann recibió una beca del Victoria and Albert Museum con la que fundó un departamento dedicado a las algas en el mismo centro, al que denominó como un “espacio de especulaciones colectivas futurista”. En la sección abierta a los visitantes, no solo se muestran objetos hechos de algas, sino que también se exponen los trabajos de investigación de forma comprensible. De esta manera, Lohmann conecta a los visitantes intelectualmente  con el pasado y el futuro: de vuelta al océano gracias a estímulos sensoriales, pero sin perder la idea de aplicarlos al mismo conocimiento.

Julia Lohmann | Imagen de la instalación Design Display
Julia Lohmann | Imagen de la instalación Design Display | Foto: Michael Jungblut
Lohmann, sin embargo, no plasma los resultados de sus investigaciones en productos concretos, sino en objetos esculturales que invitan a cualquier tipo de especulación, “pero que ante todo muestran el enorme potencial que tienen estas materias primas naturales renovables”, enfatiza Lohmann.

un largo y arduo desarrollo de los recursos

Estos trabajos de aspecto amorfo y orgánico se exhibieron en la automovilística ciudad de Wolfsburg, en la muestra Design on Display, que siempre presenta dos posturas actuales en el campo del diseño. En la sección de investigación, el comisario y teórico del diseño, Friedrich von Borries, yuxtapuso los objetos de algas de Julia Lohmann a la cortina de células solares de la holandesa Petra Blaisse.

Petra Blaisse | Imagen de la instalación Design Display
Petra Blaisse | Imagen de la instalación Design Display | Foto: Michael Jungblut
A través de su investigación y de sus experimentos, también Blaisse explora nuevas formas de diseño y de desarrollo de los recursos naturales. Con sus cortinas solares expone ya de hecho diversas funciones de forma concreta: protegen de la luz y del viento, gracias a las células solares producen electricidad, y a la vez separan o unen espacios. Igual que Julia Lohmann con las algas, Petra Blaisse consigue hacer accesibles recursos de forma sostenible.

Petra Blaisse | Cortina solar
Petra Blaisse | Cortina solar | © Design Display. Foto: Noortje Knulst
Incluso para diseñadores experimentados, el proceso de innovación puede ser muy largo y arduo. Por ejemplo, Petra Blaisse comenzó con sus primeros trabajos en 2002 y a día de hoy, en 2017, todavía no puede producir cortinas solares aptas para el uso cotidiano. Sin embargo, después de años de investigación lleva camino de lograrlo.

Material y método

Pero justamente ese camino y el conocimiento que se adquiere a lo largo de su andadura definen un trabajo de investigación. Ese fue el tema de la tesis doctoral de Julia Lohmann. Por un lado, versa muy concretamente sobre el alga “como material y método”, según dice ella. Por otro, aborda la cuestión de cómo ampliar el saber colectivo, el conocimiento desarrollado gracias a la experimentación, y las conexiones que surgen durante ese proceso. “Los resultados a menudo son más importantes que el objeto final del proceso”, dice. En efecto, investigar no significa necesariamente llegar a un producto final.

Top