Girl Games: Code-A-Thon en los juegos digitales
Cuando la princesa salva al príncipe

El juego “Moon Drop” de Nicole Benítez y Laiz García proyectado en la fachada de un edificio en San Pablo
El juego “Moon Drop” de Nicole Benítez y Laiz García proyectado en la fachada de un edificio en San Pablo | Foto: Gabriel Quintão

Jóvenes desarrolladoras de Alemania, Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia y Perú acudieron al “Girl Games” de São Paulo con la intención de  revolucionar la industria del videojuego. Las participantes de este proyecto del Goehte-Institut compartían la misma opinión: el sector necesita más mujeres.

De Anja Riedeberger

“Muchos de los personajes femeninos que aparecen en los videojuegos presentan un aspecto completamente irreal, a lo sumo cumplen papeles secundarios y encarnan todos los clichés imaginables que pesan sobre las mujeres”, dice Juliana Montes, programadora de Bogotá. En la mesa redonda “Women in the Industry”, ella debatió junto con otras participantes de Girl Games (Sol Sánchez, programadora de Lima, e Isabella Rodolfo, diseñadora de São Paulo,  una pretendida diversidad en la industria de los videojuegos. “En el diseño de juegos lo importante es sobre todo construir personajes creíbles. Por eso necesitamos más mujeres en los equipos de desarrolladores”, opina Montes.

Las participantes de “Girl Games”
Las participantes de “Girl Games” | Foto: Alile Dara Onawale
“Aunque las mujeres constituyen más del cincuenta por ciento de los jugadores en todo el mundo, su presencia en el desarrollo artístico y de contenido de la programación de videojuegos se encuentra en una clara minoría”, explica Caia Hagel, editora de la revista SOFA y una de las comisarias del programa. Los juegos digitales, en cuanto medios masivos que son, influyen en la percepción de niños, jóvenes y adultos. La diversidad social sólo se reflejará en los juegos cuando el sector admita una diversidad narrativa y también de tipos de personajes.

Sexismo en la industria de los videojuegos

Las trece desarrolladoras de juegos, provenientes de América del Sur o de Alemania y de entre 21 y 25 años, se reunieron en São Paulo por invitación del Goethe-Institut. Aún se encuentran al comienzo de su carrera laboral y les gustaría entrar a formar parte de la industria trabajando como programadoras o como diseñadoras o diseñadoras gráficas de juegos. Casi todas son las únicas mujeres de su promoción en la carrera.

Durante el evento Girl Games, de dos semanas de duración, las participantes discutieron sobre el sexismo en la industria y sobre movimientos feministas como #MeToo, #NemUmaMenos y #NiUnaMenos en América del Sur y Alemania. Además, desarrollaron en equipo prototipos para juegos digitales, basados en narrativas que reflejaran sus propias experiencias. Por ejemplo, el equipo de Constanza García de Buenos Aires y Valeria Taborga de La Paz, presentó un juego de citas dirigido a mujeres lesbianas. Con el simulador Coming Out consiguieron una aproximación lúdica al mundo empírico real.

Las desarrolladoras de juegos Nicole Benítez y Laiz García durante el encuentro
Las desarrolladoras de juegos Nicole Benítez y Laiz Garcia durante el programa | Foto: Gabriel Quintão

Top