Las Recomendaciones de Nuremberg
Contenidos aptos para la oferta temprana de lenguas extranjeras

La elección del contenido temático y lingüístico se orienta por los intereses del niño y su desarrollo en la psicología del aprendizaje. Los contenidos deben ser acordes con los intereses de niño y ampliarlos, apelar a sus sentimientos, y fomentar su entusiasmo, fantasía y creatividad, y deben gustarle.

Los contenidos de la enseñanza temprana de lenguas extranjeras completan y diferencian la imagen del mundo que el niño se ha construido o que está construyendo en su lengua materna. Ellos siguen una progresión semántica y pragmática y renuncian en gran parte a una progresión gramatical. Los contenidos deben ser proporcionados por medio de materiales de aprendizaje auténticos. Se recomienda usar tipos de textos sencillos como por ejemplo rimas, canciones, dichos, cuentos e historias. Los textos escritos para los fines educativos que no sean auténticos deben orientarse a la lengua y tipos de texto auténticos y tomar en consideración tanto formas de dialogo como formas narrativas.

Para poder desarrollar las competencias lingüísticas en las habilidades de escuchar, hablar, leer y escribir y la capacidad de actuar comunicativamente en la vida cotidiana de los niños, éstos necesitan vocabulario y estructuras lingüísticas que concuerden con su vida. Los planes de estudio deben fijar no sólo una selección temática sino también las estructuras que deben ser adquiridas en el contexto del tema, que deben estar incluidas en los libros de imágenes y de aprendizaje. 

El aprendizaje de la pronunciación debe ser un componente integral de la oferta de aprendizaje, para ello son provechosos los medios de audio y audiovisuales con grabaciones de hablantes nativos. Los medios paralingüísticos como los gestos y la mímica así como otros medios lingüísticos, que están relacionados estrechamente con la dimensión social y cultural del uso en la lengua meta (fórmulas de saludo, tratamiento, cortesía, entre otros) son también parte fundamental del contenido de la enseñanza temprana de lenguas extranjeras.
 

Recomendación:

Los contenidos en los que se basan las ofertas tempranas de lenguas extranjeras deberían mencionar, por ejemplo, los temas generales abajo nombrados, e introducir conscientemente en el vocabulario relacionado. Los contenidos mencionados deberían ser puestos en un contexto comunicativo.

Temas y situaciones

  • Cultura cotidiana e infantil:
    El niño en diferentes contextos, por ejemplo: yo y mi familia/amigos, el jardín de infancia/escuela, juegos, pasatiempos, deportes, animales, viajes, estaciones/clima, comer y beber, cuerpo/salud, ropa, fiestas y costumbres, protección del medio ambiente/ gestión sostenible del medio ambiente, entre otros.
  • Aspectos especializados:
    En el marco de los temas anteriormente mencionados se transmitirán nuevas experiencias y conocimientos sobre las personas y el medio ambiente.
  • Aspectos culturales e interculturales:
    Experimentar el día a día, modales y costumbres en el país de la lengua meta a partir de ejemplos y relacionarlo con respecto al ambiente propio.
Vocabulario
  • En el marco de los temas y situaciones anteriormente mencionados debería adquirirse vocabulario apropiado para los niños de todos las categorías gramaticales posibles.
En la selección de contenidos relevantes para la pronunciación y estructuras lingüísticas, se deberían considerar los siguientes aspectos: 

Pronunciación
  • Desde temprano, se debería prestar atención a una pronunciación y entonación correcta.
  • Se debería concientizar al niño aprendiz sobre las diferencias entre la lengua materna y la extranjera.
  • En el aprendizaje de la pronunciación debería ofrecerse tanto ejercicios de audición como de habla.
Estructuras lingüísticas y uso de la lengua
  • Los objetivos comunicativos deberían ser ubicados en estructuras sintácticas simples (preferiblemente oraciones principales), especialmente cuando se trata de la eficiencia comunicativa en la comunicación oral directa. En los textos de comprensión (textos auditivos y de lectura) se pueden introducir paulatinamente también estructuras más complejas para ampliar receptivamente la lengua.
  • Una cierta cantidad de reglas lingüísticas y una idea de la regularidad pueden contribuir a una mejor transparencia en las clases tempranas de lenguas extranjeras y sentar las bases  para futuras reflexiones lingüísticas. Esto no deberá confundirse con una clase de gramática, sino que debería surgir de aspectos comunicativos o de contenido. Los ejercicios esquematizados, introducción deductiva de reglas gramaticales y el uso de términos metalingüísticos, no corresponden en absoluto al nivel de desarrollo cognitivo de niños de entre cuatro y diez años, y no conducen a la meta fijada de un uso comunicativo de la lengua.
De los contenidos relevantes de la enseñanza temprana de lenguas extranjeras también forman parte los medios extralingüísticos y paralingüísticos como pieza integral de la comunicación directa:

Medios de comunicación no verbal:
  • Las situaciones comunicativas deberían estar acompañadas tanto de actos prácticos de apoyo (mostrar algo, imitar una acción, entre otros) como de medios paralingüísticos correspondientes del lenguaje corporal (gestos, mímica, expresión corporal, contacto corporal y visual, entre otros). Por sus raigambres culturales, los medios paralingüísticos podrían contribuir decisivamente con éxito o el fracaso de la comunicación.

Más información