Las Recomendaciones de Nuremberg
Medios

Hoy en día los medios penetran también el entorno vital infantil. A este respecto, según un estudio alemán, la televisión es el medio favorito y más utilizado por los niños, con clara ventaja sobre los cassettes auditivos y los libros con imágenes [1]. Los medios son una parte integral del entorno vital de los niños, y asimilar las experiencias mediáticas es una parte importante en la adquisición de experiencias en la primera infancia. Por ello los medios, más allá del debate acerca de su crítica, deberían jugar un papel importante en la educación en la primera infancia y en la formación.

Depende de la calidad de los mismos, de su integración pedagógicamente sensata, y del acompañamiento individual que le den los padres, educadores o docentes, que el uso de los medios de comunicación tenga sentido. Cuando se utilizan los medios de forma adecuada para los niños, estos pueden influir positivamente en la estructuración de los procesos de aprendizaje. Estos apoyan la variedad de las actividades en clase, posibilitan un aprendizaje multisensorial, y un acceso individual al aprendiz. Igualmente pueden ser útiles para desarrollar la capacidad de concentración y memoria.

En las ofertas tempranas de lenguas extranjeras los medios -todo tipo de materiales de juego y aprendizaje así como medios electrónicos- trasladan de diversas maneras los contenidos de aprendizaje. Los medios pueden iniciar procesos de aprendizaje, acompañarlos, apoyarlos, profundizarlos a través de la posibilidad de la repetición, pero también garantizar resultados y documentarlos. Por el contrario, un uso descontrolado de los medios de comunicación puede dificultar e impedir el aprendizaje.

Para el aprendizaje infantil se usan preferiblemente objetos reales de su entorno y naturaleza inmediato, como juguetes, títeres, juegos de mesa, de dados y otros. Entre los medios impresos más utilizados están tarjetas con imágenes y palabras, libros con imágenes, libros de texto, revistas así como transparencias, pósters o afiches. A esto se le agregan los medios que necesitan apoyo técnico como grabaciones de audio, fotos y películas, CD-ROMs, internet y correo electrónico. La edición digital de fotos, los medios electrónicos de comunicación, o recursos como las pizarras interactivas ejercen una gran atracción en los niños y ya pueden proporcionar conocimientos útiles en las ofertas tempranas de lengua y motivar considerablemente al aprendizaje.

Los niños son muy activos en el trato con los medios de comunicación y les gusta manejar ellos mismos los aparatos de manera independiente. Sólo la experiencia concreta con los medios puede desarrollar una competencia real. Educadores especializados en idiomas y docentes de lenguas extranjeras utilizan materiales y medios tanto auténticos, como adaptados o desarrollados especialmente para la clase. Con materiales adaptados o didactizados es recomendable que a pesar de que el contenido y forma esté simplificada con fines educativos, sean lo más cercanos posible a los materiales originales auténticos.
 

Recomendación:

  • La elección y el uso de medios tradicionales así como de los medios nuevos debería estar basado en las metas, contenidos y principios metódicos y didácticos del aprendizaje temprano de lenguas extranjeras.
  • Los medios, independientemente de su naturaleza, deberían aplicarse con prudencia y en cantidades limitadas. Su uso no debería ser un fin en sí mismo, sino fortalecer y enriquecer el proceso de aprendizaje.
  • El uso de los medios contribuye al proceso de formación lingüística así como a la educación y facilitación de su competencia mediática. La experiencia mediática debería ser adquirida bajo la supervisión de los educadores y docentes para que los niños sepan como funcionan, y por otro lado, aprendan a evaluar cuáles de estos medios específicos tienen sentido para ellos mismos.
  • Los educadores y docentes deberían reconocer las influencias de las experiencias mediáticas que los niños traen a la oferta de aprendizaje (representando roles, tratando de procesar lo vivido, intercambiando información con otros niños sobre los programas de televisión, y cosas por el estilo) y basarse en ellas y utilizar estos puntos de partida para un mejor entendimiento de los procesos infantiles de aprendizaje.
  • A los niños les gusta hacer cosas por sí mismos, por lo que deberían ser apoyados en sus intentos de tomar un papel activo en el uso de los medios.


Indicación de las fuentes
[1] Feierabend / Mohr (2004)

Más información